Embarazo: Todas Las Guías

Embarazo: Información General

¿Debo preocuparme de quedar embarazada si tengo contacto sexual?

Sí. Debe preocuparte quedar embarazada si estás teniendo relaciones sexuales en las que el esperma entre en contacto con tu vagina y no estés usando anticonceptivos.

¿Puedo quedar embarazado mientras tengo mi periodo menstrual?

Sí. Puedes quedar embarazada incluso cuando estés en tu periodo o en cualquier momento en el que tengas sangrado vaginal. Por ejemplo, una mujer puede tener sangrado vaginal mientras está ovulando. Es posible quedar embarazada en cualquier momento que tengas sexo vaginal, por eso es importante usar anticonceptivos cada vez que tengas sexo.

Las mujeres tienen óvulos, los hombres tienen esperma: Las mujeres tienen dos ovarios pequeños del tamaño de una uva en su abdomen, a ambos lados del útero. Naces con ovarios que están llenos de cientos de miles de óvulos. Cuando llegas a la pubertad tus ovarios empiezan a producir estrógeno. Una vez por mes tus ovarios soltaran un óvulo. Esto se llama ovulación.

La mayoría de los hombres tienen dos testículos en su escroto. El esperma se produce en el interior de los testículos. Contrario a las mujeres, las cuales usualmente liberan solo un óvulo al mes, los hombres pueden liberar miles de espermatozoides en cada eyaculación.

¿Qué pasa cuando un óvulo y un espermatozoide se unen?

Un hombre suelta espermatozoides cuando eyacula y una mujer suelta un óvulo cada mes durante la ovulación. Solo se necesita un espermatozoide para fertilizar un óvulo. Así que, si un óvulo y un espermatozoide se unen, el óvulo es fecundado y viaja por la trompa de Falopio y se implanta en el revestimiento del útero. Si esto sucede, la mujer queda embarazada.

Durante la etapa inicial de un embarazo, el óvulo fecundado se llama “embrión”. A medida que el embrión crece, comienza a ser llamado un “feto”. Toma alrededor de 9 meses que un óvulo fecundado se desarrolle a ser un bebé a término completo.

¿Cómo queda embarazada una mujer?

  • Puedes quedar embarazada si tienes relaciones sexuales y un hombre libera su esperma dentro de tu vagina.
  • También puedes quedar embarazada si el hombre saca su pene de tu vagina antes liberar su esperma. Esto es debido a que el líquido que sale del pene antes de la eyaculación puede tener restos de esperma (de una eyaculación anterior).
  • ¡Incluso puedes quedar embarazada si no tienes relaciones sexuales vaginales! Esto puede suceder si un hombre libera su esperma sobre tu cuerpo, cerca de tu vagina, ya que los espermatozoides pueden la forma de llegar al óvulo.

¿Cómo se realiza una prueba de embarazo?

Para averiguar si estas embarazada puedes hacerte un examen de orina o de sangre. Estos pueden ser hechos en la oficina de tu proveedor de servicios de salud. También puedes comprar una prueba de embarazo casera que puedas usar tú misma. Cuestan entre $4 y $15 (cada prueba) y las venden en muchos tipos de tiendas. La prueba busca identificar una hormona especifica en la orina (GCH) y puede dar resultados positivos incluso antes de la ausencia de un periodo menstrual, pero necesitas saber cuándo se supone que debe venir.

¿Qué tan pronto puedo hacerme una prueba de embarazo?

Aunque muchas pruebas de embarazo de casa afirman dar resultados positivos a partir del primer día de retraso de tu periodo menstrual, las investigaciones afirman que es mejor esperar una semana después de la ausencia del periodo menstrual. Habla con tu proveedor de servicios de salud sobre realizarte pruebas de laboratorio (de orina o de sangre) si quieres saber antes.

¿Qué debo hacer si estoy embarazada?

Lo más importante que debes hacer si crees que estás embarazada es hacer una cita con tu proveedor de servicios de salud. Es muy importante que obtengas atención medica lo más pronto posible para hacerte otra prueba de embarazo y conversar con tu proveedor sobre tus opciones. Debes empezar a tomar multivitaminas (si no estabas tomándolas) y asegurarte de no tomar alcohol, usar drogas o fumar. Si quedas embarazada tendrás decisiones muy importantes que tomar.

¿Qué le pasara a mi cuerpo si quedo embarazada?

Si te embarazas, habrá muchos cambios que pasaran dentro de tu cuerpo. Es posible que te sientas cansada, muy hambrienta y con náuseas (sentir que quieres vomitar). Tus senos puedan agrandarse y sentirse más sensibles, y también es posible que tengas un dolor abdominal similar a los cólicos menstruales.

¿Las adolescentes tienen mayor riesgo de padecer problemas de salud?

Las adolescentes embarazadas tienen una mayor probabilidad de padecer problemas de salud comparado a mujeres adultas. El riesgo es más grande en adolescentes embarazadas que en mujeres adultas porque las adolescentes todavía están creciendo y tienen más necesidades nutricionales y generalmente esperan más tiempo en buscar cuidado prenatal. Algunas veces las adolescentes pueden fumar, tomar alcohol o usar drogas (ilegales, prescritas o de venta libre) sin saber que están embarazadas.

Las adolescentes embarazadas tienen un riesgo más alto a mujeres adultas de tener un parto con complicaciones como: problemas de salud como anemia, presión arterial alta, diabetes, parto prematuro, problemas emocionales y sociales como pérdida del apoyo de los padres, tutores o pareja, depresión y sentimientos de soledad, problemas de vivienda o de dinero (ser incapaz de pagar la mensualidad de su hogar, de comprar cosas como pañales, ropa o comida).

¿Tendré mi periodo menstrual si estoy embarazada?

