La salud en la universidad: Todas las Guías

Salud Universitaria: Información General

group of students

¡Ir a la universidad es una experiencia muy excitante en tu vida! Conocerás gente nueva y aprenderás cosas nuevas. Sin embargo, la universidad puede ser algo muy diferente de lo que estabas acostumbrado. Tal vez sea la primera vez que vivas solo, haciendo tus propias decisiones sobre muchas cosas en tu vida, como lo es tu salud. Al principio, esto puede parecer muy abrumador. Tomará tiempo aprender cómo arreglarse la libertad y los responsabilidades de la vida en la universidad.

¿Qué es importante saber antes de irme a la universidad?

Rellenar el formulario de inscripción de salud de su universidad: Después de entregar tu aceptación de la universidad que elegiste, te requiere enviar de vuelta una formulario de salud llenado con un registro de tus inmunizaciones (incluye tus vacunas, inyecciones, y refuerzos). Recibirías este formulario de salud en el paquete de información que llega en el correo. Necesitarás llamar a la oficina de tu médico de cabecera para llenar este formulario. Si no hayas tenido un examen físico recientemente, es probable que necesites un nuevo. También es importante que sepas si tienes alguna alergia y que la pongas en el formulario de salud. Puedes solicitar a la secretaria de tu médico de cabecera que mande el formulario directamente a los centros de servicios de salud de tu universidad por correo o fax.

Conseguir información de la oficina de tu médico de cabecera: llama a la oficina de tu médico de cabecera. Solicíteles para lo que necesitas – tu registro de inmunizaciones, documentación de cualquier problema medico, tus medicamentos y alergias. Hay detalles que debes conseguir cuando solicitas y anotas información en el formulario. Para tus medicamentos, debes chequear cada uno que tomas ti misma y hacer una lista. Junto con la copia de tu registro de vacunas, pida una lista de todos los medicamentos que estás tomando ahora, incluyendo su potencia, su cantidad, y su dosis (cuánto de él debes tomar). En tu formulario, también debes anotar todas sus alergias (las de comida, medicamentos, o del ambiente), todos problemas médicos del pasado (como asma, neumonía, etc.), y necesidades especiales (problemas crónicas de salud y discapacidades). Un registro de cualquier problema de salud mental y de tu historia médico de tu familia también deben ser incluidas. Es una buena idea hacer una copia de todos tus documentos de tu historial médico para ti misma. Guarda a este información con los otros papeles que pretendes a llevar a la universidad.

Tus vacunas deben ser al día: tu médico de cabecera va a asegurarte que tus vacunas (y refuerzos) son al día. Pregúntale a tu médico de cabecera si estás al día con tu vacuna de meningocócias para bajar la posibilidad que lo contarás. La enfermedad menigocócica es muy grave y causa inflamación del cerebro. La vacuna te ayudará protegerse contra esta enfermedad seria.

Hay ciertas vacunas que te obligan tener antes de ir a la universidad a menos que firmes una exención. Hace click aquí para chequear los requisitos de tu estado con respecto a la vacuna menigocócica. Asegúrete que guardas una copia de tu registro de inmunizaciones.

Seguro médico: necesitarás asegurarte de que tienes seguro médico mientras que estes en la universidad. Hable con tu(s) padre(s)/tutor(es) para ver si estás cubierto a través de tu plan de seguro, y aclara cualquier pregunta que tengas.

Debes enterarte de:

  • El tipo de tu plan de seguro (HMO, PPO, etc.)
  • Los servicios cubiertos por tu póliza – visitas al centro de servicios de salud pueden ser cubiertos por tu matricula.
  • Cómo llenar las formas de reclamación
  • Que hacer si ocurre una emergencia

Acuérdate de llevar contigo una copia de tu tarjeta de seguro. Siempre debes guardarla en tu cartera para mostrarla si necesitas asistencia medica. Hay que recordar que tu(s) padre(s)/tutor(es) pueda(n) ser notificado(s) cada vez que la compañía de seguros reciba un cargo si tú estás en su póliza. Si no estás cubierto por su seguro, probablemente puedes obtener seguro de salud a través de tu universidad.

Medicina recetada: Es importante que rellenes tus recetas antes de ir a la universidad. Si estudiarás lejos de tu casa, sería una buena idea preguntar a tu médico de cabecera si puedas obtener renovaciones extras para los medicamentos que tomas con regularidad, como un inhalador. También debes averiguar el nombre y numero de teléfono de una farmacia cerca a tu escuela, además de cómo obtener renovaciones cuando los necesitas. Si no puedes surtir tu receta en tu farmacia local, puedes usar un servicio de envío de medicamentos por correo. A menudo, estos servicios envía suministros de 3 meces a la vez. Si no, es posible que tu(s) padre(s)/tutor(es) deba(n) enviarte la receta ya surtida por correo. Si estás tratado por una alergia que puede causar una reacción anafilactica, es muy importante que te asegures que tu tienes tus Epi-pens para llevar contigo a la universidad. Debes tener dos: uno para guardar en tu dormitorio y el otro para llevar contigo en todo momento.

Botiquín de Primeros Auxilios

¿Qué debo llevar conmigo a la universidad en el caso de que me enferme o yo tenga un emergencia pequeña?

La mayoría de las universidades tienen un centro de servicios de salud para estudiantes donde tu puedes ir si te enfermes con un resfriado, gripe, necesitas prestar primeros auxilios, etc. Sin embargo, la mayoría de centros de servicios de salud para estudiantes no son abiertos todo el día y tal vez por el fin de semana tampoco. Por eso, sería buena idea comprar unos suministros y hacerse un botiquín casero de primeros auxilios para guardar en tu dormitorio. Lo mas probable es que no lo necesites — pero, si lo uses, te vas a sentir feliz que tienes los suministros a mano.

Tu botiquín debe incluir:

  • Termómetro digital
  • Banditas para cortadas pequeñas y raspones
  • Gasa y cinta adhesiva para el cuerpo
  • Crema antibacteriana/antiséptica (por ejemplo, Bacitracin®)
  • Tijeras
  • Pinzas
  • Un paquete de hielo o un cojinete frío químico
  • Acetaminofén o ibuprofeno para dolores y fiebre
  • Medicina para cólicos menstruales (ibuprofeno, naproxeno sódico (Naproxen sodium))
  • Medicina para alergias (especialmente si tú tienes ojos rojos y polen o polvo te hacen estornudar)
  • Medicina para la tos y el resfriado común
  • Medicinas para ardor de garganta
  • Loción de calamina

A pesar de que puedes tratar cortadas, raspones, y resfriados leves ti misma, es importante que visites el centro de servicios de salud para estudiantes o la sala de emergencia mas cercana si tienes una herida que es grave o no se mejora.

Mantener una buena salud

¿Qué puedo hacer para mantenerme sano?

Come alimentos nutritivos, hace ejercicio, y descanse mucho.

¿Qué debo saber sobre la nutrición y cómo comer bien?

Alimentándote bien va a mantener a tu cuerpo fuerte y ayudar a tu sistema inmunológico combatir gérmenes patógenos malos – los que causan resfriados y otros enfermedades comunes.

