Vaginismo

This guide in English

El vaginismo es un dolor que se siente alrededor de la abertura vaginal. Esto ocurre debido a que los músculos de la abertura vaginal se tensan cuando se va a insertar algo adentro de la vagina, como por ejemplo en el coito vaginal, o cuando se inserta un tampón o un “espéculo” (un instrumento médico utilizado durante un examen pélvico). Las mujeres adolescentes como así también las adultas pueden sufrir de vaginismo.

¿Cuáles son las causas del vaginismo?

Los médicos desconocen la causa exacta del vaginismo. El cuerpo tiene una respuesta natural al ser tocado. Esta respuesta es similar a la que sientes al parpadear cuando insertas un lente de contacto en el ojo por primera vez. Algunas niñas y mujeres son capaces de aprender a relajarse o superar esta respuesta con más facilidad que otras. Las mujeres que han tenido una experiencia desagradable como sentir dolor al intentar insertar un tampón o sentir incomodidad en un examen pélvico, o que han sido víctimas de un abuso sexual, pueden ser más propensas a sufrir vaginismo. El malestar vaginal también puede ser causado por otras enfermedades tales como una infección vaginal por hongos o una pequeña perforación en el himen.

¿Cómo se diagnostica el vaginismo?

No hay un análisis específico para diagnosticar el vaginismo pero tu médico será capaz de decirte si lo tienes según tus síntomas y un examen. Es importante decirle a tu médico lo que sientes durante el examen. Si tu médico no puede insertar un espéculo pequeño o un dedo (utilizando un guante) en tu vagina, puede que tengas vaginismo. Sin embargo, el vaginismo puede ser causado por otra enfermedad. Es por eso que es muy importante hablar con tu médico y decirle tus síntomas y qué es lo que parece empeorarlos. También deberías decirle si sientes malestar vaginal cuando otra cosa es insertada dentro de tu vagina.

¿Cómo se trata el vaginismo?                    

El tratamiento muchas veces incluye más de un enfoque. Por ejemplo, si los síntomas están conectados con una experiencia desagradable o angustiante, el tratamiento puede incluir hablar con un terapeuta. Tu médico puede recomendarte hacer fisioterapia para ejercitar el “suelo pélvico” y utilizar dilatadores vaginales. La fisioterapia para el suelo pélvico es llevada a cabo usualmente por un fisioterapeuta especializado en la salud femenina. A veces, las mujeres aprenden a utilizar dilatadores vaginales de tamaños diferentes u otras técnicas recomendadas por el médico que puedan ayudar a elongar el tejido vaginal.