Cuando estas embarazada, el revestimiento de tu útero no se rompe, por lo tanto, no tendrás tu flujo menstrual (periodo). Sin embargo, algunas mujeres tienen manchas de sangre (un sangrado más tenue a un periodo). A veces este sangrado puede ser confundido por un periodo menstrual y causar que no te des cuente que estás embarazada. Las manchas de sangre regularmente suceden durante los primeros meses del embarazo. ¡Si estás teniendo manchones de sangre y hay una posibilidad que estés embarazada, es muy importante que hables con tu proveedor de servicios de salud!

¿Tendré náuseas matutinas si estoy embarazada?

Las náuseas matutinas son los mareos que algunas mujeres sienten cuando están embarazadas. Algunas de ellas hasta pueden llegar a vomitar. Sin embargo, no todas las mujeres embarazadas tienen náuseas matutinas (algunas nunca las tienen). Las mujeres que padecen de náuseas matutinas suelen sentirse mejor después del primer trimestre (primeros 3 meses del embarazo). Las náuseas matutinas pueden aparecer a cualquier hora del día o la noche.

¿Cómo le digo a mi pareja que estoy embarazada?

No hay solo una respuesta correcta para esta pregunta. Decirle a tu pareja que estas embarazada va a depender en la relación que tienes con él. ¿Estás en una relación seria con él o es algo más casual?

¿La relación siempre ha tenido respeto mutuo o hay historial de abuso? ¿Es él una persona que te podrá dar apoyo o no estás segura? ¿Estás segura que él ES quien te embarazo?

Si sientes que tienes buena comunicación con él, tal vez quieras encontrar un tiempo y lugar callado para dar la noticia y empezar una conversación sobre cuáles serán los próximos pasos. Sin embargo, si no tienes buena comunicación con él o te sientes insegura con él, puedes elegir decirle cuando tengas el apoyo de un adulto o no contarle en absoluto.

¿Cómo le digo a mis padres o tutores que estoy embarazada?

Si estas embarazada es muy importante que consigas atención médica lo más pronto posible para poder aprender cuáles son tus opciones. Es mejor tener apoyo de tus padres, tutor u otro adulto de confianza. Si te preocupa tu bienestar o tienes miedo de contarle a tus padres, empieza hablándole a un adulto en quien confíes o tu proveedor de servicios de salud. De allí, puedes decidir si quieres que te acompañe un adulto de confianza o tu médico cuando le cuentes a tus padres. Tal vez decidas hablar con tus padres o tutores sobre la decisión que vas a tomar sobre tu embarazo, o tal vez decidas pensar sobre la decisión y después hablar con ellos.

¿Qué tal si no les quiero decir a mis padres o tutores que estoy embarazada?

Tienes el derecho de no contarle a tus padres o tutores de tu embarazo. Recuerda que, si decides seguir con el embarazo, tus padres a lo largo se darán cuenta. Si decides tener un aborto, habla con tu proveedor de servicios de salud sobre cuáles son las leyes del estado. La mayoría de los padres ayudan a que consideres tus opciones y a obtener la atención medica necesaria.

Las adolescentes embarazadas necesitan mucho apoyo de las personas importantes en sus vidas. Es posible que estés nerviosa de tener una conversación con tus padres o tutores sobre un tema tan importante como un embarazo (esto es normal). Habla con tu proveedor de servicios de salud sobre todas tus opciones y cómo mantenerte en buena salud.

Embarazo: Embarazo No Deseado

¿Cuáles son mis opciones si tengo un embarazo no deseado?

Si confirmas que tienes un embarazo intrauterino, tienes 3 opciones:

  1. Continuar con el embarazo y volverte madre
  2. Continuar con el embarazo y preparar un plan de adopción
  3. Terminar (dar fin) el embarazo (aborto)
Todas estas opciones tienen pros y contras y no hay una respuesta “correcta” o “incorrecta”. Necesitas pensar muchas cosas antes de decidir qué opción es mejor para ti.

Puede ser útil comenzar a preguntarte a ti misma las siguientes preguntas:

  • ¿Estás lista para volverte madre? ¿Crees que estás lista emocionalmente? ¿Estás saludable?
  • ¿Cómo ser una madre puede influir en si podrás terminar o no la secundaria o la universidad?
  • ¿Puedes lograr tus metas académicas y profesionales a la vez que crías un niño?
  • ¿Puedes mantener un niño? ¿Tienes un trabajo, beneficios médicos y un lugar estable y seguro para vivir?
  • ¿Cuáles son tus creencias (y las de tu familia) acerca de tener un hijo?
  • ¿Cuáles son tus creencias (y las de tu familia) con respecto al aborto?
  • ¿Tendrás la ayuda y el apoyo de tus padres, tutores, hermanos y amigos?
  • ¿Tienes un lugar donde vivir? ¿Puedes vivir en tu casa o necesitas hospedaje?
  • ¿Tu pareja estará involucrada? ¿Qué tanto? ¿Tendrá la capacidad de apoyarte a ti y a tu bebé?
  • ¿Serás capaz de manejar todas las responsabilidades de ser una madre soltera?

¿Cómo puedo tomar la decisión adecuada?

Es importante hablar con un adulto de confianza y tomar una decisión tan pronto como sea posible. Puede que sepas de inmediato lo que quieres hacer o puede que necesites tiempo para descubrirlo. Usualmente las decisiones surgen del interior. Aunque sea difícil, y muchas veces estresante, la decisión final te corresponde a ti.