Aprenda como:

  • Comer una variedad de comida sana. Trata de comer 5-7 porciones de frutas y vegetales cada día
  • Escoger comidas que son horneados, cocinados al vapor o cocinados a la parrilla, en vez de frito.
  • Escoger alimentos frescos cómo vegetales al vapor, frutas frescas y pollo a la parrilla en vez de comida rápida o comida precocinada.
  • Limitar la cantidad de sal que comes. Chequee la etiqueta de alimentos para ver si la comida que escoges sería bajo en sodio.
  • Bajar el consumo de comida rápida (dulces, papas fritas, refrescos, etc).
  • Picar comida sana como palomitas de maíz, tiras de queso, frutas, y vegetales.
  • Beber 8-10 vasos de agua o fluidos sin cafeína cada día. Este consiente de que el jugo, a menudo, tiene la misma cantidad de azúcar que soda.
  • Recordar productos lácteos. Productos lácteos como la leche, el yogur y queso son alimentos ricos en calcio, que mantienen los huesos sanos. Come o beba 3 porciones de productos lácteos bajo o sin grasa cada día.
  • Tomar una multivitamina diaria que contiene hierro, 0.4 mg ácido fólico (“folic acid”), y 600 unidades de vitamina D cada día.
  • Si tú eres una vegetariana, consigue todos los nutrientes que necesitas.

¿Qué necesito saber sobre el ejercicio?

Una otra manera importante de mantenerte sana, reducir el estrés, y controlar tu peso es hacer ejercicio. Trata de incluir ejercicio aeróbicos, entrenamiento de fuerza, y ejercicios de estiramiento en tu rutina diaria. Se recomienda que hagas ejercicio por aproximadamente 60 minutos cada día.

  • Ejercicios aeróbicos se incluyen andando en bicicleta, corriendo, caminando rápido, nadando, bailando, jugando fútbol, step aeróbic, etc. Puedes saber si tú estas haciendo ejercicio aeróbico porque to corazón va a apurarse y vas a respirar más rápido.
  • Ejercicios para fortalecer los músculos (como abdominales, lagartijas , o entrenamiento de fuerza) desarrollan tus músculos y mantienen los huesos sanos.
  • Ejercicios de estiramiento (como yoga) van a mejorar tu flexibilidad y diminuir la posibilidad de tener un esguince muscular.
  • También puedes realizar ejercicio por hacer cosas simples, como caminando o andando en bicicleta (claro, con un casco), en vez de manejar o tomar el autobús.

¿Qué tengo que saber sobre obtener suficiente descanso?

Después de llegar a la universidad, quizás te des cuenta que no obtienes la misma cantidad de descanso de que fuiste acostumbrado. Esto es típico para estudiantes universitarios; sin embargo, tu cuerpo necesita 7-9 horas de descanso cada noche para que seas al máximo.

Privado del sueño (no obtener suficiente descanso) te hace sentir:

  • Estresada, triste, o deprimida
  • Cansada, y quizás descubres que es difícil quedarte despierto en tus classes.
  • Desconcentrada, o tienes dificultades concentrándose
  • Enferma con muchos resfriados o enfermedades pequeño (porque tu cuerpo no puede defenderte lo mismo a los gérmenes patológicos)

Consejos de supervivencia

  1. ¡Sentirse seguro de ti misma! ¡Tener altos estándares! El primer año es el fundamento para tu éxito en la universidad.
  2. Compra tus libros tan pronto como sepas cuales son requeridos. Normalmente puedes conseguir una buena ganga para los libros usados si los compras al comienzo del semestre. Chequea a ver si los necesitas comprar en linea o en la librería de tu escuela. También puedes revisar estos sitios de web: amazon.com, ebay.com, y textbooks.com.
  3. Compra una agenda para mantener un registro de tus tareas y exámenes. Si tú tienes un celular con un calendario, puedes usar eso también. Además, puedes fijar unas fechas limites para ti misma y hacerte una recompensa cuando completes proyectos.
  4. Conoce a tu comunidad del campus. Aprender los sitios importantes y más cercos —como el supermercado, la farmacia, la clínica de salud y el banco— por el caso de que necesites algo.
  5. ¡La seguridad es lo principal! Está seguro que sabes en donde están los teléfonos de emergencia del campus y cómo contactar los oficiales de seguridad pública si necesitas ayuda o un acompañante a tu dormitorio o casa.
  6. Siempre dice adonde vas a alguien. Por ejemplo, usar una pisara o una nota post-it y dejarle saber a tu compañero de cuarto o amiga adonde vas y que hora crees que vas a regresar.
  7. Sigue la sistema de compañerismo – cuando sales por la noche, va con un amigo y nunca partes de una fiesta sola o con un extranjero. Cuando caminas por la noche, mira a tu ambiente en lugar de tu teléfono.
  8. Hace una norma con tu compañero de dormitorio que cierres con llave tu cuarto a todo tiempo. También, guarda o cierra con llave tus posesiones como tu joyería, efectivo extra, tarjetas de crédito, y laptop porque nunca sabes quien intentaría entrar a tu cuarto.
  9. Establece normas con tu compañero de cuarto. Platica sobre rutinas y comportamiento que les hacen sentir cómodas en su espacio compartido. Pueden hablar sobre pedir prestado de ropa, tener en casa un chica o chico, estancias largos de familiares o amigos, y horas de silencio para estudiar o dormir.
  10. Evita de irte a fiesta durante la semana. Si insistes a estar de fiesta, espera por lo menos hasta que termines tus clases por la semana.
  11. Surtirse de meriendas saludables. Nunca sabes cuando necesitarías llevar a desayuno o almuerzo porque estés tarde para tu clase.
  12. Hace caber al ejercicio cada día. Es una buena manera de aliviar el estrés. Prueba a un clase nueva de gimnasio en tu escuela o gimnasio local.
  13. Unirse a un club y ir a eventos sociales de tu escuela.
  14. Suele a ir a las horas de oficina de tu profesor. Es una buena idea conocerlos personalmente cada cierto tiempo para mostrar que tú tomes en serio el aprendizaje.
  15. Llama a tus padres al menos de una vez cada semana para mantenerse en contacto. Si no vives lejos de casa, considera un viajecito a tu casa en vez en cuando, para revitalizarte.

Salud Universitaria: Servicios y Problemas de Salud Comunes

group of students

¿Qué son los servicios de salud estudiantil?

El servicio de salud estudiantil (algunas veces llamado centro de salud estudiantil o clínica) de tu universidad es probablemente el primer lugar al que deberías ir cuando necesitas atención médica. El tipo y cantidad de atención que puedes tener en tu centro de salud estudiantil depende de la universidad a la que asistas. En muchas universidades puedes recibir atención médica, medicamentos, pruebas de ETS y de embarazo, consejos, información y asesoramiento. También puedes realizarte exámenes ginecológicos en la mayoría de los centros de salud estudiantiles. Usualmente hay disponible personal médico, de enfermería y de educación para la salud para atender tus necesidades. Todos estos profesionales están familiarizados con los problemas a los que se enfrentan los estudiantes universitarios, tal como el estrés, enfermedades crónicas, problemas de aprendizaje, problemas de nutrición o desórdenes alimenticios, problemas de pareja, problemas de salud sexual, problemas de alcoholismo o de drogas y lesiones deportivas. El personal trabajará contigo para mantenerte saludable y responderá todas tus preguntas y preocupaciones. Si necesitas atención médica que no pueda ser proporcionada por tu centro de salud estudiantil, puedes preguntarle al personal a dónde puedes ir.

¿Cuándo debería ir al centro de salud estudiantil?

Debes llamar o visitar el centro de salud si:

  • Tienes cualquier problema médico o de salud mental que te preocupe
  • Tienes una fiebre muy alta (de 101 grados Fahrenheit o más alta). Mide tu temperatura antes de llamar porque probablemente te preguntarán cuál es tu temperatura
  • Sientes dolor al orinar
  • Tienes una secreción inusual en tu vagina, especialmente si tiene un color y olor extraño
  • Tienes muy pocos o demasiados periodos menstruales
  • Tienes dolor en el estómago o debajo del abdomen
  • Tienes dolor de pecho, problemas para respirar o una tos que no desaparece
  • Tienes síntomas que te preocupen o que duran más de una semana, como vómitos o diarrea
  • Necesitas un método anticonceptivo o hacerte una prueba de detección de enfermedades de transmisión sexual (ETS)
  • Crees que puedas estar embarazada
  • Piensas que tienes un esguince o un hueso roto
  • Tienes una emergencia, tal como un derrame de sustancias químicas en el laboratorio
  • Eres víctima de agresión
  • Estás triste, deprimida, ansiosa o tienes problemas para dormir

¿Cómo puedo ser atendida en el centro de salud de mi universidad?

