Preservativos Femeninos

This guide in English Este guia em Português
female condom

Preservativo femenino

El preservativo o condón femenino es una funda lubricada que se coloca dentro de la vagina antes de la relación sexual. El FC2 (Female Condom 2) está hecho de nitrilo (una goma sintética) y es una buena opción para las personas alérgicas al látex. Viene lubricado y es el único preservativo femenino aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés). Tanto las mujeres como los hombres lo usan durante el coito vaginal y sexo anal. Hay otros preservativos que se venden fuera de los Estados Unidos y están hechos de látex como Cupid®, l’Amour® y Jeitosa®.

El preservativo femenino es un método de barrera frente a los espermatozoides y a las infecciones de transmisión sexual, que cubre y protege completamente la vagina. El preservativo femenino tiene dos anillos, uno en cada extremo. El anillo interno (el extremo cerrado de la funda o preservativo) se coloca dentro de la vagina. El anillo externo (el extremo abierto del preservativo o funda) se queda afuera. El preservativo femenino brinda protección contra los embarazos y en menor grado contra las infecciones de transmisión sexual (ITS).

¿Dónde puedo comprar un preservativo femenino?

Se puede comprar preservativos femeninos FC2 sin prescripción médica, en la mayoría de las farmacias y mercados en los Estados Unidos. También se puede comprar por la red y se puede solicitar de centros de planificación familiar. Un preservativo FC2 cuesta de 2 a 4 dólares estadounidenses, pero se puede comprar en paquetes de tres o más.

¿Qué hago si necesito más lubricación?

El preservativo femenino viene ya lubricado, pero si necesitas más lubricación, puedes usar un lubricante vaginal, como K-Y Jalea, dentro del preservativo o sobre el pene.

¿Qué tan efectivos son los preservativos femeninos?

Si se usa en toda relación sexual de acuerdo con las instrucciones, el preservativo femenino tiene una efectividad de 95%. Esto significa que 5 de cada 100 mujeres que usan el preservativo femenino todo el tiempo y lo usan siempre correctamente quedan embarazadas cada año.

Si no se usa perfectamente (porque el uso perfecto no sucede todo el tiempo), tiene una efectividad de 79%. Esto significa que 21 de cada 100 mujeres quedan embarazadas.

Se puede usar el preservativo femenino con otros métodos anticonceptivos como la píldora, el parche, el implante y el dispositivo intrauterino (DIU) para reducir más el riesgo de embarazo. Hay que tener en cuenta que nunca se debe usar un preservativo femenino a la vez que un preservativo masculino.

El preservativo femenino colocado dentro de la vagina es tan efectivo como el preservativo masculino en prevenir VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. También es más efectivo que otro método de barrera llamado diafragma.

¿Cómo se usa el preservativo femenino?

El preservativo femenino debe ser bien colocado antes del juego previo y la penetración. Lávate correctamente las manos y elige una posición cómoda. Puede ser agachada con las rodillas separadas o acostada con las piernas dobladas y las rodillas separadas. Sostén el preservativo femenino de forma que el extremo abierto quede suspendido. Aprieta el anillo interior con los dedos pulgar y corazón.

Inserta el anillo interno y empújalo de forma que quede en el fondo de la vagina. Con el dedo índice, presiona el anillo interno, hacia adentro de la vagina, hasta que pase el hueso pubiano. Cuando está unas pulgadas dentro de la vagina, y con el dedo índice hacia adelante se puede sentir el hueso pubiano incurvando. Hazlo despacio y sé paciente. Asegúrate que no esté torcido. El anillo exterior del preservativo femenino debe quedar por encima de los labios mayores de la vagina. Alrededor de una pulgada del mismo debe quedar afuera del cuerpo.

Debes guiar el pene del hombre dentro del preservativo femenino, para que no penetre en la vagina durante la relación sexual. Una vez que el pene penetra en la vagina, esta se extenderá y la tensión decrecerá.

Luego de la relación sexual, el hombre puede permanecer en la mujer y no retirarse inmediatamente. Para retirar el preservativo femenino, aprieta y pliega cuidadosamente el anillo externo para mantener el esperma dentro del condón. Empuja el preservativo hacia fuera suavemente y tíralo a la basura, no al inodoro. No lo vuelvas a usar.

Antes de la penetración anal, puedes quitar el anillo interno del preservativo femenino antes de introducirlo en el ano. El anillo externo debe quedar afuera de tu cuerpo.

¿Qué pasa si el preservativo femenino se escurre dentro de la vagina durante la relación sexual, o si penetra totalmente dentro de la misma?

¡Detén la relación sexual inmediatamente! Retíralo con cuidado, de forma que el esperma se mantenga dentro del condón. Usa un nuevo preservativo si va a continuar manteniendo la relación sexual. Agrega más lubricante al preservativo, o lubrica el pene y luego inserta el preservativo femenino. Si estás preocupada, ponte en contacto con tu prestador de servicios médicos inmediatamente y habla sobre la administración de un anticonceptivo de emergencia.

¿Hay quejas sobre el preservativo femenino?

Por un lado, hay personas que dicen que el preservativo femenino puede irritar los genitales (agregar más lubricante puede servir), que limita la sensación durante el coito, y que el pene puede retirarse del preservativo durante la relación sexual.

Por otro lado, hay hombres que dicen que el preservativo femenino es más cómodo porque no siente tan apretado como el masculino. Además, puede que el anillo interior estimule el pene y el anillo exterior estimule el clítoris, aumentando el placer sexual. A las mujeres les gusta que tengan un mayor control para protegerse a sí mismas y a sus parejas cuando usan el preservativo femenino.

¿Debería usar un preservativo masculino con el preservativo femenino?

¡No! Nunca se debe usar un preservativo femenino al mismo tiempo que un preservativo masculino.

Los preservativos femeninos son seguros y efectivos. No es necesario probarlos antes de usarlos y se puede comprar sin prescripciones. Si decides usarlos, hay que seguir las instrucciones en el paquete SIEMPRE que tienes una relación sexual.