Decidir si deberías continuar con el embarazo, elegir la adopción o tener un aborto puede ser una decisión que cambie tu vida y venga con todo tipo de sentimientos. La mayoría de las adolescentes descubren que hablar con un consejero les ayuda a aceptar su decisión y afrontar sus sentimientos. Mientras más temprano consigas ayuda, más fácil será lidiar con tus emociones. Deberías comprender TODAS tus opciones y conocer los riesgos y beneficios que suponen antes de tomar una decisión. Rodéate de personas que te amen y se preocupen por ti e intenta limitar tu estrés. Probablemente se sienta abrumador, pero con el tiempo te sentirás cómoda con tu decisión y serás capaz de avanzar y planificar tu futuro.

Si has decidido continuar con tu embarazo, es muy importante tomar decisiones saludables.

  • Agenta una cita con tu médico de cabecera y comienza temprano el cuidado prenatal.
  • Asegúrate de no beber alcohol o tomar drogas. Si fumas, debes dejarlo de inmediato.
  • Habla con tu médico de cabecera sobre qué medicinas son seguras de tomar durante el embarazo. Sé honesta y dile a tu médico si has estado usando drogas en el pasado o el presente. Asegúrate de contarle sobre CUALQUIER medicamento que tomes, incluyendo hierbas u otros suplementos de dieta de venta libre, medicina para el acné y drogas recreacionales. Algunas drogas pueden causar defectos de nacimiento.
  • Toma las vitaminas prenatales que te prescriba tu médico.
  • Habla con tu consejero escolar acerca de tu embarazo y busca formas en las que puedas asistir a clases y terminar tu educación. Muchas escuelas tienen programas especiales para padres adolescentes.
  • Come comida nutritiva. Los adolescentes necesitan calorías extra. Mientras estás embarazada, necesitarás más calorías de alimentos nutritivos para mantenerte a ti y a tu bebé fuertes y saludables.
  • Mantente activa y en movimiento. A menos que tu médico te haya dicho lo contrario, puedes participar en actividades como caminar, correr, nadar, bailar, etc. El ejercicio mantendrá tu cuerpo fuerte y flexible, pero evita actividades físicas riesgosas como deportes de contacto, esquiar y las atracciones del parque de atracciones.
  • Bebe muchos líquidos. Tomar suficientes líquidos es importante para la hidratación. Para cubrir sus necesidades de calcio, debes beber entre 3 y 4 vasos de leche o bebidas de soja enriquecida con calcio.
  • Cepíllate los dientes y usa hilo dental después de las comidas y cuida tus encías cada día.
  • Descansa cada vez que puedas. ¡El embarazo requiere de mucha energía! Habrá momentos en que te sentirás cansada. Descansar ayudará.
  • Escribe un diario o un blog sobre tu embarazo; refleja tus pensamientos y sentimientos.
  • Mantente alejada de los químicos que puedan ser dañinos para ti o tu bebé, tales como ciertos productos de limpieza fuertes, pintura, tintes para el cabello y químicos que alisen u ondulen el cabello. Es una buena idea pensar en tener un estilo de cabello que no requiera de mucho mantenimiento durante tu embarazo que no involucre el uso de químicos para el cabello.
  • Aprende cuáles son las señales tempranas de la labor de parto para que sepas qué esperar.
  • Toma una clase de paternidad. Pregúntale a tu médico sobre clases de paternidad para adolescentes. Quizá quieras revisar si hay clases en tu escuela o en el YWCA o YMCA local. Ser productiva y aprender cómo cuidar un bebé antes de que nazca te ayudará a sentirte más en control y confiada con respecto a ser una buena madre.
  • Busca recursos como WIC (Women, Infants and Children Programs, Healthy Start) para completar tu secundaria, Universidad, guardería y otros recursos.
  • Mantente positiva. Necesitas rodearte de personas que te amen y se preocupen por ti. Necesitarás personas que te ayuden durante tu embarazo o cuando nazca tu bebé. Intenta limitar tu estrés para que puedas estar física y mentalmente saludable.

Embarazo: Embarazo No Deseado – Sobre la Adopción

Adopción

La adopción es una opción para adolescentes que estén embarazadas y no estén listas o que no puedan cuidar al bebé cuando nazca. Hay muchas razones por las que una adolescente pueda decidir dar la custodia de su hijo a otra persona, como a un pariente o a una familia cariñosa que tal vez no conozca

Algunas de estas razones podrían ser que ellas:

  • Todavía están en secundaria o en la universidad
  • Tienen pocos recursos financieros
  • No están emocionalmente preparada para ser madre todavía
  • No se sienten cómodas con tener un aborto

¿Cómo funciona la adopción?

Hay diferentes maneras de hacer un plan de adopción y esta varía de estado a estado. Tu proveedor de atención médica puede ayudar proporcionando información de agencias de adopción (públicas o privadas) o el nombre de un abogado especializado en adopción. A veces las adopciones privadas (por ejemplo: hacer que un pariente se ocupe del bebé) son posibles gracias a la iglesia o a las personas de la comunidad, o se pueden hacer formalmente con un abogado. Los padres potenciales son cuidadosamente seleccionados para asegurar que el bebé sea colocado en un hogar cariñoso y seguro. En algunos casos, la madre biológica conoce a los futuros padres (adoptivos) de antemano; en algunas situaciones, la madre biológica tiene contacto continuo con el niño y la familia (adopción abierta). En otras situaciones, la madre biológica sabe poca información sobre la familia que está adoptando a su bebé, pero puede decidir no conocerla.

¿Cómo sé si la adopción es la opción correcta para mí y para el bebé?

Es importante saber y sentir que estás tomando la mejor decisión que puedas. Tómate tu tiempo y explora tus recursos y opciones. Debes sentirte cómoda con el proceso y con la información sobre los padres adoptivos tanto antes como después del nacimiento del bebé.

