Virus del Papiloma Humano (VPH)

This guide in English Este guia em Português
female gender symbol

El VPH, abreviatura de Virus del Papiloma Humano, es un grupo de más de 200 tipos diferentes de virus, algunos de los cuales causan verrugas en las manos y en los pies, y otros que causan verrugas genitales y cáncer cervical. Si estás sexualmente activo/a, has tenido algún contacto sexual o estás pensando en tenerlo, tu mejor protección es conocer los hechos sobre cómo se contagia el VPH y cómo evitarlo.

¿Qué es el VPH?

El VPH (Virus del Papiloma Humano) es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes. Hay muchos tipos diferentes de VPH y más de 40 se transmiten por vía sexual. Los investigadores realizan un seguimiento de los diferentes tipos de VPH identificándolos con números, como 6, 11, 16, 18, 31, 33, 45, 52 y 58.

Algunos tipos de VPH causan verrugas genitales; otros tipos de VPH causan alteraciones pre-cancerosas en la boca y la garganta, el cuello uterino, la vulva, la vagina y el ano, que luego pueden conducir al cáncer. El virus del VPH también puede causar cáncer del ano y cáncer del pene en los varones.

¿Quiénes pueden infectarse con el VPH?

Al menos 1 de cada 2 mujeres jóvenes sexualmente activas ha tenido una infección genital por VPH. Cualquier persona sexualmente activa – sin importar el color, raza, género u orientación sexual – puede contraer el VPH. El VPH se contagia principalmente al tener contacto sexual con alguien que esté infectado. Una madre infectada con el virus del VPH puede infectar a su bebé recién nacido durante el parto.

¿Cómo se contraen el VPH o las verrugas genitales?

El VPH y las verrugas genitales generalmente se transmiten por contacto directo de piel con piel durante el sexo vaginal, anal u oral con alguien que esté infectado con VPH. Usar condones cada vez que tienes relaciones sexuales te puede ayudar a protegerte contra el VPH, pero los condones no son una garantía de protección total porque el VPH se puede encontrar sobre una parte de la piel que no esté cubierta por el condón.

¿Qué puede pasarme si me contagio con el virus del VPH?

Si te contagias el virus del VPH, puede ocurrir lo siguiente:

  • El área infectada de tu cuerpo puede permanecer totalmente normal (esto se llama “infección latente o inactiva”). Quizás nunca lo llegues a saber, pero puedes contagiar la infección a otros. Tu cuerpo entonces generalmente elimina la infección. Según el Centro para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el 90% de las mujeres infectadas con el VPH eliminarán el virus dentro de un lapso de dos años.
  • Las protuberancias, llamadas verrugas genitales, se pueden ver en tu área genital. Casi nunca conducen al cáncer, pero pueden ser dolorosas.
  • Pueden producirse cambios en las células de tu cuello uterino, lo cual quedaría evidenciado en un resultado anormal si te realizas una prueba de Papanicolaou. La mayoría de las veces, si eres menor de 24 años, tu cuerpo eliminará el VPH y la prueba de Papanicolaou volverá a dar resultados normales durante varios años. Sin embargo, a veces la infección por VPH puede permanecer en tu cuello uterino, lo que puede provocar cáncer cervical. Por esta razón, tu proveedor de servicios de salud querrá volver a verte para hacer controles de seguimiento si te has realizado una prueba de Papanicolaou que tuvo un resultado anormal.
  • Estudios recientes han demostrado que ciertos tipos de cáncer vaginal y anal y algunos tipos de cáncer de la orofaringe (es decir, la parte posterior de la garganta, la base de la lengua y las amígdalas) pueden ser causados ​​por el VPH.

Corres un mayor riesgo de contraer el VPH en los siguientes casos:

  • Si tuviste contacto sexual a una edad temprana.
  • Si has tenido muchas parejas sexuales diferentes en algún momento, lo cual también se aplica a tus parejas sexuales.
  • Si tienes antecedentes de enfermedades de transmisión sexual, lo cual también se aplica a tus parejas sexuales.
  • Si cualquiera de tus parejas sexuales no usó condón.

¿Cómo puedo saber si tengo el VPH o verrugas genitales?

