Decisiones Sexuales Saludables

This guide in English
girl with kiss mark on face

Tal vez estés pensando en lo que significa estar involucrada en una relación del tipo sexual. Como una adulta joven, es normal pensar sobre el sexo, tener sentimientos sexuales y tener un deseo por aprender más sobre tu propio cuerpo. Decidir tener relaciones sexuales es algo muy importante, ya que involucra tanto a tu cuerpo como a tus emociones. Necesitas estar segura de que es la decisión correcta para ti. Siempre es bueno contar con un adulto de confianza con quien hablar.

¿Qué debo tener en cuenta antes de decidir tener relaciones sexuales?

Antes de decidir tener relaciones sexuales, hay muchas cosas importantes que debes tener en cuenta, entre ellas, si es en verdad lo que quieres o si es el momento correcto en tu vida. También debes pensar en cómo te sentirás después. Debe ser una decisión que tomes sin sentirte presionada por tu pareja o amigos.

Nunca debes permitir que otros te presionen para tener relaciones sexuales si no quieres hacerlo.

  • La decisión de tener relaciones sexuales por primera vez (y cada vez después) es solo tuya, ¡de nadie más!
  • Recuerda que es completamente apropiado esperar para tener relaciones sexuales.

Las mujeres jóvenes eligen esperar para tener relaciones sexuales por muchas razones tales como querer esperar a ser mayores o casarse, sentirse inseguras sobre lo que desean, tener ciertas creencias religiosas o querer evitar la posibilidad de contraer una enfermedad de transmisión sexual (ETS) o quedar embarazada.

¿Qué necesito saber si soy sexualmente activa o si estoy pensando en comenzar a serlo?

Las mujeres jóvenes tienen que tomar muchas decisiones sobre el sexo, entre ellas, el abstenerse (no tener sexo) o el ser sexualmente activa.

Si eres sexualmente activa, también deberás pensar sobre:

  • El género de tu pareja o parejas sexuales
  • El tipo de relación que tienes con tu pareja o parejas
  • El tipo de método anticonceptivo (si tienes una pareja masculina) y los métodos para prevenir enfermedades de transmisión sexual (ETS) que usarán

Antes de que decidas tener relaciones sexuales, habla con tu pareja acerca de si tener sexo es lo que ambos quieren.

  1. Pregúntale sobre su historia sexual, incluso si ha tenido alguna ETS.
  2. Hablen sobre qué tipos de métodos de prevención de ETS planean usar.
  3. Si estás en una relación heterosexual (tu pareja es un hombre) hablen sobre los métodos anticonceptivos (el condón, la píldora anticonceptiva, la inyección hormonal, el “parche”, el “anillo”, o el DIU) y lo que harían si estos fallan. Si sientes que no puedes hablar de estos temas con tu pareja, entonces deberías reconsiderar tener o no relaciones sexuales.
  4. Deben ser abiertos y honestos acerca de si tú o tu pareja han tenido o tendrán relaciones sexuales con otras personas. Recuerda, el riesgo de adquirir una ETS o un virus que pueda causar cáncer o SIDA aumenta si tú o tu pareja tienen relaciones sexuales con otras personas. ¡Cuantas más sean las parejas sexuales, mayor es el riesgo!
  5. Habla con tu médico acerca de qué métodos anticonceptivos son los adecuados para ti y sobre cómo prevenir una ETS.

Recuerda que una mujer puede quedar embarazada en CUALQUIER momento si tiene relaciones sexuales con un hombre sin usar condón o si no utiliza los métodos anticonceptivos de manera correcta. Para reducir las probabilidades de embarazo o de contraer una ETS, debes utilizar un condón de látex cada vez que tengas sexo, desde el principio hasta el final. La única manera de prevenir por completo un embarazo o una enfermedad de transmisión sexual es no tener sexo.

¿Con quién puedo hablar sobre sexo?

Si tienes preguntas sobre sexo (incluso si no estás pensando en tener relaciones sexuales) debes hablar con tus padres, tutores, un adulto de confianza, como un consejero escolar, alguien de tu centro religioso o grupo juvenil o con tu médico. Es una buena idea hablar sobre todas tus opciones y todas las preocupaciones que tengas para que puedas tomar una decisión saludable. Decidir si tener sexo o no puede ser difícil, por eso siempre es bueno tener alguien con quien hablar.

¿Cómo encuentro un médico para hablar sobre métodos anticonceptivos y protección contra ETS?

Muchos hombres y mujeres jóvenes pueden hablar con sus mamás, papás, o tutores sobre estos temas, mientras que otros necesitan atención confidencial. Puedes hablar con tu médico sobre métodos anticonceptivos y protección contra las ETS. También tienes la opción de hablar con un ginecólogo, o un médico en una clínica de planificación familiar, o un profesional de la salud en la clínica de tu escuela o el centro de servicios de salud para estudiantes. Debes sentirte cómoda con tu médico, ya que es importante que le compartas información personal y cualquier problema de salud. Necesitas encontrar un médico que escuche tus preocupaciones, responda tus preguntas y se tome el tiempo para explicarte las cosas de manera clara.