Aquí hay algunas preguntas en las que pensar:

  • ¿Qué tipo de padres quiero que críen a mi bebé?
  • ¿Es importante la religión, etnia o raza?
  • ¿Quiero conocer a los padres adoptivos?
  • ¿Los padres adoptivos son capaces de proporcionar un entorno emocional y financiero estable?
  • ¿Cuánto contacto quiero tener con el bebé y los padres adoptivos después?
  • ¿La agencia que he elegido me ayuda con mi atención médica, transporte y otros gastos mientras estoy embarazada?
  • ¿Tendré tiempo con mi bebé después del nacimiento? ¿Por cuánto tiempo?

He decidido hacer un plan de adopción. ¿Cómo les explico a las personas que tienen curiosidad o no están de acuerdo con mi decisión?

No le debes una explicación de tu decisión a nadie. Ser padre o madre es un compromiso de por vida y si no puedes hacerlo en este momento, dar a tu bebé en adopción es una decisión responsable y amorosa.

¿Y si cambio de opinión y decido que quiero criar al bebé?

Así como hacer un plan de adopción fue una decisión seria, también lo es cambiar de opinión. Si después de pensarlo bien y hablar con adultos de confianza en tu vida sientes que has cometido un error, quizá puedas detener el proceso de adopción. Las leyes de cada estado son diferentes, pero todos los estados requieren un periodo de espera entre el momento en que un bebé es transferido a otra familia y cuando la adopción se vuelve legal. Revisa con la agencia o el abogado que originalmente ayudó con el proceso de adopción.

¿Qué es una adopción abierta?

Una adopción abierta es aquella en la que la madre biológica (y el padre si está involucrado) tiene contacto regular con el bebé y sus padres adoptivos. Tu agencia de adopción te puede decir más sobre las ventajas y desventajas de una adopción abierta. Es una decisión personal y no hay forma correcta ni incorrecta de hacer esto.

¿Y si quiero saber sobre el niño mientras crece?

En muchos casos, las madres biológicas y los padres adoptivos (que no se encuentran en una situación de adopción abierta) se mantienen en contacto a lo largo de los años según un calendario sugerido por la agencia de adopción. Por ejemplo, te pueden mandar fotos del niño todos los años alrededor de su cumpleaños o en un día festivo. También puedes pedir a los padres adoptivos que te manden una nota cada año sobre los logros, éxitos, gustos y disgustos del niño. Como parte del proceso de adopción puedes decidir el tipo y la cantidad de contacto que deseas mantener con el niño y la familia adoptiva.

¿Y si quiero escribir una carta al niño después de que sea adoptado?

Se recomienda a las madres biológicas (y a los padres si están involucrados) que escriban una carta al niño adoptado.

Estas cartas pueden incluir:

  • Tus razones por decidir la adopción
  • Algunos detalles sobre ti mismo (gustos/disgustos, pasatiempos, talentos)
  • Algunos detalles sobre tu familia
  • Tus deseos y expectativas para el niño mientras crece

Normalmente, esta carta se sella y se entrega a los padres adoptivos o a la agencia de adopción, pero no se entrega al niño hasta que sea un adolescente o un joven adulto. Aparte de esto, la comunicación con el niño es parte del proceso de adopción. Hablarás de esto y lo resolverás con la agencia de adopción antes de que nazca el bebé.

La decisión de seguir adelante con un plan de adopción es normalmente un proceso emocional, incluso cuando una joven ha pensado en ello por mucho tiempo y está segura que no puede ser madre en este momento. Puede ser muy útil hablar con un adulto de confianza sobre tus preocupaciones y miedos. Asegúrate de cuidarte y rodearte con personas que te quieran y te apoyen para que puedas tomar la mejor decisión para ti y tu bebé.

Embarazo: Embarazo No Deseado – Acerca del Aborto

Muchos jóvenes tienen preguntas sobre el embarazo y el aborto. Si acabas de descubrir que estás embarazada puedes sentirte abrumada, triste, feliz o insegura sobre las opciones y próximos pasos. Es posible que te preocupe con quién hablar. En algunos lugares del mundo, el aborto es legal y seguro y en otros lugares, el aborto es ilegal o no fácilmente disponible. Esta guía te dará información precisa sobre tus opciones, dependiendo de cuántas semanas de embarazo tengas, si tienes alguna condición de salud especial y de dónde vivas. Puede ser útil hablar con un adulto de confianza (madre, padre, tutor, consejero, etc.) sobre tu situación y recibir apoyo para tomar la mejor decisión.

Si confirmas que tienes un embarazo intrauterino normal, puede que tengas tres opciones:

  • Continuar con el embarazo y convertirte en madre
  • Continuar con el embarazo y desarrollar un plan de adopción
  • Terminar con el embarazo y tener un aborto

¿Qué tipo de aborto es mejor para mí?

Hay dos tipos de aborto:

  • Aborto médico (“pastilla abortiva”).
  • Aborto en clínica o “aborto quirúrgico”.
  • El tipo de aborto que elegirás puede depender de qué tan avanzado esté el embarazo, cuánto apoyo tienes en casa, tu historial médico y tus preferencias. El “mejor” para ti ¡es el más seguro! Es importante consultar con tu médico sobre qué tipo de aborto es el adecuado para ti.

¿Qué es un aborto médico?

El aborto médico consiste en usar medicamentos recetados para abortar que puede ser usado hasta los 70 días (10 semanas) de embarazo, el cual es similar a tener un aborto espontáneo en casa. Es seguro y efectivo, y funciona el 91-98% del tiempo. Por lo general, es un proceso de múltiples pasos que requiere un seguimiento estricto.

El primer medicamento, mifepristona, bloquea la progesterona, una hormona en tu cuerpo necesaria para apoyar el embarazo. Este es el medicamento que empieza el aborto. Normalmente, las personas no sufren efectos secundarios con este medicamento, pero es normal si experimentas un poco de náuseas. Si vomitas dentro de 30 minutos después de tomar la mifepristona, tienes que llamar a tu médico de inmediato, es posible que tengas que volver a tomar la pastilla.

