Infecciones vaginales (Vaginitis)

This guide in English
female gender symbol

Las infecciones vaginales afectan a mujeres de todas las edades, tanto a las mujeres sexualmente activas como a las que no lo son. La mayoría de las mujeres ha tenido una infección vaginal por lo menos una vez en su vida. De hecho las infecciones vaginales son la razón principal de las visitas de las mujeres adultas a su prestador de servicios médicos.

¿Cómo es un flujo vaginal normal?

La mayoría de las adolescentes notan manchas amarillas o blancas en la ropa interior después de entrar en la pubertad. Éste es un líquido normal que ayuda a limpiar y humedecer la vagina. Es completamente saludable y normal si el flujo:

  • Es blanquecino
  • No tiene olor o tiene un olor ligeramente salado
  • Se vuelve blanco o amarillo al secar en la ropa interior
  • Aumenta en cantidad o se vuelve “fibroso” (como la clara de los huevos) a mediados del ciclo menstrual, cuando estás ovulando

Si tu flujo vaginal normal te molesta, puedes usar protectores diarios en la ropa interior. Para mantener tu flujo vaginal bajo control, asegúrate de usar ropa interior de algodón,que absorbe la humedad y permite que el aire circule. Dúchate o báñate diariamente y asegúrate de lavarte la vulva (la parte externa del área vaginal) todos los días con un jabón suave, y luego enjuágate y sécate. No uses protectores desodorizados ni desodorantes en aerosol en el área vaginal.

Los cambios en tu flujo pueden ser una señal de que tienes una infección vaginal y necesitas ver a tu prestador de servicios médicos.

¿Qué es una infección vaginal?

El término médico para inflamación vaginal es “vaginitis”, lo cual puede ser causado por una infección. Las 3 causas más comunes de las infecciones vaginales son las infecciones por hongos, la vaginosis bacteriana, y la tricomoniasis. También se pueden producir secreciones vaginales si se inflama el cuello uterino por gonorrea o clamidia (ver enfermedades de transmisión sexual o ETS). Hay otras causas de infecciones vaginales que son menos comunes. Cada tipo de vaginitis es causado por un tipo diferente de germen u organismo y, por consiguiente, debe tratarse de manera diferente.

¿Cuáles son los signos y síntomas de una infección vaginal?

Si tienes una infección vaginal, puedes experimentar :

  • Flujo vaginal diferente del normal
  • Olor vaginal
  • Picazón vaginal
  • Ardor vaginal
  • Dolor o irritación al orinar o tener relaciones sexuales
  • Sangrados irregulares

Aunque muchas mujeres presentan síntomas, algunas pueden no presentarlas. El prestador de servicios médicos puede notar signos de una infección vaginal, como secreción u olor, durante un examen ginecológico y mandar a hacer análisis del líquido vaginal para ver si hay una infección. Es importante hacerte un chequeo con regularidad, así el prestador de servicios médicos podrá detectar cualquier problema de salud que a ti te pase desapercibido.

Creo que tengo una infección vaginal. ¿Qué hago?

Si tienes cualquiera de los síntomas de una infección vaginal, debes ver a tu prestador de servicios médicos de inmediato. Cada tipo de infección vaginal tiene síntomas diferentes. Es difícil saber exactamente qúe tipo de infección tienes sólo por los síntomas porque muchos signos son similares. Aunque creas que sabes qué tipo de infección vaginal tienes, ten en cuenta que es fácil confundir los síntomas, ya que a veces los síntomas externos de las infecciones vaginales (los que tú puedes notar) pueden parecerse. A veces se puede tener más de un tipo de infección vaginal al mismo tiempo. . Tu prestador de servicios médicos es el único que puede determinar con certeza si tienes una infección vaginal, una enfermedad de transmisión sexual (ETS), u otra diagnosis; por eso es importante que no intentes tratar los síntomas sola. Debes ser completamente franca con tu prestador de servicios médicos en cuanto a los síntomas que tienes, como olor, ardor o secreciones vaginales anormales, aunque te dé vergüenza hablar del tema. De esta manera, tu prestador de servicios médicos podrá diagnosticar correctamente el tipo de infección vaginal que tienes.

¿Puedo hacerme una ducha vaginal si tengo una infección vaginal?

¡No! Nunca te hagas una ducha vaginal porque las duchas vaginales pueden causar infecciones al alterar el equilibro normal de organismos en la vagina. Si ya tienes una infección, las duchas vaginales también pueden hacer que la infección empeore o se extienda hacia arriba al área reproductora, u ocultar los síntomas de una infección vaginal haciendo que sea más difícil de diagnosticar. También pueden causar una infección vaginal los tampones aromatizados, los desodorantes en aerosol y los jabones fuertes. No es necesario comprar ninguna de estas cosas es necesaria para limpiarte la vagina, que se limpia mejor a sí misma. Simplemente lava la vulva con agua y jabón suave y seca sin frotar. .

