Esguinces y Desgarros

This guide in English
sprained ankle

Los esguinces y desgarros son muy comunes y por suerte se curan rápidamente en la mayoría de los niños y adolescentes. Son lesiones bastante comunes, especialmente si eres un/a adolescente activo/a que practica algún deporte o hace ejercicio con regularidad. Sin embargo, ¿puedes notar la diferencia entre un esguince y un desgarro? ¿Sabes qué hacer si te lesionas?

Esguinces

¿Qué es un esguince?

Un esguince se produce cuando un(os) ligamento(s), que es una(s) fibra(s) que conecta tus huesos entre sí, se estira o desgarra. Este tipo de lesión se produce generalmente en los tobillos, muñecas y rodillas y puede ser leve, moderada o severa.

¿Quiénes se encuentran en riesgo de sufrir un esguince?

El esguince es una lesión muy común y cualquier persona puede sufrirla a cualquier edad. Sin embargo, es más común entre gente activa y deportista.

¿Cómo ocurre un esguince?

Los esguinces se producen, por lo general, cuando tu cuerpo se mueve de manera accidental en la dirección equivocada.

El esguince es una lesión que se produce generalmente por:

  • una caída fuerte
  • una torcedura accidental (por ejemplo: el tobillo o la rodilla) o un movimiento de la articulación en la dirección incorrecta.
  • una mala caída.

¿Cómo puedo saber si tengo un esguince?

Podrías tener un esguince si presentas los siguientes síntomas y señales (en el lugar donde tienes la lesión):

  • dolor
  • hinchazón
  • moretones
  • dificultad para mover la articulación

Desgarros

¿Qué es un desgarro?

Los desgarros se producen cuando un músculo o tendón (que normalmente está adherido al hueso) se desprende del hueso. El músculo o tendón se estira o desgarra. Si alguno de los dos se desgarra completamente del hueso, sentirás mucho dolor e irritación si le aplicas presión. La mayoría de los desgarros se curan en 1 semana si se recibe tratamiento temprano (hielo y descanso para disminuir la hinchazón).

¿Cómo se produce un desgarro?

El mismo tipo de lesiones que producen un esguince pueden ocasionar también los desgarros, pero los desgarros ocurren por lo general cuando se sobrecarga uno o más músculos. Por ejemplo: levantar algo muy pesado de manera equivocada reiteradas veces.

¿Cómo puedo saber si tengo un desgarro?

Puedes tener un desgarro si presentas los siguientes síntomas y señales (en el lugar donde tienes la lesión):

  • dolor
  • hinchazón
  • dificultad para mover los músculos alrededor de la articulación
  • espasmos (puntadas) alrededor del músculo afectado
  • debilidad muscular

¿Cómo se diagnostica un esguince/desgarro?

La mayoría de las veces el/la doctor/a puede diagnosticar un esguince sólo con examinar el área afectada (o articulación). Tu médico/a verificará si hay hinchazón y dolor, observando y tocando cuidadosamente el área afectada. También, él o ella podría mover tus articulaciones y extremidades en diferentes posiciones para ayudarle a determinar donde está la lesión exactamente. Sin embargo, en algunos casos, tu médico/a decidirá si necesitas un examen de diagnóstico como, por ejemplo: rayos x, resonancia magnética o una tomografía computarizada para asegurarse de que no te hayas roto un hueso o desgarrado y dañado un ligamento, musculo o tendón.

¿Cuáles son los tratamientos para esguinces y desgarros?

El tratamiento para esguinces y desgarros es el mismo. El objetivo es disminuir la hinchazón, controlar cualquier dolor, prevenir futuras lesiones y promover la cura.

  • Descanso – Evita actividades que causen dolor, hinchazón o incomodidad.
  • Hielo – Aplica hielo por 15 a 20 minutos cada 2 o 3 horas por las primeras 48 horas después de la lesión. Puedes usar una compresa fría, un paquete de hielo o una bolsa plástica llena de hielo. Los paquetes de vegetales congelados, como arvejas funcionan bien temporalmente. NO dejes la compresa helada en tu piel por mas de 20 minutos ya que puede causar congelamiento.
  • Compresión – Usa una venda elástica, una bota o una tablilla para disminuir la hinchazón y mantener la articulación protegida.
  • Elevación – eleva el área afectada para que esté más alta que tu corazón. Esto ayudará a disminuir o, en algunos casos, prevenir la hinchazón si se hace inmediatamente después de la lesión. Puedes usar almohadas para apoyar un brazo o una pierna.

Otros tratamientos pueden incluir:

  • tomar medicinas de venta libre para disminuir el dolor y la hinchazón.
  • dejar de realizar actividades que pueden conducir a una lesión.
  • utilizar una tablilla/yeso.
  • usar muletas/silla de ruedas (si es necesario)
  • fisioterapia (en casos severos)
  • cirugía (muy poco común)

¿Cuándo debo llamar y consultar a mi médico/a?

A pesar de que la mayoría de los esguinces y desgarros se pueden tratar en casa y sanarse por sí solos, en algunos casos pueden ser serios. Por eso es importante llamar a tu médico/a si tienes cualquiera de los siguientes síntomas o señales:

  • dolor severo
  • no te puedes mover o poner peso donde está la lesión
  • sensibilidad al tacto
  • adormecimiento
  • si te has lastimado la misma zona más de una vez.

¿Cuánto tiempo tardará en sanar mi esguince o desgarro?

Lo que demore en curarse dependerá de que tan severa sea la lesión. El tiempo de cura puede variar desde algunas semanas hasta meses. Asegúrate de tomártelo con calma mientras te estás sanando para evitar lesionarte nuevamente y sigue las recomendaciones de tu médico/a.

¿Cómo puedo prevenir los esguinces y desgarros?

Existen algunas cosas que puedes hacer para prevenir y reducir el riesgo de sufrir un esguince o desgarro:

  • Haz ejercicio todos los días, pero no cuando te sientas cansado/a o tengas dolor.
  • Conoce tus límites; deja de practicar un deporte o deja de realizar una actividad cuando te sientas cansado/a o si te lesionas.
  • Realiza ejercicios de calentamiento y elongación ANTES de practicar un deporte.
  • Utiliza zapatos que te queden bien, sean cómodos, estén en buenas condiciones y reemplázalos cuando estén gastados.
  • Utiliza siempre accesorios de seguridad cuando practiques deportes como, por ejemplo: fútbol, hockey, ciclismo, etc.
  • Evita correr en calles mojadas o desniveladas.
  • Consume todo tipo de alimentos y mantente activo/a (para mantener tus músculos sanos).