El segundo medicamento, misoprostol, se usa en casa entre 12 y 48 horas después. El misoprostol hace el útero tenga cólicos y que el cuello uterino se abra. Este paso causa cólicos y sangrado, que varían desde ser como un “período normal” a sangrados intensos con coágulos grandes. El sangrado más intenso puede durar varias horas, y es posible que tengas sangrado irregular durante unas semanas después de eso. Durante el aborto, puedes experimentar náuseas, vómitos, diarrea y fiebre leve (de hasta 100.4 F).

El aborto médico puede tardar varias horas, así que asegúrate de tener un lugar seguro para pasar el aborto, acceso a un baño y el apoyo de alguien que pueda ayudarte (como un padre o tutor).

Tendrás que hacer una cita de seguimiento con tu médico para asegurarte de que el aborto funcionó. Esto se puede hacer con un análisis de sangre o una ecografía.

¿El aborto médico es seguro?

Aunque el aborto médico se considera seguro, hay riesgos con cualquier procedimiento. Algunos de ellos podrían ser infección, hemorragia (sangrado abundante que no es seguro) o reacción alérgica.

También es posible que el aborto no sea efectivo; a veces el aborto no se realiza en su totalidad (cuando todavía hay tejido del embarazo en el útero) o no funciona en absoluto. Aunque esto no es común, no es imposible, por lo que es muy importante ir a la cita de seguimiento con tu proveedor de servicios de aborto según lo recomendado. Si el aborto con medicamentos no funciona o es incompleto, a veces se necesita un aborto quirúrgico para completar el aborto.

No debes de tomar la pastilla abortiva si:

  • No estás segura de querer terminar el embarazo
  • Llevas más de 10 semanas embarazada
  • No planeas tomar la segunda dosis o no estás segura de poder tomar la segunda dosis del medicamento
  • No puedes ir a la cita de seguimiento con tu proveedor de servicios de aborto
  • No tienes un teléfono
  • No tienes un lugar seguro para pasar por el aborto
  • No tienes a nadie que pueda estar contigo cuando tomes las pastillas de misoprostol en casa
  • Tienes trastornos sanguíneos particulares (como un trastorno hemorrágico o un problema de coagulación y tomas anticoagulantes)
  • Tienes colocado un DIU (dispositivo intrauterino). Tendrás que quitarte esto antes de hacerte el aborto con medicamentos.

¿Qué es un aborto en clínica o quirúrgico?

Un aborto quirúrgico es un procedimiento que termina un embarazo. Aunque la mayoría de los abortos se realizan en el primer trimestre (hasta 12 semanas), cada estado tiene diferentes leyes sobre qué tan avanzado puede estar un embarazo para tener un aborto. El aborto quirúrgico tiene aproximadamente un 99% de efectividad. Normalmente un médico realiza el procedimiento en un consultorio externo, una clínica o un hospital.

¿Qué pasa con un aborto en clínica o quirúrgico?

En la mayoría de los casos, el procedimiento normalmente dura menos de 10 minutos (sin contar el tiempo de preparación y de recuperación, que en total es un par de horas). Así es como se realiza:

  1. Primero, te administran analgésicos y relajantes.
  2. Luego, se adormece el cuello uterino. Cuando adormecida, te insertan un tubo delgado en la vagina, a través del cuello uterino y dentro del útero.
  3. Luego, el tubo se conecta a una aspiradora especial. Cuando se enciende la succión, se extrae el tejido del embarazo. A veces, el tejido también se extrae con un instrumento médico llamado “cureta”.
  4. Después, el médico normalmente te recetará un antibiótico.
  5. Descansarás en la sala de recuperación durante 20-60 minutos.

¿Es seguro tener un aborto quirúrgico?

Sí. Un aborto es típicamente un procedimiento seguro y rutinario. Antes de que el aborto fuera legal en Estados Unidos, no había normas para asegurar un estándar de cuidado seguro. Los abortos ilegales eran costosos, dolorosos y había un alto riesgo de infección debido a las condiciones sucias y falta de seguimiento. Ahora, los abortos en Estados Unidos se realizan en oficina limpias con un equipo de profesionales médicos que también ofrecen asesoramiento y atención de seguimiento.

Aunque no son comunes las complicaciones con un aborto rutinario, los riesgos incluyen infección, hemorragia, daño a los órganos (cuello del útero, útero) o un aborto incompleto. Si experimentas alguno de estos síntomas después del aborto, debes llamar a tu médico de inmediato:

  • Sangrado Abundante (llenando una toalla sanitaria en menos de una hora)
  • Fiebre (temperatura de 100.4 o más)
  • Dolor pélvico o abdominal que no desaparece con medicamentos
  • Secreción vaginal maloliente y de aspecto extraño
  • Síntomas del embarazo que no desaparecen

Algunas personas se preocupan por ver manifestantes afuera de la clínica. Muchas clínicas tienen seguridad y escoltas para acompañarte al edificio y mantenerte segura.

¿Dónde puedo realizarme un aborto?

Hay algunas clínicas que pueden parecer que realizan abortos, pero en realidad no lo hacen; su misión es evitar que te hagas un aborto. Entonces asegúrate de investigar y verificar que la clínica que has elegido te puede dar el asesoramiento y acceso a los servicios de aborto y anticoncepción que deseas.  

¿Cuánto cuesta un aborto?

Muchos seguros médicos cubren el aborto. Si no estás segura, pregunta cuando agendes tu cita y verifica con tu compañía de seguro. Para verificar llame al número de atrás de la tarjeta de seguro.

Si tu seguro no cubre el aborto, consulte con la Red Nacional de Fondos para el Aborto para ver cómo pueden ayudar.

