Salud Universitaria: Problemas de Salud Mental

This guide in English
group of students

¿Cómo puedo desarrollar una vida social saludable en la universidad?

Mantente en contacto con tus familiares y los amigos de tu ciudad natal, pero asegúrate de conseguir nuevas amistades en la escuela. Probablemente encontrarás nuevos amigos en orientación, en los primeros días de clase, en tu salón de clases, en eventos sociales, en la cafetería, en clubes o deportes y a través de otros amigos. No te preocupes si te toma un poco de tiempo encontrar nuevos amigos, tarde o temprano ocurrirá. Tus compañeras de cuarto pueden convertirse en buenas amigas o puede que no simpatices con ellas. Deberías intentar hablar con tu compañera de cuarto tan pronto como te sea posible para tratar temas como la limpieza, la hora de dormir, la música, las visitas (novios, etc.) para evitar problemas más adelante. Si estás teniendo problemas para congeniar con tu compañera de cuarto, habla con tu consejero residente (RA, por sus siglas en inglés).

¿Qué hago si estoy bajo mucho estrés?

Es muy probable que te sientas estresada en algún punto de tu vida universitaria. La universidad es muy divertida, pero también requiere de mucho trabajo. Puede que sea la primera vez en tu vida en la que estés por tu cuenta o estés lidiando con problemas sin el apoyo de tu familia o tus amigos. Esto puede ser difícil. Si estás estresada, es posible que te sientas bastante cansada, sufrir dolores de cabeza, tener problemas para dormir y para concentrarte o sentirte nerviosa, entre muchos otros síntomas.

¿Hay algo que pueda hacer para lidiar con el estrés?

¡Por supuesto que sí! Algunas maneras para lidiar con el estrés son consumir menos cafeína, seguir una dieta saludable, ejercitarse regularmente, pasar menos tiempo usando dispositivos móviles y dormir bien. También asegúrate de estar haciendo algo que disfrutes todos los días. La clave está en balancear las clases y las tareas con tus amigos y la diversión. Trata de tener una perspectiva positiva, ¡y no te olvides de tener un buen sentido del humor!

¿Qué hago si me siento triste?

Hay días en los que te sentirás triste, especialmente cuando las demandas y dificultades de la universidad logren afectarte. Estos sentimientos son normales, pero desaparecerán eventualmente. En esos momentos, debes intentar tomar un descanso de toda la presión de la universidad y hacer algo que disfrutes. Pasa tiempo con tus amigos, ejercítate, lee un buen libro, escucha música, mira una película, llama un amigo, habla con tu familia o haz cualquier otra cosa que te haga sentir bien. Si la tristeza no desaparece en 2 semanas o sigue volviendo, debes hablar con un consejero en los servicios o centros de salud. Ellos ven una gran cantidad de estudiantes con ansiedad, estrés o depresión en la universidad.

¿Qué sucede si es más que solo tristeza? ¿Y si tengo depresión?

Algunas veces, el sentirse triste puede volverse más serio y convertirse en depresión. De cualquier manera, la depresión puede ser tratada. Si tienes pensamientos suicidas, de herir a otros o si has tenido alguno de los siguientes síntomas por dos semanas o más, ve un consejero en tu centro de salud estudiantil de inmediato:

  • Tristeza
  • Falta de disfrute de cosas que normalmente te gustan
  • Problemas de sueño (duermes mucho o muy poco)
  • Sentimiento severo de cansancio, no poder concentrarte, poca energía
  • Problemas alimenticios (Comes mucho o muy poco)
  • Te sientes inútil y sin esperanzas
  • Problemas físicos (dolores de cabeza, dolor de estómago o dolor corporal) que no mejoren incluso si intentas tratarlos
No intentes lidiar con la depresión por tu cuenta, ¡ve con un consejero! También, si tienes algunos amigos que crees que puedan estar deprimidos, sugiéreles ver un consejero lo más pronto posible.

Nostalgia

¿Es normal sentir nostalgia en la universidad?

El primer par de semanas en la universidad pueden parecer geniales, pero a medida que el tiempo continúa y los deberes aumentan, la sensación de estar lejos de casa puede volverse realmente agotadora.  Es típico preguntarte a ti misma “¿En realidad soy feliz aquí?” Es normal tener sentimientos confusos acerca de la vida universitaria y sí, es perfectamente normal extrañar a tu familia, amigos y tu hogar. Aprender formas de superar estos sentimientos te ayudarán a continuar para que puedas sacarle todo el provecho a tu experiencia universitaria.

