Embarazo: Embarazo No Deseado – Acerca del Aborto

This guide in English

Muchos jóvenes tienen preguntas sobre el embarazo y el aborto. Si acabas de descubrir que estás embarazada puedes sentirte abrumada, triste, feliz o insegura sobre las opciones y próximos pasos. Es posible que te preocupe con quién hablar. En algunos lugares del mundo, el aborto es legal y seguro y en otros lugares, el aborto es ilegal o no fácilmente disponible. Esta guía te dará información precisa sobre tus opciones, dependiendo de cuántas semanas de embarazo tengas, si tienes alguna condición de salud especial y de dónde vivas. Puede ser útil hablar con un adulto de confianza (madre, padre, tutor, consejero, etc.) sobre tu situación y recibir apoyo para tomar la mejor decisión.

Si confirmas que tienes un embarazo intrauterino normal, puede que tengas tres opciones:

  • Continuar con el embarazo y convertirte en madre
  • Continuar con el embarazo y desarrollar un plan de adopción
  • Terminar con el embarazo y tener un aborto

¿Qué tipo de aborto es mejor para mí?

Hay dos tipos de aborto:

  • Aborto médico (“pastilla abortiva”).
  • Aborto en clínica o “aborto quirúrgico”.
  • El tipo de aborto que elegirás puede depender de qué tan avanzado esté el embarazo, cuánto apoyo tienes en casa, tu historial médico y tus preferencias. El “mejor” para ti ¡es el más seguro! Es importante consultar con tu médico sobre qué tipo de aborto es el adecuado para ti.

¿Qué es un aborto médico?

El aborto médico consiste en usar medicamentos recetados para abortar que puede ser usado hasta los 70 días (10 semanas) de embarazo, el cual es similar a tener un aborto espontáneo en casa. Es seguro y efectivo, y funciona el 91-98% del tiempo. Por lo general, es un proceso de múltiples pasos que requiere un seguimiento estricto.

El primer medicamento, mifepristona, bloquea la progesterona, una hormona en tu cuerpo necesaria para apoyar el embarazo. Este es el medicamento que empieza el aborto. Normalmente, las personas no sufren efectos secundarios con este medicamento, pero es normal si experimentas un poco de náuseas. Si vomitas dentro de 30 minutos después de tomar la mifepristona, tienes que llamar a tu médico de inmediato, es posible que tengas que volver a tomar la pastilla.

El segundo medicamento, misoprostol, se usa en casa entre 12 y 48 horas después. El misoprostol hace el útero tenga cólicos y que el cuello uterino se abra. Este paso causa cólicos y sangrado, que varían desde ser como un “período normal” a sangrados intensos con coágulos grandes. El sangrado más intenso puede durar varias horas, y es posible que tengas sangrado irregular durante unas semanas después de eso. Durante el aborto, puedes experimentar náuseas, vómitos, diarrea y fiebre leve (de hasta 100.4 F).

El aborto médico puede tardar varias horas, así que asegúrate de tener un lugar seguro para pasar el aborto, acceso a un baño y el apoyo de alguien que pueda ayudarte (como un padre o tutor).

Tendrás que hacer una cita de seguimiento con tu médico para asegurarte de que el aborto funcionó. Esto se puede hacer con un análisis de sangre o una ecografía.

¿El aborto médico es seguro?

Aunque el aborto médico se considera seguro, hay riesgos con cualquier procedimiento. Algunos de ellos podrían ser infección, hemorragia (sangrado abundante que no es seguro) o reacción alérgica.

También es posible que el aborto no sea efectivo; a veces el aborto no se realiza en su totalidad (cuando todavía hay tejido del embarazo en el útero) o no funciona en absoluto. Aunque esto no es común, no es imposible, por lo que es muy importante ir a la cita de seguimiento con tu proveedor de servicios de aborto según lo recomendado. Si el aborto con medicamentos no funciona o es incompleto, a veces se necesita un aborto quirúrgico para completar el aborto.

No debes de tomar la pastilla abortiva si:

  • No estás segura de querer terminar el embarazo
  • Llevas más de 10 semanas embarazada
  • No planeas tomar la segunda dosis o no estás segura de poder tomar la segunda dosis del medicamento
  • No puedes ir a la cita de seguimiento con tu proveedor de servicios de aborto
  • No tienes un teléfono
  • No tienes un lugar seguro para pasar por el aborto
  • No tienes a nadie que pueda estar contigo cuando tomes las pastillas de misoprostol en casa
  • Tienes trastornos sanguíneos particulares (como un trastorno hemorrágico o un problema de coagulación y tomas anticoagulantes)
  • Tienes colocado un DIU (dispositivo intrauterino). Tendrás que quitarte esto antes de hacerte el aborto con medicamentos.

¿Qué es un aborto en clínica o quirúrgico?

Un aborto quirúrgico es un procedimiento que termina un embarazo. Aunque la mayoría de los abortos se realizan en el primer trimestre (hasta 12 semanas), cada estado tiene diferentes leyes sobre qué tan avanzado puede estar un embarazo para tener un aborto. El aborto quirúrgico tiene aproximadamente un 99% de efectividad. Normalmente un médico realiza el procedimiento en un consultorio externo, una clínica o un hospital.

¿Qué pasa con un aborto en clínica o quirúrgico?