Puedes llamar o entrar en internet para confirmar cuándo está abierto el centro y averiguar si necesitas una cita previa o si puedes ir sin necesidad de una. Si tienes que agendar una cita, asegúrate de programarla de forma que tengas suficiente tiempo para llegar antes o después de clase sin apuros. También asegúrate de tener suficiente tiempo de sobra en caso de que la visita dure más de lo esperado.

¿Debería prepararme para la cita?

¡Por supuesto que sí! Piensa de antemano en todas las preguntas o preocupaciones que puedas tener y anótalas. Si estás tomando medicamentos, querrás ponerlos en una bolsa y llevarlas contigo a la cita debido a que probablemente te preguntarán si tomas algún medicamento regularmente y qué dosis tomas. También intenta llevar una lista de cualquier otro proveedor de salud que estés viendo actualmente, incluyendo tu médico de cabecera y cualquier otro especialista (profesionales que se especializan en solo un área de la medicina, tal como un alergólogo). Además, si tienes problemas continuos como dolores de cabeza crónicos, lleva un registro de los síntomas y qué tan seguido tomas analgésicos. (Lleva esta información contigo a tu cita médica).

Otros consejos de cómo prepararte para la cita:

  • Llega temprano para que puedas ponerte cómoda, ordenar tus pensamientos y llenar los formularios.
  • Pídele a un amigo o alguien cercano que te acompañe para hacer la cita menos estresante o simplemente para que escuche.

Hay algunas cosas que debes recordar mientras estés en tu cita médica:

  • Haz preguntas y expresa tus preocupaciones. No te vayas sin que tu médico responda todas tus preguntas y aclare todo con respecto a las inquietudes que puedas tener.
  • Si no entiendes algo de lo que dice tu médico, pídele que te lo vuelva a explicar de una forma más clara. Tu médico debe ser paciente y estar dispuesto a explicarte las cosas.
Debes recibir un buen cuidado en tu centro de salud estudiantil, pero si no es así, intenta ser asertiva y pide ver otro médico. Lo más importante es que estés feliz con el médico que tienes.

¿Qué hago si el servicio de salud estudiantil no puede proporcionarme los servicios que necesito?

En caso de que necesites cuidado adicional que el centro no provea, el personal de tu centro de salud estudiantil sabrá los nombres y la información de contacto de médicos, especialistas, ginecólogos y médicos de salud mental en la comunidad. Siempre puedes pedirles ayuda para encontrar alguien calificado para ayudarte con tu problema específico. Asegúrate de revisar tu seguro, ya que algunas compañías solo cubren visitas a centros de salud dentro tu ciudad de residencia.

¿Qué hago si tengo una emergencia?

Encuentra el nombre y la ubicación de la sala de emergencias o centro de urgencias más cercano y cómo llegar allá antes de que lo necesites. Si tienes una enfermedad o alguna lesión que necesite atención inmediata, ve directamente a tu centro de salud estudiantil si se encuentra abierto. Si no está abierto, ve a la sala de emergencias del hospital más cercano. La policía del campus de tu universidad debe ser capaz de llevarte si no tienes manera de llegar allá o si no puedes conducir. Si el problema es muy grave y no puedes perder tiempo, llama al 911 para que una ambulancia venga a buscarte.

¿Debo continuar viendo mi médico de cabecera una vez que comience la universidad?

Deberías continuar viendo tu médico de cabecera o profesional en enfermería para tu atención médica cuando te encuentres en casa o si vives cerca. Si estás lejos de casa por estar en la universidad, probablemente sea más conveniente ir al centro de salud estudiantil por cualquier enfermedad que tengas. Si por alguna razón tu universidad no tiene un servicio de salud estudiantil, un administrador en tu escuela debe ser capaz de darte una lista de los servicios de salud en los alrededores. Siempre puedes llamar a tu médico de cabecera si tienes cualquier pregunta. Muchos estudiantes agendan citas médicas para ver su médico de cabecera cuando van a casa durante las vacaciones. De cualquier manera, si tienes una enfermedad crónica como asma, Síndrome de intestino irritable (IBS, por sus siglas en inglés), endometriosis, etc. y tu universidad está muy lejos de tu especialista médico, habla con tu especialista acerca de si deberías obtener una recomendación a un especialista local que pueda manejar tu condición mientras estás en la universidad. Revisa si tu seguro médico cubre visitas a proveedores de salud fuera de la red (que no tenga contrato con tu seguro médico) o en otro estado.

Enfermedades Comunes

¿Por qué es más probable que me enferme en la universidad?

Eres más propenso a contraer un resfriado, gripe o dolor de garganta cuando estás en la universidad que cuando estás en casa incluso si descansas bien. Estas enfermedades se esparcen rápidamente porque muchos estudiantes viven juntos en dormitorios y apartamentos, comen juntos en las cafeterías y se sientan juntos en los salones de clase. Puedes contraer estas enfermedades a través del aire cuando alguien tose o estornuda cerca de ti, al frotar tus ojos o nariz después de tener contacto con alguien enfermo o tocando un objeto que llevaba alguien que estaba enfermo. Si fumas o estás expuesta a humo de segunda mano, eres más propensa a tener una tos grave.

¿Cómo puedo prevenir contraer un resfriado, gripe o dolor de garganta?

Para prevenir contraer estas enfermedades:

  • Evita estar cerca de personas enfermas. Esto puede ser difícil, pero si lo haces posible, va a disminuir la probabilidad de que te enfermes.
  • Lava tus manos a menudo e intenta no frotar tus ojos o nariz con tus manos.
  • Tose en tu codo en lugar de en tus manos.
  • No compartas bebidas, comida o cigarrillos con otras personas.
  • Si fumas, abandona el hábito.
  • Asegúrate de vacunarte contra la gripe cada año.

Si te enfermas, asegúrate de cuidarte bien e intenta evitar propagar tus gérmenes a otros.

¿Qué hago si contraigo un resfriado o gripe?

La forma de tratar una enfermedad depende de si es causada por un virus o una bacteria. Los resfriados y la gripe son causadas por virus y debido a ello no puedes deshacerte de ella rápidamente. Con un refriado es probable que tengas secreción nasal, tos y congestión. Con la gripe, usualmente te sentirás adolorida y con fiebre. Debes guardar mucho reposo, tomar muchos fluidos y tratar los síntomas con medicamentos de venta libre. Siempre lee las etiquetas para asegurarte de comprar la medicina correcta para tus síntomas, tal como el acetaminofén o el ibuprofeno (evita las aspirinas) para la fiebre o dolores de cabeza y aerosol nasal para el goteo nasal. Si tienes un malestar estomacal, come comidas blandas (cereal, tostadas, arroz o plátano) y bebe líquidos claros (bebidas deportivas, agua o sodas como una ginger ale o jugo diluido).

La amigdalitis estreptocócica y la mayoría de las infecciones de los senos nasales y los oídos son causados por bacterias y son tratados con antibióticos. Ve al centro de salud estudiantil si tienes un fuerte dolor de garganta, dolor en tus oídos o senos nasales, una fiebre persistente, tos seca o dificultad para respirar. El personal puede decirte qué tienes y darte antibióticos si los necesitas. Muchos estudiantes con amigdalitis estreptocócica tienen dolor de garganta, los ganglios linfáticos inflamados y algunas veces fiebre, pero nunca tienen goteo nasal o tos.