Acostumbrarte a tus compañeros de cuarto: Puede que hayas tenido que compartir una habitación con algunos de tus hermanos mientras vivías en casa, pero tener uno o más compañeros de cuarto en la universidad es una experiencia totalmente distinta. Incluso si te vuelves amiga de tus compañeras de cuarto, aun habrá momentos en donde sentirás que tienes que negociar para convivir de una mejor manera. Si has hecho todo lo posible para comunicarte con tu compañera de cuarto y todavía te sientes frustrada, no dudes en contactar a tu Director Residente o tu Consejero Residente para agendar una reunión privada.  Es importante saber que los campus universitarios ofrecen una amplia variedad de recursos como la mediación o un traslado de habitación para ayudarte a solucionar incluso los problemas más pequeños. El ambiente en la universidad debe sentirse seguro y cómodo.

Hacer nuevos amigos: Es completamente normal extrañar a tus amigos de tu ciudad natal, especialmente a aquellos que has conocido desde que eras pequeña. De cualquier manera, la universidad es el lugar perfecto para conocer a un montón de nuevas personas y desarrollar nuevas y emocionantes relaciones. Si te preguntas cómo conocer nuevas personas, la orientación universitaria es el lugar perfecto para comenzar porque todos son nuevos, al igual que tú. Durante la orientación probablemente te sientas motivada a participar en actividades para romper el hielo que te ayudarán a conocer a tus compañeros de clase. Una vez te sientas cómoda, intenta unirte a un club, un equipo deportivo o participar en cualquiera de las actividades del campus. Las universidades, tanto pequeñas como grandes, ofrecen un amplio rango de actividades y clubes similares a los de preparatoria.

Adaptarte a tu nuevo entorno: Es importante comprender que ir a casa cada fin de semana (si vives cerca) o tan seguido como puedas (si vives más lejos) puede hacer mucho más difícil superar la nostalgia. En lugar de viajar a casa, intenta invitar a un miembro de tu familia o un amigo a visitarte. Intenta conocer la ciudad en la que vives y muestra tu nuevo entorno a tu familia o amigos llevándolos a hacer turismo, ir a un evento deportivo o hacer una excursión de día a una ciudad cercana.

Algunos estudiantes que van a la universidad viven en su casa. Esto puede crear un reto mucho más grande para hacer amigos y encajar en el ambiente de la universidad. Si viajas diariamente a la universidad, recuerda que puedes participar en todos los grupos y clubes del campus, así también como hacerte amigo de otros estudiantes en tus clases.

Otras cosas que puedes hacer para ayudarte a superar la urgencia de ir a casa:

  • Mantente ocupada y llena tus fines de semana con actividades divertidas que ofrezca tu escuela.
  • Espera fines de semanas largos o las vacaciones para poder ir a casa por más tiempo.
  • Recuerda que, desde un punto de vista global, pasar tiempo lejos de casa te hará apreciar tu ciudad natal y a tu familia más de lo que puedes imaginar.

Hacer que tu dormitorio se sienta como casa: Tu hogar lejos de casa debe sentirse cómodo y acogedor.  Aunque probablemente no te sea posible pintar tu habitación, aun así, puedes decorarla. Intenta colocar tus afiches favoritos y fotos que te recuerden a tu familia y amigos. Probablemente pasarás mucho tiempo en tu habitación, así que asegúrate de que el ambiente esté limpio, ordenado, tranquilo y relajante.

Cocinar tus propias comidas “familiares”: Puede que estés acostumbrada a que cocinen por ti, y puede que extrañes el sentimiento de sentarte a cenar con tu familia cada noche. De cualquier manera, muchos dormitorios o salas de residentes tienen pequeñas cocinas para que los estudiantes puedan utilizar. Puedes aprender a hacer algunas de tus comidas caseras favoritas y crear una comida para tus amigos. Puedes invitar a un grupo de amigos y hacer una tradición cada mes o semana para tener “cenas familiares”. Esta es una excelente manera de salir del comedor y disfrutar de una comida casera con otros.

Mantener el contacto con amigos y familia: Ya que es relativamente fácil comunicarse, siéntete cómoda en saber que tus seres queridos están solo a una llamada, correo o mensaje de texto de distancia. Es una buena idea hablar con tu familia antes de salir de la escuela sobre qué tan seguido esperan mantenerse en contacto contigo; asegúrate de ponerte de acuerdo con la cantidad de contacto que tendrán y quién debe iniciarlo. Trata de apartar al menos un día a la semana para llamar a casa, ya sea por Face Time, Skype o video llamada. Si no puedes ver a tus amigos y familia en persona, un simple mensaje diciendo “¡He estado pensando en ti! o “Pongámonos al día esta semana” les hará saber que te importan, y que te encantaría hablar con ellos. Debido a que en estos días es tan fácil mantenerse en contacto con la familia, algunos estudiantes están tentados a mandar un mensaje de texto o un correo diariamente o varias veces al día. Recuerda que la universidad es un momento excelente para tratar de tomar decisiones por ti mismo o con ayuda de consejeros, otros estudiantes y amigos si lo necesitas.