En la mayoría de los casos, el procedimiento normalmente dura menos de 10 minutos (sin contar el tiempo de preparación y de recuperación, que en total es un par de horas). Así es como se realiza:

  1. Primero, te administran analgésicos y relajantes.
  2. Luego, se adormece el cuello uterino. Cuando adormecida, te insertan un tubo delgado en la vagina, a través del cuello uterino y dentro del útero.
  3. Luego, el tubo se conecta a una aspiradora especial. Cuando se enciende la succión, se extrae el tejido del embarazo. A veces, el tejido también se extrae con un instrumento médico llamado “cureta”.
  4. Después, el médico normalmente te recetará un antibiótico.
  5. Descansarás en la sala de recuperación durante 20-60 minutos.

¿Es seguro tener un aborto quirúrgico?

Sí. Un aborto es típicamente un procedimiento seguro y rutinario. Antes de que el aborto fuera legal en Estados Unidos, no había normas para asegurar un estándar de cuidado seguro. Los abortos ilegales eran costosos, dolorosos y había un alto riesgo de infección debido a las condiciones sucias y falta de seguimiento. Ahora, los abortos en Estados Unidos se realizan en oficina limpias con un equipo de profesionales médicos que también ofrecen asesoramiento y atención de seguimiento.

Aunque no son comunes las complicaciones con un aborto rutinario, los riesgos incluyen infección, hemorragia, daño a los órganos (cuello del útero, útero) o un aborto incompleto. Si experimentas alguno de estos síntomas después del aborto, debes llamar a tu médico de inmediato:

  • Sangrado Abundante (llenando una toalla sanitaria en menos de una hora)
  • Fiebre (temperatura de 100.4 o más)
  • Dolor pélvico o abdominal que no desaparece con medicamentos
  • Secreción vaginal maloliente y de aspecto extraño
  • Síntomas del embarazo que no desaparecen

Algunas personas se preocupan por ver manifestantes afuera de la clínica. Muchas clínicas tienen seguridad y escoltas para acompañarte al edificio y mantenerte segura.

¿Dónde puedo realizarme un aborto?

Hay algunas clínicas que pueden parecer que realizan abortos, pero en realidad no lo hacen; su misión es evitar que te hagas un aborto. Entonces asegúrate de investigar y verificar que la clínica que has elegido te puede dar el asesoramiento y acceso a los servicios de aborto y anticoncepción que deseas.  

¿Cuánto cuesta un aborto?

Muchos seguros médicos cubren el aborto. Si no estás segura, pregunta cuando agendes tu cita y verifica con tu compañía de seguro. Para verificar llame al número de atrás de la tarjeta de seguro.

Si tu seguro no cubre el aborto, consulte con la Red Nacional de Fondos para el Aborto para ver cómo pueden ayudar.

El precio del aborto puede variar dependiendo de muchos factores (dónde vives, qué tan avanzado está el embarazo, la sedación, el transporte, etc.). Pregunta cuando llames para agendar tu cita.

¿Cómo puedo tomar esta decisión?

A veces, la decisión de tener un aborto puede ser difícil de tomar y, a veces, no lo es. Eso depende de la persona. A muchas personas les resulta útil hablar con un adulto de confianza (un padre, tutor, consejero, enfermera o médico de atención primaria) sobre tus opciones. Independientemente de lo que decidas, tienes derecho a información precisa y un apoyo libre de juicios.

Algunos factores en los que las personas piensan cuando quedan embarazadas son su situación de vida, el apoyo de su pareja, familia o amigos, los planes de educación o de carrera, las creencias religiosas y su situación financiera… ¡la lista podría seguir y seguir!  

¿Mi pareja tiene voz y voto en esta decisión?

Algunas personas deciden decirle a la persona de la que quedaron embarazadas que están considerando un aborto y otras no; eso realmente depende de la persona y la situación. Aunque algunas personas piensan que es de gran ayuda decírselo a su pareja, siempre debe ser TU decisión cómo seguir adelante con el embarazo. Esto también aplica a amigos y familiares.

¿Mis padres tienen derecho a participar en mi decisión de tener un aborto?

Los padres pueden ayudarte mucho en tu decisión sobre qué es mejor para ti. Algunos adolescentes se sienten cómodos y seguros hablando con un padre o tutor, otros no.

Si eres menor de 18 años, algunos estados requieren que tus padres o tutores participen concediéndote el permiso, o puedes solicitar una falla judicial (permiso del tribunal) en lugar de notificar a los padres o tutores. Nadie puede obligarte a tener un aborto.

Consulte el enlace para ver qué requiere tu estado.

¿Podré quedar embarazada y tener hijos en el futuro si me hago un aborto?

Sí. La mejor manera de proteger tu futura fertilidad es evitar contraer infecciones de transmisión sexual (ITS) como clamidia y gonorrea evitando tener sexo y usando condones cada vez que tengas sexo. También es muy importante hablar con la clínica antes del aborto sobre qué tipo de anticoncepción te gustaría comenzar después de tu aborto. Para obtener una lista de opciones haz clic aquí.

¿Qué hago con las personas que me dicen que no creen en los abortos y están enojadas conmigo por pensar en tener uno?

El aborto puede ser un tema emocional para algunas personas. Tanto los que apoyan el derecho al aborto como los que no creen en el aborto se sienten muy convencidos de sus creencias y algunas conversaciones pueden resultar muy incómodas. Puedes decir que ellos tienen derecho a opinar; sin embargo, tú también tienes derecho a tener tu opinión y tu decisión.

La decisión de tener un aborto puede ser complicada; por lo tanto, es mejor hablar con alguien en quien confíes. Debes entender TODAS tus opciones y conocer todos los riesgos y beneficios involucrados antes de tomar TU decisión.