Embarazo: Cómo Tener un Embarazo Saludable

This guide in English

Si has decidido continuar con tu embarazo, es muy importante tomar decisiones saludables.

  • Agenda una cita con tu médico y comienza temprano el cuidado prenatal.
  • Asegúrate de no beber alcohol o tomar drogas. Si fumas, déjalo de inmediato.
  • Habla con tu médico sobre qué medicamentos son seguros de tomar durante tu embarazo. Sé honesta y dile a tu médico si has usado o abusado de las drogas en el pasado o el presente. Asegúrate de decirle a tu médico acerca de CUALQUIER medicamento que tomes, incluyendo hierbas, medicamentos de venta libres, medicina para el acné y drogas recreacionales. Algunas drogas pueden causar defectos de nacimiento.
  • Toma las vitaminas prenatales que te prescriba tu médico. También pregunta acerca de tomar un suplemento de vitamina D.
  • Habla con tu consejero escolar acerca de tu embarazo y encuentra formas en las que puedas asistir a clases y terminar tu educación. Muchas escuelas tienen programas especiales para padres adolescentes.
  • Come alimentos nutritivos. Los adolescentes necesitan calorías extras. Mientras estés embarazada, necesitas más calorías de alimentos nutritivos para mantenerte a ti y a tu bebé fuerte y saludable. Tu bebé depende de ti para recibir alimento y agua. Pregúntale a tu médico si puedes reunirte con un dietista (una persona entrenada que puede aconsejarte sobre cómo comer una dieta saludable).
  • Mantente activa y en movimiento. A menos que tu médico te diga lo contrario, puedes participar en actividades como caminar, correr, nadar, bailar, etc. El ejercicio mantendrá tu cuerpo fuerte y flexible, pero evita actividades de riesgo como deportes de contacto, esquiar y las atracciones de los parques de atracciones.
  • Bebe mucho líquido. Tomar suficiente líquido es importante para la hidratación. Bebe entre 3 y 4 vasos de leche o bebida de soja enriquecida con calcio. También, bebe mucha agua, té de hierbas u otra bebida no alcohólica hasta que tu orina esté entre clara a un amarillo pálido.
  • Cepilla tus dientes y usa hilo dental después de las comidas y cuida tus encías todos los días.
  • Descansa cada vez que puedas. ¡El embarazo consume mucha energía! Habrá momentos en que te sientas cansada. Descansar ayudará.
  • Continúa usando condones cuando tengas relaciones sexuales durante el embarazo. Usar condones te protegerá de ITS que puedan ser dañinas tanto para ti como para tu bebé.
  • Lleva un diario o un blog de tu embarazo; refleja tus pensamientos y sentimientos.
  • Mantente alejada de los químicos que puedan ser dañinos para ti o tu bebé, tales como ciertos productos de limpieza fuertes, pintura, tintes para el cabello y químicos que alisen u ondulen el cabello. Es una buena idea pensar en tener un estilo de cabello que no requiera de mucho mantenimiento durante tu embarazo que no involucre el uso de químicos para el cabello.
  • Aprende cuáles son las señales tempranas de la labor de parto para que sepas qué esperar.
  • Toma una clase de paternidad. Pregúntale a tu médico sobre clases de paternidad para adolescentes. Quizá quieras revisar si hay clases en tu escuela o en el YWCA o YMCA local. Ser productiva y aprender cómo cuidar un bebé antes de que nazca te ayudará a sentirte más en control y confiada con respecto a ser una buena madre.
  • Busca recursos como WIC (Women, Infants and Children Programs, Healthy Start) para completar tu secundaria, Universidad, guardería y otros recursos.
  • Mantente positiva. Necesitas rodearte de personas que te amen y se preocupen por ti. Necesitarás personas que te ayuden durante tu embarazo o cuando nazca tu bebé. Intenta limitar tu estrés para que puedas estar física y mentalmente saludable.