También es bueno recordar que es probable que tus padres te extrañen un montón y quieran saber un poco de ti. Algunas veces los padres pueden contactarte a horas que no son convenientes para ti. Hazles saber cuándo y qué tipo de contacto prefieres.

Aprovecha los recursos que tu universidad ofrece. No te sientas avergonzada de extrañar tu casa, ¡porque no estás sola! Encuentra alguien en quien confíes y con quien te sientas cómoda hablando, ya sea un amigo, un consejero residente, un profesor o un orientador. El sentimiento de extrañar tu casa desaparecerá con el tiempo. ¡No te sorprendas si te das cuenta de que extrañas la universidad cuando estés en casa en vacaciones!

Desórdenes Alimenticios

¿Qué debo saber acerca de los desórdenes alimenticios?

Los desórdenes alimenticios son enfermedades de salud mental que involucran una perturbación emocional y conductual con respecto al peso y problemas alimenticios.  Los más comunes son anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y trastorno por atracón. Los desórdenes alimenticios pueden tener consecuencias mortales.

¿Qué es la anorexia nerviosa?

La Anorexia Nerviosa está caracterizada por inanición autoinfligida y pérdida de peso extrema a través de restricción, ejercicio excesivo o vómitos luego de comer en exceso. La inanición puede casuar daño a órganos vitales como el corazón y el cerebro, puede causar que las uñas, el cabello y los huesos se vuelvan frágiles y quebradizos y puede hacer que la piel se seque y que algunas veces que tome un color amarillento o se cubra de vello suave. En las mujeres, los periodos se pueden volver irregulares o incluso detenerse completamente.

¿Qué es la bulimia nerviosa?

Las personas con bulimia nerviosa comen grandes cantidades de comida en periodos de dos horas (este comportamiento también es llamado atracones) al menos dos veces a la semana y luego vomitan, usan laxantes o píldoras de dieta, o se ejercitan compulsivamente. Cuando comen sienten que están fuera de control, como si no pudieran parar de comer. Debido a que muchas de las personas que vomitan luego de comer en exceso mantienen su peso corporal, logran mantener su problema en secreto por años. Vomitar puede causar una pérdida importante de minerales, arritmia cardiaca (latidos del corazón irregulares) mortal, daño a los dientes e inflamación de la garganta. La bulimia puede causar periodos menstruales irregulares.

¿Qué es el Trastorno por Atracón?

Las personas que comen en exceso sin vomitar también tienen un desorden llamado Trastorno por Atracón. Esto es frecuentemente asociado con sentimientos de pérdida de control y vergüenza con respecto a comer. Las personas que son diagnosticadas con este desorden pueden ganar peso dependiendo de qué tan seguido coman de forma desenfrenada y muchos sufren todas las consecuencias del sobrepeso, incluyendo presión arterial alta y otros síntomas cardíacos, diabetes y molestias muscoesqueléticas.

¿Qué hago si pienso que mi compañero de cuarto, compañero de clase o amigo tiene un desorden alimenticio?

Si conoces a alguien con un desorden alimenticio, lo mejor que puedes hacer es darle ánimos y apoyo. Anima a la persona a conseguir ayuda y sé muy persistente. Muchas universidades tienen programas para tratar estas condiciones, al igual que consejeros entrenados que pueden relacionarse con personas con un desorden alimenticio y pueden ayudar a la persona con un desorden alimenticio a comprender su problema.

¿Qué hago si creo que yo tengo un problema alimenticio?

Si piensas que tienes un desorden alimenticio, debes ir al centro de salud estudiantil o al centro de consejeros y conseguir ayuda. Habla con tu familia y amigos cercanos. Pedir ayudar y hablar de tus sentimientos y enfermedades puede ser difícil, pero es la mejor manera de mejorar.

El Alcohol

Definitivamente vas a encontrar alcohol y bebidas en la universidad. Algunos estudiantes beben mucho porque es la primera vez que no hay padres alrededor que sepan que están tomando. El consumo del alcohol u otras sustancias puede tener consecuencias y riesgos como los que se mencionan más adelante. Por otro lado, si no te gusta estar cerca de personas que beban, hay muchas personas en la universidad que no beben ni usan drogas. Muchos estudiantes prefieren hacer actividades que no involucran beber, tal como ir al cine o una obra, salir a comer o participar en eventos atléticos. Muchas escuelas también tienen “dormitorios secos” para estudiantes que no beben ni usan drogas y no quieren estar cerca de aquellos que sí lo hacen. Antes de que tomes una decisión acerca de beber, debes saber los riesgos.