El precio del aborto puede variar dependiendo de muchos factores (dónde vives, qué tan avanzado está el embarazo, la sedación, el transporte, etc.). Pregunta cuando llames para agendar tu cita.

¿Cómo puedo tomar esta decisión?

A veces, la decisión de tener un aborto puede ser difícil de tomar y, a veces, no lo es. Eso depende de la persona. A muchas personas les resulta útil hablar con un adulto de confianza (un padre, tutor, consejero, enfermera o médico de atención primaria) sobre tus opciones. Independientemente de lo que decidas, tienes derecho a información precisa y un apoyo libre de juicios.

Algunos factores en los que las personas piensan cuando quedan embarazadas son su situación de vida, el apoyo de su pareja, familia o amigos, los planes de educación o de carrera, las creencias religiosas y su situación financiera… ¡la lista podría seguir y seguir!  

¿Mi pareja tiene voz y voto en esta decisión?

Algunas personas deciden decirle a la persona de la que quedaron embarazadas que están considerando un aborto y otras no; eso realmente depende de la persona y la situación. Aunque algunas personas piensan que es de gran ayuda decírselo a su pareja, siempre debe ser TU decisión cómo seguir adelante con el embarazo. Esto también aplica a amigos y familiares.

¿Mis padres tienen derecho a participar en mi decisión de tener un aborto?

Los padres pueden ayudarte mucho en tu decisión sobre qué es mejor para ti. Algunos adolescentes se sienten cómodos y seguros hablando con un padre o tutor, otros no.

Si eres menor de 18 años, algunos estados requieren que tus padres o tutores participen concediéndote el permiso, o puedes solicitar una falla judicial (permiso del tribunal) en lugar de notificar a los padres o tutores. Nadie puede obligarte a tener un aborto.

Consulte el enlace para ver qué requiere tu estado.

¿Podré quedar embarazada y tener hijos en el futuro si me hago un aborto?

Sí. La mejor manera de proteger tu futura fertilidad es evitar contraer infecciones de transmisión sexual (ITS) como clamidia y gonorrea evitando tener sexo y usando condones cada vez que tengas sexo. También es muy importante hablar con la clínica antes del aborto sobre qué tipo de anticoncepción te gustaría comenzar después de tu aborto. Para obtener una lista de opciones haz clic aquí.

¿Qué hago con las personas que me dicen que no creen en los abortos y están enojadas conmigo por pensar en tener uno?

El aborto puede ser un tema emocional para algunas personas. Tanto los que apoyan el derecho al aborto como los que no creen en el aborto se sienten muy convencidos de sus creencias y algunas conversaciones pueden resultar muy incómodas. Puedes decir que ellos tienen derecho a opinar; sin embargo, tú también tienes derecho a tener tu opinión y tu decisión.

La decisión de tener un aborto puede ser complicada; por lo tanto, es mejor hablar con alguien en quien confíes. Debes entender TODAS tus opciones y conocer todos los riesgos y beneficios involucrados antes de tomar TU decisión.

Embarazo: Cómo Tener un Embarazo Saludable

Si has decidido continuar con tu embarazo, es muy importante tomar decisiones saludables.

  • Agenda una cita con tu médico y comienza temprano el cuidado prenatal.
  • Asegúrate de no beber alcohol o tomar drogas. Si fumas, déjalo de inmediato.
  • Habla con tu médico sobre qué medicamentos son seguros de tomar durante tu embarazo. Sé honesta y dile a tu médico si has usado o abusado de las drogas en el pasado o el presente. Asegúrate de decirle a tu médico acerca de CUALQUIER medicamento que tomes, incluyendo hierbas, medicamentos de venta libres, medicina para el acné y drogas recreacionales. Algunas drogas pueden causar defectos de nacimiento.
  • Toma las vitaminas prenatales que te prescriba tu médico. También pregunta acerca de tomar un suplemento de vitamina D.
  • Habla con tu consejero escolar acerca de tu embarazo y encuentra formas en las que puedas asistir a clases y terminar tu educación. Muchas escuelas tienen programas especiales para padres adolescentes.
  • Come alimentos nutritivos. Los adolescentes necesitan calorías extras. Mientras estés embarazada, necesitas más calorías de alimentos nutritivos para mantenerte a ti y a tu bebé fuerte y saludable. Tu bebé depende de ti para recibir alimento y agua. Pregúntale a tu médico si puedes reunirte con un dietista (una persona entrenada que puede aconsejarte sobre cómo comer una dieta saludable).
  • Mantente activa y en movimiento. A menos que tu médico te diga lo contrario, puedes participar en actividades como caminar, correr, nadar, bailar, etc. El ejercicio mantendrá tu cuerpo fuerte y flexible, pero evita actividades de riesgo como deportes de contacto, esquiar y las atracciones de los parques de atracciones.
  • Bebe mucho líquido. Tomar suficiente líquido es importante para la hidratación. Bebe entre 3 y 4 vasos de leche o bebida de soja enriquecida con calcio. También, bebe mucha agua, té de hierbas u otra bebida no alcohólica hasta que tu orina esté entre clara a un amarillo pálido.
  • Cepilla tus dientes y usa hilo dental después de las comidas y cuida tus encías todos los días.
  • Descansa cada vez que puedas. ¡El embarazo consume mucha energía! Habrá momentos en que te sientas cansada. Descansar ayudará.
  • Continúa usando condones cuando tengas relaciones sexuales durante el embarazo. Usar condones te protegerá de ITS que puedan ser dañinas tanto para ti como para tu bebé.
  • Lleva un diario o un blog de tu embarazo; refleja tus pensamientos y sentimientos.
  • Mantente alejada de los químicos que puedan ser dañinos para ti o tu bebé, tales como ciertos productos de limpieza fuertes, pintura, tintes para el cabello y químicos que alisen u ondulen el cabello. Es una buena idea pensar en tener un estilo de cabello que no requiera de mucho mantenimiento durante tu embarazo que no involucre el uso de químicos para el cabello.
  • Aprende cuáles son las señales tempranas de la labor de parto para que sepas qué esperar.
  • Toma una clase de paternidad. Pregúntale a tu médico sobre clases de paternidad para adolescentes. Quizá quieras revisar si hay clases en tu escuela o en el YWCA o YMCA local. Ser productiva y aprender cómo cuidar un bebé antes de que nazca te ayudará a sentirte más en control y confiada con respecto a ser una buena madre.
  • Busca recursos como WIC (Women, Infants and Children Programs, Healthy Start) para completar tu secundaria, Universidad, guardería y otros recursos.
  • Mantente positiva. Necesitas rodearte de personas que te amen y se preocupen por ti. Necesitarás personas que te ayuden durante tu embarazo o cuando nazca tu bebé. Intenta limitar tu estrés para que puedas estar física y mentalmente saludable.

