Cómo Elegir un Proveedor de Cuidado Primario (PCP)

This guide in English
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

female doctorsBuscar información acerca de cómo encontrar a un proveedor de cuidado primario de la salud (PCP) es una decisión inteligente porque es importante que lo visites de manera regular.

¿Por qué necesito un PCP?

Necesitas un PCP para checar tu estado de salud de manera regular y diagnosticar de forma temprana cualquier problema (y con ello evitar que éste se agrave). Tu PCP puede ayudarte a tomar las decisiones adecuadas para mantenerte saludable. Hablará contigo acerca de ciertos riesgos para la salud como fumar, beber alcohol, sexualidad, cinturones de seguridad en vehículos y nutrición, y te aconsejará sobre tratamientos. Si tienes algún problema médico poco común o grave, tu PCP te puede enviar con el especialista adecuado, alguien que conozca más acerca de ese problema específico.

Quiénes son los PCPs?

Un PCP puede ser un doctor, enfermera o asistente médico. Las enfermeras(os) y asistentes médicos están capacitados para realizar muchas de las partes del cuidado primario.

En algunos estados se requiere que las enfermeras(os) trabajen en conjunto con un médico, pero en otros, pueden trabajar por su cuenta. Llevan a cabo revisiones médicas frecuentes y pueden ayudarte con tus problemas.

¿Qué debo buscar en un PCP?

Decide si quieres que el proveedor sea hombre o mujer, o si esto no importa. Es importante que te sientas cómoda con tu PCP porque tendrás que compartir información personal con él/ella. Necesitas hallar a uno que escuche y responda tus dudas y que se tome el tiempo en explicar las cosas con claridad. Es una buena idea que busques a alguien que tenga sus oficinas cerca de dónde vives o estudias.

¿Qué pasa si ya cumplí 13 años y deseo hallar a un nuevo proveedor que trate adolescentes?

Debes preguntar a tu pediatra si hay alguien en su consultorio que trate adolescentes o si existen horarios especiales. De lo contrario, pregunta a tu pediatra nombres de proveedores que tratan adolescentes. Habla con él acerca de cómo hacer que tus padres sepan cuáles son tus necesidades en el cuidado de tu salud.

¿Cómo hallo nombres de los proveedores de salud?

Primero debes hacer una lista de proveedores. Puedes hacerlo preguntando a tus padres, amigos y parientes sobre los proveedores que ellos visitan y aquellos que son de su agrado. Asegúrate de que la persona haya ido con el PCP más de una vez.

Existen otras formas de hallar a un proveedor. Puedes revisar el servicio “Elegir un Médico” en la página Web de la Asociación Médica Americana (American Medical Association) en ama-assn.org. Puedes llamar también al servicio de referencia médica de un hospital o a la sociedad médica local.

¿Qué ocurre si tengo un plan de salud?

Si tienes un plan de salud, la elección de tu proveedor puede estar limitada a proveedores que sean parte del plan. En ocasiones podrás elegir ir con cualquier proveedor. Deberías revisar la lista en tu plan. Pregunta a tus amigos o parientes que cuenten con el mismo plan que tú los nombres de los proveedores que les gusten.

¿Qué ocurre si no tengo un plan de salud?

Si no tienes un plan de salud, la elección de proveedores será más amplia. Primero deberás pensar cuál proveedor quieres elegir. Checa el costo de una cita regular y de análisis de laboratorio. Si no están dentro de tu presupuesto, checa las clínicas públicas de salud, clínicas de planificación familiar, y hospitales con tarifas menores o de atención gratuita.

¿Hay alguna manera de verificar qué tan preparado está un proveedor?

Claro que sí; cuentas con algunas opciones. Puedes guiarte por lo que digan tus amigos o parientes. También puedes llamar al consultorio del proveedor y pedir referencias. Todos los proveedores deben contar con una licencia estatal para proporcionar servicios de salud.

Una forma de hallar información acerca de los diferentes proveedores es visitar la página web docboard.org.

Puedes saber si un proveedor está certificado llamando a la Oficina Americana de Especialidades Médicas (The American Board of Medical Specialties) al teléfono (800) 776-2378 o revisando la página web abms.org. “Certificado” significa que el proveedor ha terminado un programa de capacitación en un área médica y que ha pasado un examen que ha probado sus conocimientos, habilidades y experiencia para proporcionar servicios de cuidado de la salud de buena calidad.

