Embarazo: Embarazo no planeado

This guide in English

¿Cuáles son mis opciones si tengo un embarazo no planeado?

Si estás embarazada tienes las siguientes 3 opciones:

  1. Continuar con el embarazo y ser madre
  2. Continuar con el embarazo y dar al bebé en adopción
  3. Terminar el embarazo (aborto)
Todas estas opciones tienen pros y contras. No hay una respuesta “correcta” o “incorrecta”. Tendrás que pensar en muchas cosas antes de decidir qué opción es la mejor para ti.

Hacerte las siguientes preguntas puede ser de ayuda:

  • ¿Estás lista para ser madre? ¿Crees que estás lista emocionalmente? ¿Tienes buena salud?
  • ¿Cómo afectará el hecho de ser madre de que puedas o no terminar la escuela secundaria o la universidad?
  • ¿Puedes alcanzar tus metas escolares y profesionales mientras crías a tu hijo/a?
  • ¿Puedes mantener a un niño/a? ¿Tienes trabajo, beneficios sanitarios y un lugar seguro y estable para vivir?
  • ¿Cuáles son tus creencias (y las de su familia) sobre tener un hijo/a?
  • ¿Cuáles son tus creencias (y las de su familia) sobre el aborto?
  • ¿Tendrás la ayuda y el apoyo de tus padres o tutores, hermanos y amigos?
  • ¿Tienes una vivienda? ¿Puedes vivir en tu casa o necesitas un refugio?
  • ¿Tu pareja estará presente? ¿Qué tan presente? ¿Podrá ayudar a mantenerte a ti y a tu bebé?
  • ¿Serás capaz de encargarte de todas las responsabilidades que tiene una madre soltera?

¿Cómo tomo una decisión con la que pueda vivir?

Es importante hablar con un adulto de confianza y tomar una decisión lo antes posible. Puede que sepas inmediatamente lo que quieres hacer o que necesites tiempo para averiguarlo. A menudo, la decisión surge desde dentro. Aunque es difícil y, con frecuencia, estresante, la decisión final depende de ti.

Decidir si continuar con el embarazo, optar por la adopción o abortar puede ser una decisión que cambie tu vida y que conlleva todo tipo de sentimientos. La mayoría de las chicas descubren que hablar con un consejero les ayuda a aceptar la decisión y a hacer frente a sus sentimientos. Cuanto antes recibas ayuda, más fácil te resultará enfrentar tus emociones. Debes entender TODAS las opciones y conocer los riesgos y beneficios involucrados antes de tomar una decisión. Rodéate de gente que te quiera y se preocupe por ti, e intenta reducir tu estrés. Probablemente te sientas abrumada en ese momento, pero, con el tiempo, te sentirás cómoda con tu decisión y podrás seguir adelante y planificar tu futuro.

Si has decidido continuar con tu embarazo, es muy importante que tomes decisiones saludables:

  • Haz una cita con tu médico y comienza la atención prenatal lo antes posible.
  • Asegúrate de no beber alcohol ni tomar drogas. Si fumas, deja de hacerlo inmediatamente.
  • Habla con tu médico y pregúntale qué medicamentos puedes tomar durante el embarazo. Sé honesta y dile a tu médico si has consumido drogas en el pasado o en el presente. Asegúrate de informarle a tu médico sobre CUALQUIER medicamento que tomes, incluyendo hierbas u otros suplementos dietéticos de venta libre, medicamentos para el acné y drogas recreativas. Ciertas drogas pueden causar defectos de nacimiento.
  • Toma las vitaminas prenatales que te haya recetado el médico. Pregunta sobre la posibilidad de tomar un suplemento de vitamina D.
  • Habla con tu consejero de orientación en la escuela sobre tu embarazo y averigua de qué manera puedes asistir a clases para terminar tu educación. Muchas escuelas tienen programas especiales para padres adolescentes.
  • Come alimentos nutritivos. Los adolescentes necesitan calorías adicionales. Mientras estés embarazada, necesitarás más calorías de alimentos nutritivos para mantenerte a ti y a tu bebé fuertes y saludables. Tu bebé depende de ti para obtener alimentos y agua. Pregúntale a tu médico si puedes agendar una cita con un dietista (persona capacitada para dar consejos sobre cómo llevar una dieta saludable).
  • Mantente activa y sigue moviéndote. A menos que tu médico te haya dicho lo contrario, puedes participar en distintas actividades, por ejemplo, caminar, correr, nadar, bailar, etc. El ejercicio mantendrá tu cuerpo fuerte y flexible, pero evita las actividades físicas de riesgo, como los deportes de contacto, el esquí alpino y los juegos de los parques de diversiones.
  • Bebe mucho líquido. Para estar hidratados es importante tomar suficientes líquidos. Para las necesidades de calcio, bebe de 3 a 4 tazas de leche o una bebida de soja fortificada con calcio. Además, bebe mucha agua, té de hierbas u otras bebidas no alcohólicas hasta que tu orina sea clara o de color amarillo pálido.
  • Cepíllate los dientes y usa hilo dental después de las comidas y cuida las encías todos los días.
  • Descansa siempre que puedas. ¡El embarazo te hace gastar mucha energía! Habrá momentos en los que te sentirás cansada. Descansar te ayudará.
  • Escribe en un diario o en un blog acerca de tu embarazo; reflexiona sobre tus pensamientos y sentimientos.
  • Mantente alejada de los productos químicos que podrían ser perjudiciales para ti o para tu bebé, como ciertos productos de limpieza fuertes, pintura, tintes para el cabello y productos químicos que alisan el pelo o que hacen las permanentes. Es una buena idea pensar en un estilo de cabello de bajo mantenimiento durante tu embarazo que no implique el uso de productos químicos para el cabello.
  • Aprende las primeras señales del parto para ya saber qué esperar.
  • Toma una clase para padres. Pregúntale a tu médico sobre las clases para padres adolescentes. Tal vez quieras consultar en tu escuela o en la YWCA o YMCA local para ver si hay clases. Ser proactiva y aprender a cuidar de tu bebé antes de que nazca te ayudará a sentirte más en control y segura para ser una buena madre.
  • Averigua sobre recursos, como las opciones del programa WIC (Women, Infants and Children Programs, Healthy Start) para poder completar tu educación secundaria o universitaria, para aprender sobre el cuidado de los niños/as y otros recursos.
  • Mantente positiva. Necesitarás rodearte de personas que te quieran y se preocupen por ti. Necesitarás ayuda durante tu embarazo y cuando tu bebé nazca. Trata de reducir tu estrés para poder estar sana tanto mental como físicamente.