¿Qué es la “Mono”?

Seguramente habrás oído de la “Mono· (Mononucleosis), que también puedes haberla escuchado como “la enfermedad del beso”. La Mono tiene su apodo debido a que las personas pueden transmitir la infección a través del beso gracias a los gérmenes que se encuentran en la saliva, pero también puede ser trasmitida si alguien infectado comparte una botella de agua, un cepillo de dientes, un tenedor o cuchara, un lápiz labial, etc.  Puede que algunas personas no presenten síntomas pero que aun así tengan el virus y contagien a otros.

Las personas que tienen la Mono pueden tener una combinación de los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Cansancio extremo
  • Disminución del apetito
  • Dolor de cabeza
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Dolor muscular
  • Hígado o bazo inflamado
Otras enfermedades pueden imitar o actuar como la Mono. Recuerda que siempre es mejor ir a ver a un médico y hacerse una revisión en lugar de diagnosticarte a ti misma.

¿Qué tan pronto debo ir al centro de salud estudiantil si creo que tengo la Mono?

Si has tenido dolor de garganta por más de una semana y te sientes muy cansada, debes ir al centro de salud estudiantil. La única manera de saber si tienes Mono es hacerte una prueba sanguínea llamada la “Mono spot”. De cualquier manera, incluso si tienes la Mono, no hay nada que puedas hacer excepto descansar muy bien, comer saludablemente y tomar muchos fluidos (para prevenir la deshidratación). Puedes ir a clases después de que se te haya pasado la fiebre, pero probablemente te sentirás cansada por un par de semanas. La mayoría de las personas se mejoran en un par de meses, pero puede que necesites hablar con el consejero de tu universidad o el decano si los síntomas de la Mono son graves y hacen que faltes a clases. Las personas con Mono deben evitar por al menos un mes todo deporte de contacto y otros deportes como los deportes de salto, porrismo, etc. Es importante ver a un proveedor de salud antes de volver a los deportes, ya que cuando alguien tiene la Mono hay riesgo de que ocurra una ruptura del bazo. La buena noticia es que te vuelves inmune al Mono luego de tenerla por primera vez.

¿Cómo puedo prevenir contagiarme o propagar de los gérmenes de la Mono?

  • Lava tus manos a menudo. Esto reduce el riesgo de enfermarte o propagar los gérmenes.
  • No bebas de la botella de agua de alguien más y no compartas bebidas.
  • No compartas tenedores, cucharas u otros cubiertos.

¿Qué son los moretones, esguinces y desgarros musculares?

  • Los moretones son lesiones de la piel que causan que su superficie se torne de un color morado o rojo. Con el tiempo el moretón se vuelve de un color entre amarillo y verde y luego desaparece.
  • Los esguinces son lesiones de los ligamentos, el cual es un tejido que conecta los huesos.
  • Los desgarros musculares son lesiones de los músculos y tendones y son causados por un tirón excesivo o repentino de los tejidos.

Si tienes hinchazón, dolor o no puedes levantar peso, debes hacer una cita médica con tu proveedor de salud o ir al Servicio de Salud Estudiantil para que te revisen. De lo contrario, aplica hielo inmediatamente, descansa y levanta la parte del cuerpo lesionada con una almohada. Algunos desgarros musculares son graves y pueden requerir terapia o rehabilitación física progresiva.

¿Qué es una lesión por esfuerzo repetitivo?

Un tipo grave y específico de lesión por sobrecarga es llamado lesión por esfuerzo repetitivo. La lesión por esfuerzo repetitivo incluye todo tipo de lesión (causada por realizar el mismo movimiento continuamente) de los músculos, nervios y tendones de tus brazos y hombros. Puede que hayas oído acerca de la bursitis, tendinitis o síndrome de túnel carpiano. Las personas que usan computadoras muy seguido y por largos periodos de tiempo sin descansar pueden sufrir una lesión por esfuerzo repetitivo.

Para ayudar a prevenir sufrir una lesión por esfuerzo repetitivo:

  • Usa un escritorio o mesa mientras usas la computadora para evitar ejercer presión en ciertos músculos y nervios.
  • Tu laptop o monitor no debe estar muy alto ni cerca de ti.
  • Teclea suavemente tu teclado.
  • Si estás usando una computadora de escritorio (o si tienes una laptop en un escritorio), siéntate derecha, y mantén tus muñecas niveladas y rectas.
  • Si estás usando una computadora de escritorio, debes tener un extensor para el teclado para que tus muñecas descansen ligeramente sobre el mientras estés escribiendo.
  • Tu silla y teclado deben estar colocados de tal forma que tus antebrazos y muslos estén paralelos al suelo. Si esta posición se siente incómoda, cámbiala, pero de igual manera debes intentar sentarte derecha.
  • Toma descansos. Incluso el estar en una posición “perfecta” puede causar problemas si te mantienes en la misma posición por mucho tiempo.

Si tienes cualquiera de los síntomas siguientes, ve al centro de salud estudiantil a que te revisen:

  • Tensión o dolor en tus manos, muñecas, dedos, antebrazos o codos
  • Hormigueo o adormecimiento de las manos
  • Torpeza o pérdida de fuerza y coordinación en las manos

La Salud en la universidad: Alcohol y drogas

group of students

¿Qué debo saber sobre alcohol y bebidas?

Definitivamente que te vas a encontrar con alcohol y bebidas mientras estás en el colegio, a pesar de que seguramente habrá mucha gente en tu colegio que no toma. Mucha gente prefiere realizar actividades que no involucran las bebidas, como ir al cine o a jugar, salir a comer, o participar en algún evento atlético. Antes de tomar cualquier decisión acerca de las bebidas, debes conocer los riesgos.

El tomar en exceso puede causar enfermedades físicas (o incluso la muerte) y puede llevarte a grandes problemas con el alcohol en el futuro. El tomar, algunas veces hace que la gente se muestre agresiva y violenta, incluyendo agresiva sexualmente. Muchas veces, cuando la gente bebe es cuando sucede el acoso sexual y las violaciónes en las citas. Es muy difícil pensar claramente y hacer decisiones correctas cuando uno bebe, por lo que puedes hacer algo de lo que te arrepientas más adelante (por ejemplo, involucrarte en sexo no seguro). Además, el tomar en exceso es también causa de aumento de peso. El alcohol es rico en calorías y muy bajo en nutrientes.

Probablemente sepas que tomar alcohol si eres menor de 21 años te puede meter en problemas legales si te atrapan. Pero probablemente te encuentres con el alcohol antes de cumplir los 21 años, que es la edad legal para poder beber en los Estados Unidos. Obviamente, la mejor manera de evitar problemas relacionados con el alcohol, es evitar beberlo. Si decides beber alcohol, debe ser tu propia decisión y no porque otra gente quiere que bebas, o te dice que bebas. Además, recuerda que si bebes más de una o dos bebidas, puedes perder el control y no tener la capacidad de pensar claramente. Dado que el beber nubla el juicio, no debes manejar después de beber o subirte al carro con alguien que ha bebido. Si tus amigos están bebiendo, debes evitar que manejen. Si sientes que tienes un problema con la bebida o si otros amigos están comentando acerca de tu manera de beber, debes ver a un consejero en el centro de Servicios de Salud para Estudiantes de tu colegio.

Sé inteligente cuando se trate de beber y prueba diferentes actividades que no involucren el alcohol. Te vas a dar cuenta que no necesitas beber para pasar un rato agradable.

¿Qué debo saber acerca del uso de drogas?