A veces es difícil saber si tienes el VPH. Aunque las verrugas genitales generalmente se pueden ver en, alrededor o dentro de tu vagina o ano, pueden ser pequeñas y difíciles de ver. Y es posible que no tengas síntomas, tales como dolor o sangrado.

Una prueba de Papanicolaou anormal es a menudo el primer signo de una infección por VPH. Por esta razón, es importante que comiences a realizarte estas pruebas de Papanicolaou cuando tienes 21 años. En caso de tener riesgos especiales, como problemas con tu sistema inmunológico, como sería el caso de una infección por VIH (o HIV, por sus siglas en inglés), debes comenzar antes.

¿Cuál es la apariencia de las verrugas genitales?

Las verrugas genitales son crecimientos en tu piel que se asemejan a        pequeñas protuberancias. Por lo general, se encuentran en o alrededor de la vagina, el ano, en el cuello uterino o en la parte interna del muslo. Pueden ser elevadas o planas, pequeñas o grandes. Puede haber una sola verruga o más de una en la misma área. Las verrugas pueden ser rosadas o de color carne, rojas o marrones. Algunas protuberancias crecen juntas y parecen una coliflor.

¿Cuándo debo ver a mi proveedor de servicios de salud?

Debes programar una consulta con tu proveedor si observas crecimientos, bultos o cambios en la piel inusuales en o cerca de tu vagina, vulva (el área exterior que rodea a tu vagina) o ano, o si tienes una picazón inusual alrededor o dentro de tu vagina o ano. También debes hablar con tu proveedor de servicios de salud si alguno de tus contactos sexuales te dice que tiene VPH genital o verrugas genitales.

¿Cuál es el tratamiento para las verrugas genitales?

Los tratamientos para las verrugas genitales van desde observar si las verrugas desaparecen por sí solas, hasta el uso de medicamentos ácidos, las cremas y la terapia con láser. El tratamiento eliminará las verrugas visibles y los síntomas no deseados, como la picazón. El tipo de tratamiento que recomiende tu proveedor de servicios de salud dependerá del número, la ubicación y el tamaño de las verrugas y del costo y de los efectos secundarios de los diferentes tratamientos. Es importante hablar con tu proveedor sobre las diferentes opciones de tratamiento y sobre qué tipo de seguimiento necesitarás. Debes informar a tu proveedor si crees estar embarazada, de modo de poder elegir la terapia adecuada.

NUNCA uses “remedios contra las verrugas” de venta libre sobre las verrugas genitales. (Estos medicamentos no están destinados a la piel que está alrededor de tu área genital, la cual es sumamente sensible).

¿Tendré VPH durante toda mi vida?

Los investigadores solían creer que si alguien tenía el VPH siempre estaría infectado con el virus, pero por una nueva investigación médica, ahora creemos que – en la mayoría de los casos – una persona que tiene un sistema inmunológico saludable realmente luchará contra el VPH sin tratamiento. Esto significa que el virus ya no puede ser detectado. Sin embargo, sigue siendo posible que en algunas personas el virus permanezca oculto y pueda causar síntomas más adelante. Es importante recordar que si has tenido una infección por VPH, todavía puedes volver a infectarte con el VPH si nuevamente entras en contacto con el virus.

¿Cómo puedo prevenir o disminuir mis posibilidades de contraer el VPH o las verrugas genitales?

La forma más segura de prevenir el contagio de otros tipos de VPH es NO teniendo contacto sexual.

Si estás teniendo relaciones sexuales, es importante saber que puedes disminuir tu riesgo de contagio teniendo contacto sexual con una sola pareja, la cual – a su vez – sólo tenga contacto sexual contigo. Usar condones cada vez que tienes sexo te brinda cierta protección, pero los condones no son una garantía de protección total. Los condones no cubren el escroto del hombre (el escroto es el saco donde se encuentran los testículos), que puede infectarse con el VPH. Para contraer el virus es suficiente sólo el contacto piel con piel. Evita tener sexo oral para prevenir ciertas infecciones por VPH que pueden causar cáncer orofaríngeo (cáncer en la parte posterior de la garganta, la base de la lengua y las amígdalas). Los diques dentales pueden ofrecer cierta protección contra las infecciones por VPH durante la práctica de sexo oral con una pareja que tiene VPH.