¿Cómo tomo la decisión de un PCP?

Una vez que hayas hecho una lista de proveedores calificados, puedes llamar a sus oficinas y hacer preguntas. La manera en la que el personal te responda puede darte una buena idea acerca del proveedor. Primero deberás saber si el proveedor está dentro de tu plan de salud y si está recibiendo pacientes nuevos. Si no sabes si el proveedor está certificado o cuál es su especialidad !pregunta! Algunas otras preguntas que puedes hacer son:

  • ¿En qué hospitales trabaja el proveedor?
  • ¿Cuál es el horario de servicio (cuándo está disponible y cuando puedo hablar con el personal de oficina)?
  • ¿El proveedor o alguien más en la oficina hablan el idioma con el que me siento más cómodo?
  • ¿Cuántos otros proveedores pueden recibirme cuando el mío no se encuentre? ¿Quiénes son?
  • ¿Cuánto tiempo toma obtener una cita?
  • ¿Cuál es su tarifa? ¿Tengo que pagar en la oficina o me mandan la factura por correo?
  • ¿Qué debo hacer si tengo que cancelar la cita?
  • ¿Qué debo hacer si tengo una emergencia o si necesito asistencia médica fuera del horario?
  • ¿Puede el proveedor proporcionar ayuda telefónica para problemas médicos comunes?
  • ¿Puedo contactarlo vía e-mail?

Las respuestas a estas preguntas pueden ayudarte a decidir quién quieres que cuide tu salud. Una vez que hayas absuelto tus dudas, haz una cita con él para que te realice una chequeo general.

¿Necesito traer algo a mi primera examen?

Debes llevar una copia de tus registros de salud, incluyendo tu registro de vacunación (una lista de todas las vacunas que te han colocado y las fechas en las que te las administraron). Puedes obtener estos registros de tu proveedor anterior o en tu escuela. También deberás llevar cualquier tipo de medicina que estés tomando o una lista de las mismas. Cuando estés en tu revisión habla de cualquier alergia o reacción a medicamentos que hayas tenido.

¿Qué pasará en mi primer examen?

Tu PCP te hará algunas preguntas acerca de:

  • Tu salud en general, como dolores de cabeza, de garganta, infecciones y dolores de estómago.
  • Tu historia ginecológica, por ejemplo, de cuándo tuviste tu primera menstruación, con qué frecuencia menstrúas y si has tenido relaciones sexuales.
  • Ciertos hábitos como si fumas, bebes alcohol o utilizas cinturón de seguridad.
  • Nutrición, niveles de estrés, historia familiar y estados de ánimo como depresión.

Los exámenes también incluirán medición de estatura, peso y presión sanguínea. Además se te revisarán oídos, ojos, garganta, cuello, corazón, senos y abdomen (estómago).

Durante la adolescencia recibirás:

  • Refuerzos contra difteria y tétanos (cada 10 años), 3 vacunas contra hepatitis B, un refuerzo contra paperas
  • Vacunas meningocócicas (una bacteria que causa meningitis y infecciones de la sangre) en los edades de 11-12 y otra vez a la edad de 16
  • Una vacuna anual de influenza
  • HPV vacuna
  • IPV (la vacuna antipoliomielítica inactivada) Si no lo recibiste como un niño

Ninas deberían de conseguir la serias de vacunas humanos del virus de papiloma para protegerse contra el virus que causar muchos tipos de cáncer (incluye cáncer cervical) y verrugas genitales.

Si nos haz recibo vacunas contra la hepatitis B, 2 paperas, el sarampión y la vacunas de rubeola y dos vacunas de varicelas (si no has tenido la enfermedad), usted también recibirás estos.

Antes de viajar a países en Latino América, Asia o África, descubre si necesitaras conseguir una vacuna de Hepatitis A o cual quiera otra inmunizaciones.

¿Qué debo hacer en mi primer examen físico?