Puedes ver gente que utilice drogas en tu colegio o que alguien te esté presionando para que tú las pruebes. Recuerda que la mayoría de los adultos jóvenes no utiliza drogas. Las drogas pueden parecer algo que es solamente para intentarlo por una vez, pero fácilmente puedes involucrarte en problemas con la ley o hacerte daño. Muchas drogas son ilegales y si te pescan, tendrás que enfrentarte a una fuerte multa o un tiempo en la cárcel. Los accidentes automovilísticos, las caídas y los suicidios están fuertemente involucrados al uso de drogas. El uso continuo de drogas puede arruinar tu apariencia, hacer que te vaya muy mal en la escuela, deprimirte, y destruir algunas de tus relaciones de amistad. Aún intentando las drogas solamente una vez puede hacer que te suceda algo de lo que te arrepientas posteriormente. Si vez a algún amigo con problema de drogas, trata de que él/ella acuda por ayuda. Lo mismo es para tí si tú desarrollas un problema con las drogas. Las drogas no te harán feliz ni popular. ¡La manera de ser feliz es hacer actividades divertidas que no involucren drogas! Inscríbete en clubes, practica deportes, sal a comer. ¡Nada más recuerda que no necesitas las drogas!

Salud Universitaria: Salud Sexual, Relaciones, y Recursos

group of students

Las personas toman muchas decisiones sobre su sexualidad durante la universidad, incluyendo si se abstendrán de tener relaciones sexuales o si empezarán, o continuarán, a ser activas sexualmente. Otras decisiones hechas sobre temas sexuales incluyen el género de las parejas, el tipo de anticonceptivo que se usará, y la intensidad de las relaciones. Nunca dejes que otros te presionen a tener relaciones sexuales si no quieres hacerlo. Tener sexo siempre debería de ser tu decisión. Esto es para la primera vez, y para cada vez.

¿Qué necesito saber si soy sexualmente activa, o si estoy pensando en empezar a tener relaciones sexuales?

  • Antes de decidir tener una relación sexual, deberías de hablar con tu pareja y después decidir si tener sexo es adecuado para ti.
  • Asegúrate de preguntarle a tu pareja acerca su historia sexual, incluyendo si él o ella has sido expuestos/as a enfermedades de transmisión sexual (ETS). Tienes que hacerte un examen para detectar alguna ETS como VIH, gonorrea, y clamidia, pero recuerda – existen muchas otras enfermedades de transmisión sexual también.
  • Discute si tu o tu pareja planean en tener relaciones sexuales con otras personas. Recuerda, el riesgo de contraer una ETS o un virus que puede causar cáncer o SIDA se incrementa si tu o tu pareja tienen relaciones sexuales con más personas. Más parejas incrementa el riesgo de contraer una ETS.
  • La única manera para evitar contraer una ETS completamente es ser abstinente (no tener sexo)
  • Si eres sexualmente activa, la mejor manera de evitar contraer una ETS es solo tener sexo con una persona que nunca ha sido expuesta a una ETS, y usar un condón de látex cada vez que tienes sexo – desde el principio hasta el final. Las píldoras anticonceptivas, inyecciones, y DIU no evitan ETS. Si vas a tener sexo, usa condones para evitar contraer una ETS.

Habla con tu pareja acerca de anticonceptivos: Si estas es una relación heterosexual, habla acerca las diferentes opciones de anticonceptivos (condones, píldoras anticonceptivas, inyecciones hormonales, DIUs, implantes) y también habla acerca sobre qué harías si estos métodos fallan. Si sientes que no puedes hablar con tu pareja sobre estos temas, entonces deberías de pensar si realmente deberías de tener una relación sexual.

Visita el centro de salud de tu universidad: Infórmate acerca de los métodos anticonceptivos que el centro de salud ofrece a los estudiantes, cuánto cuestan, y que tipos de consejería y servicios están disponibles para mujeres jóvenes que tienen un embarazo, planeado o no planeado. Asegúrate de recibir servicios confidenciales y libres de prejuicios.

Estas son algunas preguntas que puedes hacer en el centro de salud:

  • ¿Qué ocurre con los costos de mis visitas acá o en las visitas a un ginecólogo/a de la comunidad?
  • Si estoy cubierta por la aseguranza de mis padres, ¿pueden enterarse de los exámenes y pruebas que he tenido?
  • ¿Qué pasa si necesito anticonceptivos?
  • ¿Puedes decirme que ocurre con los resultados de mis laboratorios? ¿Quiénes reciben los resultados?
  • ¿Cómo puedo hacerme una prueba para ETS o para VIH?
  • ¿Qué ocurre si te das cuenta de que tengo una ETS? ¿Se lo dirás a alguien más?
  • ¿Qué ocurre si te das cuenta de que estoy embarazada? ¿Se lo dirás a alguien más?
  • ¿Hay alguna información que le tienes que comunicar a mis padres?
  • ¿Qué pasa si tengo un problema más grave y necesito ayuda para decirle a mis padres?

Anticonceptivos de emergencia: Si tus métodos anticonceptivos fallan, (por ejemplo: el condón se rompe, o no usaste uno), tienes una opción que se llama un anticonceptivo de emergencia, también conocido como la “píldora del día siguiente”.

Anticonceptivos de emergencia: Existen dos maneras efectivas en prevenir un embarazo si tienes sexo sin condón, las cuales incluyen: obtener un DUI (Dispositivo Intrauterino, como Paraguard) o tomando una píldora del día siguiente.

  • Estas maneras pueden prevenir embarazos después de tener sexo sin condón.
  • El anticonceptivo de emergencia es un método anticonceptivo de respaldo para prevenir embarazos después de tener sexo sin condón. Aunque es llamado comúnmente como la “píldora del día después”, se puede usar en los primeros cinco días (120 horas) después de tener sexo sin condón. La mayoría de los anticonceptivos de emergencia funcionan mejor si lo tomas lo más pronto posible.
  • El dispositivo intrauterino Paraguard tiene que ser colocado en el útero de la mujer por un profesional de la salud. Este método es el método anticonceptivo de emergencia más efectivo si se usa en las primeras 120 horas o cinco días después de tener sexo sin condón.
  • La píldora más común se llama Plan B One-Step® (y existen muchas píldoras genéricas, como Next Choice One Dose™, AfterPill™, MyWay®, and TakeAction™). Estas píldoras están disponibles en libre venta (no necesitas una prescripción médica) para mujeres jóvenes mayores de 17 años. Estas píldoras o pastillas de anticonceptivos de emergencia funcionan mejor si se toman los primeros tres días después de tener sexo sin condón.
  • La marca del anticonceptivo de emergencia llamado EllaTM (acetato de ulipristal) requiere una prescripción de un profesional de la salud.
  • Los anticonceptivos de emergencia usualmente están disponibles en clínicas de planificación familiar, como Planned Parenthood, o en el centro de salud de tu universidad. Infórmate si pueden dártelos con antelación, por si acaso lo llegas a necesitar.

La orientación sexual: La universidad puede ser un tiempo en el que algunas personas tratar de descubrir y entender sus orientaciones sexuales. También es el tiempo en el que algunas personas deciden “salir del closet”. Muchas universidades tienen grupos de apoyo para estudiantes gay, lesbianas, bisexuales, y transgénero. También hay consejeros/as disponibles en el centro de salud para estudiantes si deseas hablar con alguien con confidencialidad.

Las Relaciones y el Abuso

El abuso en una relación puede ocurrir físicamente y mentalmente.

  • Tu pareja nunca debería de amenazarte o herirte, y nunca debería de amenazarte con hacerte daño, o dañar alguna posesión tuya o personas que son importantes para ti.
  • nunca deberías de sentir miedo hacia tu pareja o ser controlada por él o ella.
  • Tu pareja nunca debería de hacerte sentir como que no tienes valor o hacerte sentir mal sobre ti misma.

