Fisioterapia del Suelo Pélvico

This guide in English

La fisioterapia es una terapia alternativa que trata las lesiones y ciertas enfermedades sin el uso de medicina o cirugía. Esto implica usar métodos de recuperación físicos como calor, masajes y ejercicios. La fisioterapia del suelo pélvico se enfoca en el estiramiento o fortalecimiento de ciertos músculos, nervios y ligamentos que conforman el suelo pélvico del cuerpo femenino. El suelo pélvico es una zona pequeña pero poderosa que ayuda a controlar las funciones diarias de algunos órganos muy importantes como la vejiga, el intestino, el recto, el útero y la vagina. Estos músculos ayudan a controlar tu habilidad para orinar, defecar, insertar un tampón, tener relaciones sexuales y, para algunas, dar a luz.

Imagen del hueso y de los músculos del suelo pélvico

¿Qué es la fisioterapia del suelo pélvico?

La fisioterapia del suelo pélvico es similar a otros tipos de fisioterapia comunes que se enfocan en los músculos, ligamentos y nervios en otras zonas del cuerpo. Sin embargo, también es muy diferente porque usualmente se realiza de forma individual en un cuarto privado y no requiere del uso de equipo de gimnasio. La fisioterapia del suelo pélvico consta de dos partes importantes: la terapia centrada y el estiramiento independiente. La terapia centrada se realiza de forma individual con el fisioterapeuta y se concentra en los tejidos blandos (músculos, ligamentos, etc.) tanto internamente (dentro de la vagina, con los dedos) como externamente a través de masajes de caderas, el músculo glúteo (encontrado en las nalgas), etc. El estiramiento independiente se realiza individualmente con el terapeuta o en casa, por tu propia cuenta, con un dilatador. En la mayoría de los casos, el terapeuta le enseñará al paciente cómo usar un dilatador vaginal (que viene en varios tamaños) para ayudar a relajar los músculos vaginales y estirar el tejido vaginal.

¿Cuáles son los beneficios de la fisioterapia del suelo pélvico?

Hay muchas razones distintas por las que mujeres jóvenes y adultas deban ver a un fisioterapeuta del suelo pélvico. Puede aliviar el dolor y mejorar la función sexual. Por ejemplo, algunas mujeres pueden experimentar dolor al insertar un tampón o al tener relaciones sexuales, lo cual es una enfermedad tratable llamada vaginismo. Mientras otras mujeres pueden tener una enfermedad llamada el síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser (MRKH). El MRKH es un defecto de nacimiento que hace que el canal vaginal esté poco desarrollado o no exista. Las mujeres con MRKH puede beneficiarse de la fisioterapia del suelo pélvico para estirar su vagina. A esto se le llama dilatación vaginal. La fisioterapia del suelo pélvico también puede ser muy útil para tratar el estreñimiento, el dolor pélvico crónico y la incontinencia urinaria (pérdida involuntaria de orina). Esta guía se enfoca en el uso de la fisioterapia del suelo pélvico como tratamiento para el vaginismo.

¿Qué debería usar en mi primera visita de fisioterapia de suelo pélvico?

Vístete como te sientas más cómoda. Cualquier prenda holgada es una buena elección.

¿Qué debería esperar en mi primera fisioterapia del suelo pélvico?

  1. Una gran parte de la fisioterapia del suelo pélvico es aprender acerca de tu anatomía, específicamente, de los músculos, nervios y ligamentos que conforman el suelo pélvico. Tu fisioterapeuta te explicará por qué necesitas fisioterapia del suelo pélvico y te ayudará a sentirte cómoda durante el primer examen y con los tratamientos consecuentes. Tu primera visita comenzará hablando con tu fisioterapeuta. Probablemente te hará preguntas como: ¿tienes periodos menstruales? Si es así, ¿cuándo fue tu último periodo? ¿Tienes problemas en tu espalda o caderas? ¿Usas tampones? Si es así, ¿te provoca dolor? ¿Cómo se siente? ¿Eres sexualmente activa? Si es así, ¿el sexo es doloroso? Este también es un muy buen momento para hacer todas las preguntas que tengas.
  2. Luego, tu fisioterapeuta te mostrará un modelo o una imagen de la pelvis y todos los músculos del suelo pélvico. Tu fisioterapeuta debería revisar cada uno de los músculos de la pelvis, explicar cómo funcionan y cómo podrían estar causándote incomodidad.
  3. La última parte es el examen pélvico. Debido a que la terapia es individualizada (diseñada para ayudar a tu cuerpo en específico), el examen es importante para que el terapeuta pueda evaluar qué músculos, nervios y ligamentos específicos requerirán tratamiento El examen toma alrededor de 5 y 10 minutos. Tu fisioterapeuta te pedirá que contraiga (apretes) y relajes los músculos de tu suelo pélvico (similar a cuando detienes la micción). Este ejercicio te ayudará a “sentir” dónde se encuentran estos músculos.

Es común que las mujeres con vaginismo, tanto jóvenes como las adultas, sientan ansiedad o preocupación con respecto al examen, pero saber qué esperar y tener respuestas a tus preguntas ayudará mucho. Si decides realizarte el examen, pídele a tu terapeuta que explique cada paso con detenimiento. Si necesitas un descanso en cualquier momento durante el examen, solo pídele al terapeuta que se detenga. El examen le ayudará al terapeuta a descubrir qué tipo de terapia es la apropiada para ti.

¿Qué es la dilatación vaginal?

La dilatación vaginal suele ser una parte importante de la fisioterapia del suelo pélvico. Los dilatadores pueden ser útiles para mujeres jóvenes y adultas que padezcan diversas enfermedades como disfunciones del suelo pélvico (vaginismo) y MRKH. Funcionan estirando la piel de la zona vaginal y sus alrededores, lentamente, y de forma controlada. Los dilatadores son manipulados e insertados en la vagina por el paciente.

¿Cómo lucen los dilatadores?

Los dilatadores tienen la forma de un tubo y varían en tamaño y material (algunos son de plástico, pero otros son de goma). Hay distintos tipos de dilatadores disponibles, pero los más comúnmente prescritos vienen en un conjunto de diferentes tamaños, desde XS a L. El dilatador más pequeño es similar al tamaño de un tampón delgado. El dilatador más grande es similar al tamaño (tanto en longitud como en anchura) de un pene. Sin embargo, la mayoría de las mujeres comienzan con el dilatador más pequeño.

La fisioterapia del suelo pélvico es una maravillosa terapia alternativa que tiene el potencial de brindar un gran alivio a cualquier mujer diagnosticada con una variedad de disfunciones del suelo pélvico, así como para aquellas diagnosticadas con MRKH. Si crees que te podrías beneficiar de la terapia del suelo pélvico, habla con tu proveedor de salud. ¡Ellos pueden ser de gran ayuda determinando si la fisioterapia del suelo pélvico sería lo indicado para ti!