Trata de ser abierto con tu proveedor. Tienes que decidir si te sientes cómodo platicando y compartiendo información con él/ella. También deberás preguntar cualquier duda que puedas tener. ¡Escríbelas antes de tu cita para no olvidarlas! Pon atención a la forma en la que él responde tus preguntas. ¿Te sientes a gusto con él al final de tu visita?

¿Cómo pregunto acerca de la confidencialidad?

Antes de tu primera visita al PCP, pregunta acerca de la confidencialidad o privacidad de información. Esto es muy importante y puede ser difícil de preguntar. Pregunta si tu PCP mantendrá la confidencialidad acerca de tu historia sexual, anticoncepción y cualquier otra inquietud. Habla con él /ella acerca de lo que harán en caso de una enfermedad grave, depresión o condición que pongan en peligro tu vida, la cual deberá ser compartida con tus padres o con alguien más. Puedes comenzar a hablar de esto desde los 12 o 13 años o desde la primera visita.

Práctica algunas preguntas que desees realizar a tu proveedor, como:

  • ¿Qué ocurre con las facturas de mis visitas aquí o al ginecólogo en la comunidad?
  • Si estoy cubierto por pólizas de seguro de mis padres, ¿Se enterarán ellos de los exámenes y estudios que se me practiquen?
  • ¿Qué ocurre si necesito anticonceptivos?
  • ¿Me puedes decir qué ocurre con los resultados de mis análisis de laboratorio? ¿A quién llamo?
  • ¿Qué ocurre si quiero que me hagan análisis en busca de enfermedades de transmisión sexual o VIH?
  • ¿Qué ocurre si descubro que tengo una enfermedad de transmisión sexual?
  • ¿Qué ocurre si estoy embarazada?
  • ¿Existe alguna información que estoy obligado a comunicar a mis padres?
  • ¿Qué ocurre si tengo un problema grave y necesito que alguien me ayude a decírselo a mis padres?

¿Todos los PCPs’ también atienden a adolescentes y mujeres jóvenes en relación a salud reproductiva o exámenes de Papanicolaou?

Algunos PCPs’ lo hacen pero no todos. Debes hablar con tu proveedor acerca de cualquier sobre tu salud reproductiva. Si éste no atiende adolescentes y mujeres jóvenes en asuntos de salud reproductiva, problemas menstruales, anticoncepción, embarazo o pruebas de Papanicolaou, él/ella deberá ayudarte a encontrar a quién sí lo haga. Puede ser un ginecólogo o un especialista en medicina de adolescentes en tu comunidad. Si te refieren a un ginecólogo, asegúrate de que éste/ésta sea experto en atención a adolescentes. Es importante que te asegures de que él o ella proporcionen atención confidencial (tendrás que estar preparada para volver a hacer las preguntas acerca de confidencialidad), anticoncepción y monitoreo de enfermedades de transmisión sexual. También deberás asegurarte de que te proporcione orientación acerca del embarazo de manera imparcial; esto es, que te proporcionen todos los detalles y se hable de todos los aspectos relacionados para que puedas tomar una decisión fundamentada de lo que deseas hacer.

¿Qué hago si no me gusta mi PCP?

¡Cambia de proveedor! Debes de ir con un proveedor de la salud en quien confíes y con quien te sientas a gusto. Tu proveedor debe ser paciente y mostrarte respeto.

Deberás repetir los pasos anteriores para hallar uno nuevo. Haz una lista de nombres, revisa referencias y llama a su oficina para hacer las preguntas. Recuerda que debes asegurarte de que los proveedores que estés pensando elegir sean parte de tu plan de salud. Deberás hacerle saber a tu proveedor actual tu intención de cambiar de PCP. Asegúrate de recoger todos los registros médicos que éste tenga para que se los puedas entregar al nuevo proveedor.

¿Con qué frecuencia debo visitar a mi PCP?

Tienes que visitar a tu PCP una vez al año para revisiones normales y con más frecuencia si tienes otros problemas de salud o si estás bajo tratamiento medicinal.

Las mujeres sexualmente activas durante algunos años o que tienen más de 21 años (lo que ocurra primero) deben realizarse un estudio pélvico una vez al año. También deberán realizarse el Papanicolaou para asegurarse de que no hayan indicios de cáncer de cérvix.

¡Buena suerte en tu búsqueda de un PCP!