Si tu pareja hace alguna de estas cosas, busca ayuda y termina esa relación. Si tu pareja te abusa, él o ella probablemente nunca pararán. ¡Tú estarás mucho mejor sin una pareja abusiva! Mereces ser tratada con amor y respeto.

¿Qué debería de hacer si estoy en una relación abusiva o violenta?

Si estas en una relación abusiva, deberías de hablar con un adulto en el que confíes, alguien de los servicios de consejería de tu universidad, o llama a una línea directa de abuso doméstico. Estas personas pueden ayudarte con tus preocupaciones. Si alguna vez te llegas a sentir en peligro cuando estas con tu pareja, o después de que has terminado con tu pareja, llama al 911 y explica tu situación. Si has terminado con tu pareja y tienes miedo a que él o ella te persigan, quédate en un lugar seguro donde él o ella no te pueden contactar. Tú puedes hablar con la policía sobre qué hacer para protegerte legalmente del abuso.

El asalto sexual: Los asaltos sexuales y violaciones pueden ocurrir durante la universidad. Puede ser que hallas oído de drogas que son usadas para violaciones en citas. Estas son drogas que puede ser colocadas en bebidas en un bar o una fiesta si dejas de prestar atención a tu bebida, o si estas distraída. Aunque no lo creas, más de la mitad de todas las violaciones son hechas por alguien conocido por la víctima o incluso por la persona que iba a la cita con la víctima. Por estas razones, cuando estés empezando a conocer a una persona, ten cuidado sobre los lugares a los que vas y las situaciones que se pueden dar.

Protégete de las drogas usadas para violaciones en citas:

  • No bebas nada que no hallas abierto tu misma
  • No compartas bebidas con nadie
  • No bebas de un bol con bebidas para todos en la fiesta (ponchera)
  • No dejes tu bebida en un lugar para regresar después y beberla

Protégete de un asalto sexual:

  • Camina por lugares con mucha iluminación con un amigo o amiga si estas afuera en la noche
  • Usa el servicio de seguridad disponible en tu universidad. Muchas universidades proveerán un escolta si tienes que regresar a tu dormitorio tarde en la noche
  • Asegúrate alguien como un amigo o amiga, o un compañero o compañera de habitación conozca a dónde vas, que día y hora, y con quien estarás

¿Cómo saber si he sido violada o asaltada sexualmente?

La definición de una violación es cualquier penetración en tu vagina usando un dedo, pene, o cualquier otro objecto sin tu consentimiento. También es ilegal si alguien toca tu vagina con su boca, o si hay penetración anal sin tu consentimiento. Mantener el silencio durante estos eventos no significa consentimiento. ¡Cualquiera de estas cosas son hechas sin tu consentimiento está mal y es ilegal!

¿Qué debo de hacer si he sido violada o asaltada sexualmente?

Es importante que obtengas ayuda médica lo más pronto posible. Si has sido violada o asaltada sexualmente, deberías de ir a el centro de salud para estudiantes o a la sala de emergencias del hospital más cercano, o la sala de urgencias para que seas examinada. Alguien en ese lugar te ayudará a contactar a la policía de tu universidad o de tu ciudad si no los has llamado aún. Reportar una violación o un asalto sexual es importante para que la persona que lo hizo sea arrestada y no pueda hacerlo otra vez con otra persona. No deberías de bañarte o cambiarte de ropa antes de ser examinada, para que ninguna evidencia sea destruida.

Cuando una violación o asalto sexual es reportado: Muchas mujeres tienen dificultad a la hora de reportar una violación o un asalto sexual porque sienten vergüenza; están en negación de lo que les ocurrió, solo quiere olvidar lo que pasó, o piensan que es culpa de ellas. Es muy importante hablar sobre todas estas emociones y todo te ocurrió con un consejero o consejera experimentado/a. Pregunta con quien puedes hablar en el centro de consejería de tu universidad, o el centro de salud para estudiantes. Si necesitas un servicio que tu universidad no ofrece, pregunta por algunos nombres e información para contactar consejeros/as o grupos en tu comunidad. Algunas universidades también ofrecen sesiones con grupos para víctimas de violaciones y asaltos sexuales. También decide quien en tu familia o en tus amigos puede darte el mejor apoyo, y habla con ellos también.

Si quieres hablar con alguien confidentemente, por el teléfono, las líneas directas están colocadas en la sección de recursos. Estos son recursos y personas que te pueden ayudar durante esta experiencia traumática. Siempre recuerda que la violación o el asalto sexual NO es tu culpa.
Additional Resources

Salud Universitaria: Problemas de Salud Mental

group of students

¿Cómo puedo desarrollar una vida social saludable en la universidad?

Mantente en contacto con tus familiares y los amigos de tu ciudad natal, pero asegúrate de conseguir nuevas amistades en la escuela. Probablemente encontrarás nuevos amigos en orientación, en los primeros días de clase, en tu salón de clases, en eventos sociales, en la cafetería, en clubes o deportes y a través de otros amigos. No te preocupes si te toma un poco de tiempo encontrar nuevos amigos, tarde o temprano ocurrirá. Tus compañeras de cuarto pueden convertirse en buenas amigas o puede que no simpatices con ellas. Deberías intentar hablar con tu compañera de cuarto tan pronto como te sea posible para tratar temas como la limpieza, la hora de dormir, la música, las visitas (novios, etc.) para evitar problemas más adelante. Si estás teniendo problemas para congeniar con tu compañera de cuarto, habla con tu consejero residente (RA, por sus siglas en inglés).

¿Qué hago si estoy bajo mucho estrés?

Es muy probable que te sientas estresada en algún punto de tu vida universitaria. La universidad es muy divertida, pero también requiere de mucho trabajo. Puede que sea la primera vez en tu vida en la que estés por tu cuenta o estés lidiando con problemas sin el apoyo de tu familia o tus amigos. Esto puede ser difícil. Si estás estresada, es posible que te sientas bastante cansada, sufrir dolores de cabeza, tener problemas para dormir y para concentrarte o sentirte nerviosa, entre muchos otros síntomas.

¿Hay algo que pueda hacer para lidiar con el estrés?

¡Por supuesto que sí! Algunas maneras para lidiar con el estrés son consumir menos cafeína, seguir una dieta saludable, ejercitarse regularmente, pasar menos tiempo usando dispositivos móviles y dormir bien. También asegúrate de estar haciendo algo que disfrutes todos los días. La clave está en balancear las clases y las tareas con tus amigos y la diversión. Trata de tener una perspectiva positiva, ¡y no te olvides de tener un buen sentido del humor!

¿Qué hago si me siento triste?

Hay días en los que te sentirás triste, especialmente cuando las demandas y dificultades de la universidad logren afectarte. Estos sentimientos son normales, pero desaparecerán eventualmente. En esos momentos, debes intentar tomar un descanso de toda la presión de la universidad y hacer algo que disfrutes. Pasa tiempo con tus amigos, ejercítate, lee un buen libro, escucha música, mira una película, llama un amigo, habla con tu familia o haz cualquier otra cosa que te haga sentir bien. Si la tristeza no desaparece en 2 semanas o sigue volviendo, debes hablar con un consejero en los servicios o centros de salud. Ellos ven una gran cantidad de estudiantes con ansiedad, estrés o depresión en la universidad.

¿Qué sucede si es más que solo tristeza? ¿Y si tengo depresión?