¿Cómo puede detectar mi prestador de servicios médicos una infección vaginal?

Tu prestador de servicios médicos usará un hisopo de algodón  para tomar una muestra de tu flujo vaginal para examinarla bajo un microscopio y hacer pruebas con una papel de pH. Esto puede requerir sólo un examen externo con muestras tomadas con un hisopo, o un examen vaginal con un espéculo (un instrumento metálico o plástico que se inserta en la vagina y luego se abre para poder ver mejor la vagina y el cuello uterino). Las pruebas son muy simples y rápidas.

Cuando mi prestador de servicios médicos me hace una prueba de papanicolaou, ¿verifica si tengo una infección vaginal?

Si los síntomas externos, como las secreciones o el olor, son lo suficientemente obvios, tu prestador de servicios médicos hará algunas pruebas para ver si tienes una infección vaginal, pero tienes que asegurarte de decirle si estás teniendo síntomas. La prueba de papanicolaou se realiza para ver si hay cambios en las células de tu cuello uterino que pudieran derivar a un cáncer de cuello uterino. Aunque la prueba no se realiza para detectar la vaginitis, los signos de vaginitis a veces se ven a través de un papanicolaou y puede ser que tu prestador de servicios médicos te llame o escriba para avisarte que tienes una infección vaginal y darte información sobre el tratamiento.

¿Cómo se trata una infección vaginal?

El tratamiento depende de la causa de la infección. Si presentas síntomas por uno de los tres tipos más comunes de infección, puedes tomar antibióticos o antifúngicos vía oral o vía vaginal. Si tu infección es causada por una ETS, tu pareja también tendrá que recibir tratamiento.

¿Qué puedo hacer para prevenir una infección vaginal?

La mejor manera de prevenir una infección vaginal es seguir prácticas de buena higiene femenina. Siempre debes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Mantén tu área vaginal limpia y seca. Debes lavarte la parte externa de la vagina todos los días con un jabón suave, y luego enjuagarla y secarte bien.
  • No te hagas duchas vaginales porque pueden alterar el equilibrio normal de organismos de la vagina, lo cual puede causar una infección vaginal, empeorar la infección o extender la infección hacia arriba, al área reproductora (el útero o las trompas de Falopio).
  • No uses jabones perfumados, baños de burbujas o espumosos perfumados, tampones aromatizados, talcos vaginales o desodorantes vaginales en aerosol. Éstos pueden irritarte la vagina y causar una infección vaginal. SI tu área vaginal ya está irritada, no debes usar papel higiénico aromatizado, espermicidas o jabones fuertes.
  • No uses ropa ajustada o húmeda, ya que puede atrapar la humedad e irritarte la vagina. Si tienes que usar ropa ajustada, no la uses por períodos prolongados. Usa ropa interior de algodón blanco. Evita el nylon y el lycra. El algodón ayuda a absorber la humedad y permite que el aire circule. Nunca uses medias de nylon sin usar ropa interior de algodón por debajo.
  • Sigue las prácticas más seguras al tener relaciones sexuales. No debes tener relaciones sexuales con una persona que tenga una enfermedad de transmisión sexual. Pase lo que pase, debes usar siempre condones de látex (o poliuretano) para disminuir tus probabilidades de contraer enfermedades de transmisión sexual.
  • Si usas diafragmas, tapones cervicales o aplicadores medicinales, tienes que asegurarte de limpiarlos con agua tibia y jabón y de secarlos bien.

Otras causas de infecciones vaginales

Hay otras causas de infecciones vaginales además de las 3 causas más comunes: infección por hongos, vaginosis bacteriana, y tricomoniasis. Otras causas pueden ser las enfermedades de transmisión sexual (ETS), un tampón que se ha dejado puesto accidentalmente, un problema congénito (algo que se tiene de nacimiento) de la vagina o el útero (esto es muy raro), o una alergia a o irritación por:

  • Espermicidas
  • Productos de higiene vaginal
  • Detergentes
  • Suavizantes de prendas

Estos productos pueden causar irritación a la vagina. Cuando tu prestador de servicios médicos hace pruebas de tu flujo vaginal, , puede determinar si tu infección se debe a una de las 3 causas más comunes o se trata de algo diferente. Si se trata de algo diferente, tu prestador de servicios médicos deberá decidir el tratamiento en base a la causa. Por lo tanto, si presentas síntomas de una infección vaginal, debes ver siempre a tu prestador de servicios médicos.