Algunos de los riesgos del consumo de alcohol incluyen:

  • El acoso sexual y los secuestros suceden mucho más a menudo cuando hay alcohol involucrado.
  • Conductas violentas o sexualmente agresivas.
  • Enfermedad (o incluso la muerte). El consumo excesivo de alcohol en la preparatoria o en la universidad puede causar problemas de bebida en el futuro.
El consumo del alcohol está relacionado con las tres causas de muerte principales en adolescentes y adultos jóvenes: lesiones involuntarias, homicidios y suicidios. Puede prevenir que las personas piensen claramente y tomen buenas decisiones. Es más probable que una persona haga algo de lo que se arrepienta luego mientras consume alcohol (por ejemplo, adoptar en conductas sexuales inseguras).

¿Cómo puedo tomar una decisión sobre beber en la universidad?

Probablemente sepas que es ilegal beber cuando eres menor de 21 años y que tendrás problemas legales si te atrapan. Algunas universidades tienen procedimientos disciplinarios para los estudiantes que atrapan bebiendo, como la suspensión, orientación obligatoria o incluso la expulsión. De cualquier manera, es probable que encuentres alcohol en algún punto de tu vida antes de que cumplas los 21 años, la cual es la edad legal para beber en los Estados Unidos. Obviamente, la mejor manera de evitar problemas relacionados con la bebida es no beber en absoluto.

Si decides beber, debe ser tu propia decisión y no porque otras personas quieren o te dicen que lo hagas. Además, recuerda que, si bebes más de uno o dos tragos, puedes perder la habilidad de pensar claramente y tener dificultad para controlar tu cuerpo (puedes tropezar, balbucear tus palabras, etc.).

Si decides beber, aquí están algunos consejos para hacerlo de forma segura:

  • Mantén el control de tu bebida en todo momento. Nunca pongas tu bebida en el suelo y te vayas. Las drogas para la violación como el “Roofies” (el cual es un apodo para Rophynol® o GHB) puede ser colocado fácilmente en cualquier bebida sin que te des cuenta. El roofies puede causar somnolencia, mareos, pérdida de la memoria y otros síntomas peligrosos.
  • No conduzcas si has estado bebiendo y no lleves a alguien que haya bebido. El alcohol provoca que se nuble tu juicio, ralentice tus reflejos y afecte tu visión.
  • No te involucres en juegos para beber como “beer pong”, “flip cup”, “power hour”, etc. Las personas tienden a consumir cantidades peligrosas de alcohol de esta manera. Trata de contar cuantos tragos has tenido y conoce tu límite.
  • Si sientes que tienes un problema de alcoholismo o si alguno de tus amigos comenta algo acerca de tu bebida, pide ayuda a un consejero.

Sé inteligente a la hora de beber y prueba diferentes actividades que no incluyan alcohol. Verás que no necesitas beber para pasarla bien. Si sientes que necesitas beber para “encajar”, siempre tienes la elección de tomar una bebida que no contenga alcohol. Si te sientes rara acerca de no beber una bebida alcohólica, puedes ordenar una bebida que luzca como si tuviera alcohol, pero que en realidad no contenga. Puede ser un agua carbonatada o una Club Soda con hielo.

Drogas

Puede que veas personas tomando drogas en la universidad o a alguien que intente presionarte a tomarlas. Intenta recordar que la mayoría de los jóvenes adultos no usan drogas.

Algunos de los peligros de las drogas incluyen:

  • Muchas drogas, incluyendo la “hierba” (Marihuana) contienen muchos químicos tóxicos y peligrosos.
  • Probar una droga “solo una vez” puede parecer inofensivo, pero no sabes realmente qué contiene.
  • El uso de drogas es ilegal, con la excepción de la marihuana en algunos estados. Si te atrapan, es muy probable que te enfrentes a una gran multa o pena en la cárcel. Un antecedente criminal puede limitar tus oportunidades laborales. Incluso probar drogas una vez puede ser algo de lo que te arrepientas en el futuro.
  • Las drogas son frecuentemente la causa de accidentes de auto, caídas y suicidios.
  • El uso continuo de las drogas puede cambiar tu apariencia, hacer que te vaya mal en la escuela, deprimirte y destruir tus relaciones con amigos y familia.
Si tienes un amigo con un problema de drogas, reúne el apoyo de otros amigos y esfuérzate en hacer que consiga ayuda. Los mismo va para ti si desarrollas un problema de drogas. Recuerda que las drogas no te hacen feliz o “genial”. La forma de ser feliz es haciendo actividades que te gusten. Puedes unirte a clubes, jugar deportes o juegos, salir a cenar, ir al cine o hacer cualquier número de actividades más seguras que puedas disfrutar.