Algunas veces, el sentirse triste puede volverse más serio y convertirse en depresión. De cualquier manera, la depresión puede ser tratada. Si tienes pensamientos suicidas, de herir a otros o si has tenido alguno de los siguientes síntomas por dos semanas o más, ve un consejero en tu centro de salud estudiantil de inmediato:

  • Tristeza
  • Falta de disfrute de cosas que normalmente te gustan
  • Problemas de sueño (duermes mucho o muy poco)
  • Sentimiento severo de cansancio, no poder concentrarte, poca energía
  • Problemas alimenticios (Comes mucho o muy poco)
  • Te sientes inútil y sin esperanzas
  • Problemas físicos (dolores de cabeza, dolor de estómago o dolor corporal) que no mejoren incluso si intentas tratarlos
No intentes lidiar con la depresión por tu cuenta, ¡ve con un consejero! También, si tienes algunos amigos que crees que puedan estar deprimidos, sugiéreles ver un consejero lo más pronto posible.

Nostalgia

¿Es normal sentir nostalgia en la universidad?

El primer par de semanas en la universidad pueden parecer geniales, pero a medida que el tiempo continúa y los deberes aumentan, la sensación de estar lejos de casa puede volverse realmente agotadora.  Es típico preguntarte a ti misma “¿En realidad soy feliz aquí?” Es normal tener sentimientos confusos acerca de la vida universitaria y sí, es perfectamente normal extrañar a tu familia, amigos y tu hogar. Aprender formas de superar estos sentimientos te ayudarán a continuar para que puedas sacarle todo el provecho a tu experiencia universitaria.

Acostumbrarte a tus compañeros de cuarto: Puede que hayas tenido que compartir una habitación con algunos de tus hermanos mientras vivías en casa, pero tener uno o más compañeros de cuarto en la universidad es una experiencia totalmente distinta. Incluso si te vuelves amiga de tus compañeras de cuarto, aun habrá momentos en donde sentirás que tienes que negociar para convivir de una mejor manera. Si has hecho todo lo posible para comunicarte con tu compañera de cuarto y todavía te sientes frustrada, no dudes en contactar a tu Director Residente o tu Consejero Residente para agendar una reunión privada.  Es importante saber que los campus universitarios ofrecen una amplia variedad de recursos como la mediación o un traslado de habitación para ayudarte a solucionar incluso los problemas más pequeños. El ambiente en la universidad debe sentirse seguro y cómodo.

Hacer nuevos amigos: Es completamente normal extrañar a tus amigos de tu ciudad natal, especialmente a aquellos que has conocido desde que eras pequeña. De cualquier manera, la universidad es el lugar perfecto para conocer a un montón de nuevas personas y desarrollar nuevas y emocionantes relaciones. Si te preguntas cómo conocer nuevas personas, la orientación universitaria es el lugar perfecto para comenzar porque todos son nuevos, al igual que tú. Durante la orientación probablemente te sientas motivada a participar en actividades para romper el hielo que te ayudarán a conocer a tus compañeros de clase. Una vez te sientas cómoda, intenta unirte a un club, un equipo deportivo o participar en cualquiera de las actividades del campus. Las universidades, tanto pequeñas como grandes, ofrecen un amplio rango de actividades y clubes similares a los de preparatoria.

Adaptarte a tu nuevo entorno: Es importante comprender que ir a casa cada fin de semana (si vives cerca) o tan seguido como puedas (si vives más lejos) puede hacer mucho más difícil superar la nostalgia. En lugar de viajar a casa, intenta invitar a un miembro de tu familia o un amigo a visitarte. Intenta conocer la ciudad en la que vives y muestra tu nuevo entorno a tu familia o amigos llevándolos a hacer turismo, ir a un evento deportivo o hacer una excursión de día a una ciudad cercana.

Algunos estudiantes que van a la universidad viven en su casa. Esto puede crear un reto mucho más grande para hacer amigos y encajar en el ambiente de la universidad. Si viajas diariamente a la universidad, recuerda que puedes participar en todos los grupos y clubes del campus, así también como hacerte amigo de otros estudiantes en tus clases.

Otras cosas que puedes hacer para ayudarte a superar la urgencia de ir a casa:

  • Mantente ocupada y llena tus fines de semana con actividades divertidas que ofrezca tu escuela.
  • Espera fines de semanas largos o las vacaciones para poder ir a casa por más tiempo.
  • Recuerda que, desde un punto de vista global, pasar tiempo lejos de casa te hará apreciar tu ciudad natal y a tu familia más de lo que puedes imaginar.

Hacer que tu dormitorio se sienta como casa: Tu hogar lejos de casa debe sentirse cómodo y acogedor.  Aunque probablemente no te sea posible pintar tu habitación, aun así, puedes decorarla. Intenta colocar tus afiches favoritos y fotos que te recuerden a tu familia y amigos. Probablemente pasarás mucho tiempo en tu habitación, así que asegúrate de que el ambiente esté limpio, ordenado, tranquilo y relajante.

Cocinar tus propias comidas “familiares”: Puede que estés acostumbrada a que cocinen por ti, y puede que extrañes el sentimiento de sentarte a cenar con tu familia cada noche. De cualquier manera, muchos dormitorios o salas de residentes tienen pequeñas cocinas para que los estudiantes puedan utilizar. Puedes aprender a hacer algunas de tus comidas caseras favoritas y crear una comida para tus amigos. Puedes invitar a un grupo de amigos y hacer una tradición cada mes o semana para tener “cenas familiares”. Esta es una excelente manera de salir del comedor y disfrutar de una comida casera con otros.

Mantener el contacto con amigos y familia: Ya que es relativamente fácil comunicarse, siéntete cómoda en saber que tus seres queridos están solo a una llamada, correo o mensaje de texto de distancia. Es una buena idea hablar con tu familia antes de salir de la escuela sobre qué tan seguido esperan mantenerse en contacto contigo; asegúrate de ponerte de acuerdo con la cantidad de contacto que tendrán y quién debe iniciarlo. Trata de apartar al menos un día a la semana para llamar a casa, ya sea por Face Time, Skype o video llamada. Si no puedes ver a tus amigos y familia en persona, un simple mensaje diciendo “¡He estado pensando en ti! o “Pongámonos al día esta semana” les hará saber que te importan, y que te encantaría hablar con ellos. Debido a que en estos días es tan fácil mantenerse en contacto con la familia, algunos estudiantes están tentados a mandar un mensaje de texto o un correo diariamente o varias veces al día. Recuerda que la universidad es un momento excelente para tratar de tomar decisiones por ti mismo o con ayuda de consejeros, otros estudiantes y amigos si lo necesitas.

También es bueno recordar que es probable que tus padres te extrañen un montón y quieran saber un poco de ti. Algunas veces los padres pueden contactarte a horas que no son convenientes para ti. Hazles saber cuándo y qué tipo de contacto prefieres.

Aprovecha los recursos que tu universidad ofrece. No te sientas avergonzada de extrañar tu casa, ¡porque no estás sola! Encuentra alguien en quien confíes y con quien te sientas cómoda hablando, ya sea un amigo, un consejero residente, un profesor o un orientador. El sentimiento de extrañar tu casa desaparecerá con el tiempo. ¡No te sorprendas si te das cuenta de que extrañas la universidad cuando estés en casa en vacaciones!

Desórdenes Alimenticios

¿Qué debo saber acerca de los desórdenes alimenticios?

Los desórdenes alimenticios son enfermedades de salud mental que involucran una perturbación emocional y conductual con respecto al peso y problemas alimenticios.  Los más comunes son anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y trastorno por atracón. Los desórdenes alimenticios pueden tener consecuencias mortales.

¿Qué es la anorexia nerviosa?

La Anorexia Nerviosa está caracterizada por inanición autoinfligida y pérdida de peso extrema a través de restricción, ejercicio excesivo o vómitos luego de comer en exceso. La inanición puede casuar daño a órganos vitales como el corazón y el cerebro, puede causar que las uñas, el cabello y los huesos se vuelvan frágiles y quebradizos y puede hacer que la piel se seque y que algunas veces que tome un color amarillento o se cubra de vello suave. En las mujeres, los periodos se pueden volver irregulares o incluso detenerse completamente.