Embarazo: Embarazo Ectópico/ Embarazo Tubárico y Aborto Espontáneo

Embarazo Normal: Un embarazo normal ocurre cuando un óvulo fecundado se implanta dentro del útero. El óvulo fecundado continúa creciendo y desarrollándose hasta ser un feto.

Embarazo Ectópico: Un embarazo ectópico sucede cuando el óvulo fecundado se implanta fuera del útero. Un embarazo ectópico puede ocurrir en el ovario, abdomen, cuello uterino o trompas de Falopio, pero más del 95% de las veces ocurre en una de las trompas. Es por esto que un embarazo ectópico frecuentemente es considerado lo mismo que un “embarazo tubárico”.

Embarazo tubárico: Un embarazo tubárico ocurre después de que el óvulo fecundado se implanta en la trompa de Falopio y se empieza a desarrollar. Sin embargo, el óvulo no puede sobrevivir fuera del útero, ya que no conseguirá los nutrientes necesarios o no tendrá el espacio suficiente (en la trompa) para crecer.

¿Cuáles son los síntomas de un embarazo ectópico?

Los síntomas tempranos de un embarazo ectópico son los mismos de un embarazo normal, tales como pérdida de la menstruación, sensibilidad en las mamas y a veces náuseas. Algunas mujeres pueden no experimentar síntomas o “signos de alertas” tempranos.

Los síntomas de un embarazo ectópico pueden incluir:

  • Sangrado vaginal (usualmente es ligero al principio, luego el sangrado se vuelve más abundante)
  • Cólicos y dolor en el vientre bajo o abdomen.

Los síntomas posteriores a un embarazo ectópico pueden incluir: 

  • Dolor abdominal severo.
  • Sangrado vaginal abundante.
  • Aturdimientos
  • Mareos

¿Quién está en riesgo de tener un embarazo ectópico?

Cualquier mujer puede tener un embarazo ectópico, pero ciertas condiciones pueden ponerte a mayor riesgo.

Estas condiciones incluyen:

  • Embarazo ectópico previos.
  • Infecciones pélvicas anteriores (como clamidia y gonorrea) que puedan haber causado cicatrices de las trompas de Falopio.
  • Cicatrización de las trompas de Falopio por una cirugía anterior.

¿Un óvulo fecundado puede sobrevivir fuera del útero?

Es muy raro, pero en general un óvulo fecundado no puede vivir fuera del útero; ya que este necesita de espacio para crecer y una fuente nutricional.

¿Cuáles son los tipos de tratamientos para un embarazo ectópico?

El tipo de tratamiento depende de la localización del embarazo y tu preferencia. Se puede administrar un medicamento llamado Metotrexato en forma de varias inyecciones. Este medicamento funciona deteniendo el crecimiento del óvulo y disolviendo las células. El Metotrexato es más efectivo cuando un embarazo ectópico se diagnostica temprano, pero requiere muestras de sangre posteriores para asegurar que el embarazo ha sido tratado con éxito. Como alternativa, la cirugía es otra opción y puede ser realizada a través de incisiones pequeñas (laparoscopía). La cirugía puede ser recomendada especialmente si las trompas de Falopio se han roto y resulta en una hemorragia.

Las mujeres nacen con dos trompas de Falopio, si una es dañada o removida, la otra debe funcionar con normalidad.

Si crees que puedas estar embarazada, es importante confirmarlo y recibir cuidados prenatales. Si sientes dolor y sangrado durante el embarazo, debes estar consciente que esto NUNCA es normal. Si tienes cualquier síntoma inusual incluyendo dolor, sangrado vaginal, aturdimiento, mareos o náuseas, dirígete a la sala de emergencias más cercana para ser examinada inmediatamente. Cuéntale al equipo de la sala de emergencia si eres sexualmente activa y pide una prueba de embarazo. Si la prueba es positiva, es posible que te hagan un ultrasonido para asegurarse de que tu embarazo está en el lugar correcto.

Aborto espontáneo

En un embarazo normal toma alrededor de 38 semanas que el óvulo fecundado se convierta en un feto y luego en un bebé completo. Sin embargo, hay momentos en que el óvulo fecundado no continúa creciendo y se pierde el embarazo. Se le llama aborto espontáneo a una pérdida temprana del embarazo (antes de las 20 semanas). Algunas veces un aborto espontáneo ocurre antes de que una mujer (adolescente o adulta) se dé cuenta de que está embarazada y usualmente ella no ha hecho nada que pudiera causarlo. Tener un aborto espontáneo puede ser perturbador, tomará tiempo sanar física y emocionalmente.

¿Cuál es el termino médico para “aborto”?