Pregúntale a tu médico acerca de la política de confidencialidad. Debes poder hablar en privado acerca de cualquier problema de salud y de tus preferencias sexuales sin sentirte juzgada.

Aquí hay algunas preguntas que puedes hacerle a tu médico:

  • ¿Qué pasa si quiero hacerme análisis para saber si tengo una ETS como la gonorrea, la clamidia o el VIH?
  • ¿Qué pasa con los resultados de mis análisis? ¿A quién llamas?
  • ¿Se enviará la factura a mi casa?
  • Si estoy bajo la cobertura del seguro de mis padres, ¿pueden enterarse de las visitas al consultorio o de los análisis que me son realizados?
  • ¿Qué pasa si necesito utilizar métodos anticonceptivos? ¿Se enterarán mis padres?
  • ¿Qué pasa si averiguas que tengo una ETS? ¿A quién le dirás?
  • ¿Qué pasa si averiguas que estoy embarazada?
  • ¿Hay alguna información que estés obligado a dar a mis padres o tutores?
  • ¿Qué pasa si tengo un gran problema y necesito ayuda para decírselo a mis padres o tutores?
  • ¿Qué debo saber sobre los métodos anticonceptivos de emergencia?

¿Qué sucede si olvido mi método anticonceptivo o si el condón se rompe?

Si te olvidas de utilizar tu método anticonceptivo o si se rompe el condón, tienes una opción llamada anticoncepción de emergencia, también conocida como la “píldora del día después”. La anticoncepción de emergencia puede prevenir un embarazo hasta 5 días después de haber tenido sexo sin protección. Cuanto antes tomes la medicación después de tener sexo sin protección, más efectivo será el tratamiento. Mujeres y hombres de 15 años o mayores pueden comprar la pastilla del día después (Plan B One-Step™) en una farmacia y no se necesita receta. Llama con anticipación para preguntar si la tienen y su costo. Si tienes 16 años o eres más joven, O no quieres comprar el método de anticoncepción de emergencia tú mismo, puedes pedírselo a tu médico u obtenerlo en una clínica de planeamiento familiar como Planned Parenthood a un costo bajo.

Por más información sobre la anticoncepción de emergencia, puedes:

¿Qué sucede si no estoy segura de si soy gay, heterosexual, bisexual o transgénero?

Tal vez estés intentando descifrar tu identidad de género (si te identificas como hombre, mujer, ambos, ninguno o algún otro género) y tu orientación sexual (a quién te sientes atraída). Si sientes que quieres hablar con alguien o necesitas más apoyo, tu médico puede ayudarte a encontrar un consejero o grupo de apoyo para adolescentes gais, lesbianas, bisexuales y transgénero. Si no te sientes cómoda al hablar con tu médico, puedes hablar con alguien que te aconseje sobre dónde puedes encontrar un consejero o grupo de apoyo.

Para más información, puedes llamar a la Línea directa Nacional de Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transgénero al: 1-888-843-4564. Brindan atención confidencial.

Es importante que tener relaciones sexuales sea una experiencia positiva y que sea TU decisión, independiente de si tu pareja o tus parejas son hombres, mujeres o ambos. Si el sexo es doloroso, no es placentero, no es tu elección o te hace sentir que no es la decisión correcta para ti, deberías hablar con un adulto de confianza.

Hazte las siguientes preguntas para saber si estás lista para tener relaciones sexuales:

  • ¿Tener sexo es una decisión tuya por completo? (Significa que no sientes presión de otras personas, entre ellas, tu pareja, para tener sexo).
  • ¿Tu decisión de tener sexo se basa en las razones correctas? (No debería basarse en hacerlo por presión de tus compañeros, ni en el deseo de encajar en un grupo ni hacer feliz a tu pareja, ni en la creencia de que es la única manera de hacer que tu relación con tu pareja sea mejor o más unida. Si decides tener sexo, debería ser porque te sientes lista tanto emocional como físicamente. Tu pareja debería ser alguien en quien confíes).
  • ¿Sientes que tu pareja respetaría cualquier decisión que tomaras sobre tener o no tener sexo?
  • ¿Puedes hablar con tu pareja sobre sexo y sobre su historia sexual con comodidad?
  • ¿Has hablado con tu pareja sobre qué harían si quedas embarazada o si contraen una ETS?
  • ¿Sabes cómo prevenir un embarazo o una ETS?
  • ¿Están dispuestos a usar métodos anticonceptivos para prevenir un embarazo o una ETS?
  • ¿Te sientes completamente lista y cómoda contigo misma y con tu pareja para tener sexo?

Si has contestado que NO a cualquiera de estas preguntas, lo más probable es que no estés lista para tener sexo. Si piensas que deberías tener relaciones sexuales porque otros quieren que lo hagas o sientes que deberías hacerlo porque todos lo demás lo hacen, deberías reconsiderar tu decisión. Solo debes decidir tener sexo porque confías en tu pareja, te sientes cómoda contigo misma y tu decisión, sabes cómo protegerte contra una ETS o cómo prevenir embarazos no planeados, y lo más importante, ¡porque en verdad lo quieres y estás lista para hacerlo!