¿Qué es la bulimia nerviosa?

Las personas con bulimia nerviosa comen grandes cantidades de comida en periodos de dos horas (este comportamiento también es llamado atracones) al menos dos veces a la semana y luego vomitan, usan laxantes o píldoras de dieta, o se ejercitan compulsivamente. Cuando comen sienten que están fuera de control, como si no pudieran parar de comer. Debido a que muchas de las personas que vomitan luego de comer en exceso mantienen su peso corporal, logran mantener su problema en secreto por años. Vomitar puede causar una pérdida importante de minerales, arritmia cardiaca (latidos del corazón irregulares) mortal, daño a los dientes e inflamación de la garganta. La bulimia puede causar periodos menstruales irregulares.

¿Qué es el Trastorno por Atracón?

Las personas que comen en exceso sin vomitar también tienen un desorden llamado Trastorno por Atracón. Esto es frecuentemente asociado con sentimientos de pérdida de control y vergüenza con respecto a comer. Las personas que son diagnosticadas con este desorden pueden ganar peso dependiendo de qué tan seguido coman de forma desenfrenada y muchos sufren todas las consecuencias del sobrepeso, incluyendo presión arterial alta y otros síntomas cardíacos, diabetes y molestias muscoesqueléticas.

¿Qué hago si pienso que mi compañero de cuarto, compañero de clase o amigo tiene un desorden alimenticio?

Si conoces a alguien con un desorden alimenticio, lo mejor que puedes hacer es darle ánimos y apoyo. Anima a la persona a conseguir ayuda y sé muy persistente. Muchas universidades tienen programas para tratar estas condiciones, al igual que consejeros entrenados que pueden relacionarse con personas con un desorden alimenticio y pueden ayudar a la persona con un desorden alimenticio a comprender su problema.

¿Qué hago si creo que yo tengo un problema alimenticio?

Si piensas que tienes un desorden alimenticio, debes ir al centro de salud estudiantil o al centro de consejeros y conseguir ayuda. Habla con tu familia y amigos cercanos. Pedir ayudar y hablar de tus sentimientos y enfermedades puede ser difícil, pero es la mejor manera de mejorar.

El Alcohol

Definitivamente vas a encontrar alcohol y bebidas en la universidad. Algunos estudiantes beben mucho porque es la primera vez que no hay padres alrededor que sepan que están tomando. El consumo del alcohol u otras sustancias puede tener consecuencias y riesgos como los que se mencionan más adelante. Por otro lado, si no te gusta estar cerca de personas que beban, hay muchas personas en la universidad que no beben ni usan drogas. Muchos estudiantes prefieren hacer actividades que no involucran beber, tal como ir al cine o una obra, salir a comer o participar en eventos atléticos. Muchas escuelas también tienen “dormitorios secos” para estudiantes que no beben ni usan drogas y no quieren estar cerca de aquellos que sí lo hacen. Antes de que tomes una decisión acerca de beber, debes saber los riesgos.

Algunos de los riesgos del consumo de alcohol incluyen:

  • El acoso sexual y los secuestros suceden mucho más a menudo cuando hay alcohol involucrado.
  • Conductas violentas o sexualmente agresivas.
  • Enfermedad (o incluso la muerte). El consumo excesivo de alcohol en la preparatoria o en la universidad puede causar problemas de bebida en el futuro.
El consumo del alcohol está relacionado con las tres causas de muerte principales en adolescentes y adultos jóvenes: lesiones involuntarias, homicidios y suicidios. Puede prevenir que las personas piensen claramente y tomen buenas decisiones. Es más probable que una persona haga algo de lo que se arrepienta luego mientras consume alcohol (por ejemplo, adoptar en conductas sexuales inseguras).

¿Cómo puedo tomar una decisión sobre beber en la universidad?

Probablemente sepas que es ilegal beber cuando eres menor de 21 años y que tendrás problemas legales si te atrapan. Algunas universidades tienen procedimientos disciplinarios para los estudiantes que atrapan bebiendo, como la suspensión, orientación obligatoria o incluso la expulsión. De cualquier manera, es probable que encuentres alcohol en algún punto de tu vida antes de que cumplas los 21 años, la cual es la edad legal para beber en los Estados Unidos. Obviamente, la mejor manera de evitar problemas relacionados con la bebida es no beber en absoluto.

Si decides beber, debe ser tu propia decisión y no porque otras personas quieren o te dicen que lo hagas. Además, recuerda que, si bebes más de uno o dos tragos, puedes perder la habilidad de pensar claramente y tener dificultad para controlar tu cuerpo (puedes tropezar, balbucear tus palabras, etc.).

Si decides beber, aquí están algunos consejos para hacerlo de forma segura:

  • Mantén el control de tu bebida en todo momento. Nunca pongas tu bebida en el suelo y te vayas. Las drogas para la violación como el “Roofies” (el cual es un apodo para Rophynol® o GHB) puede ser colocado fácilmente en cualquier bebida sin que te des cuenta. El roofies puede causar somnolencia, mareos, pérdida de la memoria y otros síntomas peligrosos.
  • No conduzcas si has estado bebiendo y no lleves a alguien que haya bebido. El alcohol provoca que se nuble tu juicio, ralentice tus reflejos y afecte tu visión.
  • No te involucres en juegos para beber como “beer pong”, “flip cup”, “power hour”, etc. Las personas tienden a consumir cantidades peligrosas de alcohol de esta manera. Trata de contar cuantos tragos has tenido y conoce tu límite.
  • Si sientes que tienes un problema de alcoholismo o si alguno de tus amigos comenta algo acerca de tu bebida, pide ayuda a un consejero.

Sé inteligente a la hora de beber y prueba diferentes actividades que no incluyan alcohol. Verás que no necesitas beber para pasarla bien. Si sientes que necesitas beber para “encajar”, siempre tienes la elección de tomar una bebida que no contenga alcohol. Si te sientes rara acerca de no beber una bebida alcohólica, puedes ordenar una bebida que luzca como si tuviera alcohol, pero que en realidad no contenga. Puede ser un agua carbonatada o una Club Soda con hielo.

Drogas

Puede que veas personas tomando drogas en la universidad o a alguien que intente presionarte a tomarlas. Intenta recordar que la mayoría de los jóvenes adultos no usan drogas.

Algunos de los peligros de las drogas incluyen:

  • Muchas drogas, incluyendo la “hierba” (Marihuana) contienen muchos químicos tóxicos y peligrosos.
  • Probar una droga “solo una vez” puede parecer inofensivo, pero no sabes realmente qué contiene.
  • El uso de drogas es ilegal, con la excepción de la marihuana en algunos estados. Si te atrapan, es muy probable que te enfrentes a una gran multa o pena en la cárcel. Un antecedente criminal puede limitar tus oportunidades laborales. Incluso probar drogas una vez puede ser algo de lo que te arrepientas en el futuro.
  • Las drogas son frecuentemente la causa de accidentes de auto, caídas y suicidios.
  • El uso continuo de las drogas puede cambiar tu apariencia, hacer que te vaya mal en la escuela, deprimirte y destruir tus relaciones con amigos y familia.
Si tienes un amigo con un problema de drogas, reúne el apoyo de otros amigos y esfuérzate en hacer que consiga ayuda. Los mismo va para ti si desarrollas un problema de drogas. Recuerda que las drogas no te hacen feliz o “genial”. La forma de ser feliz es haciendo actividades que te gusten. Puedes unirte a clubes, jugar deportes o juegos, salir a cenar, ir al cine o hacer cualquier número de actividades más seguras que puedas disfrutar.