El termino médico es “aborto espontáneo”, pero no es lo mismo que un aborto terapéutico o aborto electivo. Un aborto espontáneo es cuando un embarazo termina “espontáneamente”, inesperadamente o repentinamente. Hay diferentes razones por las cuales esto pasa, pero lo más frecuente es que la razón sea desconocida.

¿Qué causa un aborto espontáneo?

Puede haber diferentes razones por las cuales un embarazo termina repentinamente. La mayoría de las veces un aborto espontáneo ocurre porque el ovulo fecundado o feto no está creciendo o desarrollándose de manera normal. Si el feto no se forma y el tejido fetal no crece, se le es llamado “huevo huero”.

¿Qué es un huevo huero?

Un huevo huero es un óvulo fecundado que tiene una placenta, pero no un embrión.  El óvulo fecundado se adhiere a la parte interna del útero. El saco se desarrolla, pero ya que no hay embrión, el embarazo no puede continuar.

¿Qué pasa cuando el feto para de crecer?

Si el feto para de crecer (muerte fetal temprana), entonces habrá un aborto espontáneo. El feto es normalmente muy pequeño y si el tejido es eliminado no se ve como un feto.

¿Cuáles son otras causar para un aborto espontáneo o un huevo huero?

  • Usualmente, la causa de un huevo huero es desconocida y no vuelve a ocurrir.
  • Factores genéticos, como un problema en los cromosomas (genes) del feto.
  • Embarazo Molar, también conocido como ETG.

¿Qué NO causa un aborto espontáneo?

Sabemos que actividades normales, ejercicio regular y la mayoría de los trabajos no causan abortos espontáneos. No existen pruebas de que tener relaciones sexuales sea causa de un aborto espontáneo.

¿Quién está en riesgo de sufrir un aborto espontáneo?

Cualquiera puede tener un aborto espontáneo, pero una adolescente o mujer está en mayor riesgo si tiene una o más de las siguientes condiciones o comportamientos:

  • Infección en el útero (matriz) o feto.
  • Problemas de salud como diabetes descontrolada.
  • Problemas con el útero (forma anormal).
  • Problemas con el cuello del útero (segundo o tercer trimestre)
  • Fumar
  • Abuso de drogas o alcohol.

¿Cuáles son los síntomas de un aborto espontáneo?

Las hemorragias son el síntoma más común de un aborto espontáneo; sin embargo, algunas mujeres y adolescentes pueden tener un sangrado sutil durante los primeros meses de embarazo sin problemas, esto puede parecer confuso. Puede ser útil pensar en los siguientes síntomas como signos de alerta y una razón para contactar a tu médico de familia.

Signos de alerta de un aborto espontáneo:

  • Manchado vagina o sangrado.
  • Cólicos.
  • Fluidos que repentinamente brotan de la vagina.
  • Sangrado espeso (coágulos o tejidos) proveniente de la vagina (Comunícate con tu médico de inmediato).

¿Qué pasa si tengo que ir al hospital?

 Es probable que necesites un examen pélvico para ver si tu cuello uterino se ha dilatado (abierto) o un ultrasonido pélvico.

Si tu cuello uterino se ha dilatado, es probable que hayas tenido un aborto completo o parcial. Si tu médico considera que has tenido un aborto “completo” después de examinarte, es posible que no necesites un procedimiento. A veces el tejido no ha salido completamente del útero (aborto parcial). Si esto pasa, podrías necesitar un procedimiento de rutina llamado “D & E”.

Si eres RH (D) negativo, preguntale a tu médico de familia si necesitas un medicamento especial llamado “inmunoglobulina”

¿Qué es un D y E?

Un “D y E” significa dilatación y evacuación. Este procedimiento puede ser realizado en el consultorio de tu médico de familia o en una sala de emergencias bajo anestesia local o en una sala quirúrgica en un hospital (bajo anestesia general mientras duermes). El cuello uterino debe ser dilatado y luego es removido cualquier tejido que haya quedado.

¿Qué pasa después de tener un aborto espontáneo?

Después de un aborto espontáneo tendrás algún sangrado vaginal, pero no debería ser abundante. También podrías tener cólicos abdominales leves.  Esto pasa porque tu útero (matriz) se está estrechando y volviéndose más pequeño (a su forma y tamaño anterior al embarazo). Debes ir a ver a tu doctor de familia para consulta de revisión en un par de semanas o antes si presentas alguno de los siguientes problemas.

Llama a tu médico de inmediato si tienes:

  • Sangrado vaginal abundante.
  • Fiebre o escalofríos.
  • Dolor abdominal severo.

Tu médico puede darte instrucciones específicas sobre cuánto tiempo debes quedarte en casa y descansar y cuándo es sano estar físicamente y sexualmente activa.

¿Puedo quedar embarazada después de un aborto espontáneo?

Si estuviste embarazada una vez, sabes que eres “fértil” (ovulas y puedes quedar embarazada). Es importante saber que puedes ovular (producir óvulos) tan solo dos 2 semanas después de tener un aborto espontáneo. Esto significa que puedes quedar embarazada de inmediato si eres sexualmente activa y no estás usando un método anticonceptivo. Si no quieres quedar embarazada, habla con tu doctor sobre métodos de anticoncepción.

¿Por qué me siento tan triste?

Independientemente de si tu embarazo fue planeado o no, es normal sentirse triste cuando descubres que tuviste un aborto. Algunas emociones se deben a los cambios hormonales que vienen con tu embarazo y aborto. Puedes experimentar una variedad de emociones desde sentir alivio a sentir molestia y tristeza.

Es importante hablar con tu doctor si estás extremadamente triste, llorando mucho, tienes problemas para concentrarte o dormir. Muchas mujeres jóvenes dicen que es de gran ayuda hablar con un consejero o trabajador social.