Las vacunas contra el VPH también son una forma muy importante de disminuir el riesgo de contraer el VPH (Lee a continuación).

¿Existe alguna vacuna que disminuya la posibilidad de contraer el VPH?

Sí. Hay tres vacunas contra el VPH (Cervarix®, Gardasil® y Gardasil 9®). Las vacunas contra el VPH son un paso importante para prevenir el VPH. Si la vacuna contra el VPH se administra antes de que el / la adolescente cumpla 15 años, sólo se necesitan 2 dosis. La segunda de ellas debe administrarse aproximadamente 6 meses después de la primera. Sin embargo, si una mujer joven tiene 15 años o más, necesitará 3 dosis. La segunda dosis debe administrarse 1-2 meses después de la primera, y la tercera dosis se administra 6 meses después de la primera vacunación. El CDC recomienda que la vacunación comience entre los 11 y 12 años de edad, tanto para niños como para niñas.

Gardasil® protege contra dos tipos de VPH: 16 y 18, que se han relacionado con el cáncer cervical, y contra otros dos tipos: 6 y 11, que causan verrugas genitales.

Gardasil 9® protege contra 9 tipos de VPH, incluidos aquellos que pueden causar diferentes formas de cáncer y verrugas genitales: 6, 11, 16, 18, 31, 33, 45, 52 y 58. La vacuna funciona mejor en niñas y mujeres jóvenes que aún no han entrado en contacto con ninguno de estos virus. Por esta razón, la vacuna se recomienda para todas las niñas de 11 y 12 años como una vacunación de rutina, aunque se puede administrar a niñas a partir de los 9 años de edad o a mujeres jóvenes de 26 años que aún no hayan recibido la vacuna.

Cervarix® protege contra los tipos 16 y 18 de VPH y también requiere tres dosis. Estos son los dos tipos de VPH que mayormente se asocian con el desarrollo del cáncer cervical. Es para niñas y mujeres cuyas edades estén comprendidas entre los 10 y los 25 años.

Dado que algunas personas se sienten débiles después de recibir las inyecciones, es recomendable que te sientes o te acuestes durante 5 a 15 minutos después de recibir la vacuna, especialmente si te sientes mareada o desfalleciente. Informa a tu proveedor de servicios de salud si te has sentido de la misma forma al recibir otras inyecciones o con análisis de sangre.

¿Es habitual sentirse preocupado por tener VPH o verrugas genitales?

Sí. Mucha gente se siente preocupada. Algunas mujeres también pueden sentirse disgustadas con sus parejas. Es importante informarse sobre el VPH y compartir tus sentimientos y preocupaciones con tu proveedor de servicios de salud. Consulta a tu proveedor sobre si debes recibir la vacuna contra el VPH.

Si te preocupa el VPH o las verrugas genitales, recuerda lo siguiente:

  • ¡No estás solo/a! Millones de estadounidenses han sido infectados con el virus del VPH.
  • Hay muchos tratamientos efectivos contra las verrugas genitales.
  • El problema más grave relacionado con algunos tipos de VPH es el cáncer de cuello uterino, y se puede prevenir si te realizas una prueba de Papanicolaou, un tratamiento y un seguimiento.
  • No fumes, ya que esto puede hacer que la infección por VPH permanezca en tu cuerpo y aumente el riesgo de cáncer cervical.
  • Aprender sobre el VPH te ayudará a comprender tu infección y la importancia de los controles regulares.
  • Si crees que podrías tener el VPH, comunícate con tu proveedor de servicios de salud
Vacunarse contra el VPH es la mejor manera de protegerte contra los tipos más comunes de VPH; sin embargo, hay muchos más tipos de VPH (más de 200, en total) contra los cuales la vacuna no actúa. La forma más segura de evitar infectarte con otros tipos de VPH es NO tener contacto sexual. Sin embargo, si decides tener contacto sexual, es importante saber que puedes disminuir tu riesgo de infección usando siempre un condón y teniendo sexo con una sola pareja que – a su vez – sólo tenga contacto sexual contigo. No te olvides de ver a tu proveedor de servicios de salud para chequeos regulares y pruebas de Papanicolaou una vez que hayas cumplido 21 años, o antes, si tienes ciertos problemas de salud, como puede ser un trastorno inmunológico.