La Salud en la universidad

This guide in English
group of students

¡Ir a la universidad es una experiencia muy excitante en tu vida! Conocerás gente nueva y aprenderás cosas nuevas. Sin embargo, la universidad puede ser algo muy diferente de lo que estabas acostumbrado. Tal vez sea la primera vez que vivas solo, haciendo tus propias decisiones sobre muchas cosas en tu vida, como lo es tu salud. Al principio, esto puede parecer muy abrumador. Tomará tiempo aprender cómo arreglarse la libertad y los responsabilidades de la vida en la universidad.

¿Qué es importante saber antes de irme a la universidad?

Rellenar el formulario de inscripción de salud de su universidad: Después de entregar tu aceptación de la universidad que elegiste, te requiere enviar de vuelta una formulario de salud llenado con un registro de tus inmunizaciones (incluye tus vacunas, inyecciones, y refuerzos). Recibirías este formulario de salud en el paquete de información que llega en el correo. Necesitarás llamar a la oficina de tu médico de cabecera para llenar este formulario. Si no hayas tenido un examen físico recientemente, es probable que necesites un nuevo. También es importante que sepas si tienes alguna alergia y que la pongas en el formulario de salud. Puedes solicitar a la secretaria de tu médico de cabecera que mande el formulario directamente a los centros de servicios de salud de tu universidad por correo o fax.

Conseguir información de la oficina de tu médico de cabecera: llama a la oficina de tu médico de cabecera. Solicíteles para lo que necesitas – tu registro de inmunizaciones, documentación de cualquier problema medico, tus medicamentos y alergias. Hay detalles que debes conseguir cuando solicitas y anotas información en el formulario. Para tus medicamentos, debes chequear cada uno que tomas ti misma y hacer una lista. Junto con la copia de tu registro de vacunas, pida una lista de todos los medicamentos que estás tomando ahora, incluyendo su potencia, su cantidad, y su dosis (cuánto de él debes tomar). En tu formulario, también debes anotar todas sus alergias (las de comida, medicamentos, o del ambiente), todos problemas médicos del pasado (como asma, neumonía, etc.), y necesidades especiales (problemas crónicas de salud y discapacidades). Un registro de cualquier problema de salud mental y de tu historia médico de tu familia también deben ser incluidas. Es una buena idea hacer una copia de todos tus documentos de tu historial médico para ti misma. Guarda a este información con los otros papeles que pretendes a llevar a la universidad.

Tus vacunas deben ser al día: tu médico de cabecera va a asegurarte que tus vacunas (y refuerzos) son al día. Pregúntale a tu médico de cabecera si estás al día con tu vacuna de meningocócias para bajar la posibilidad que lo contarás. La enfermedad menigocócica es muy grave y causa inflamación del cerebro. La vacuna te ayudará protegerse contra esta enfermedad seria.

Hay ciertas vacunas que te obligan tener antes de ir a la universidad a menos que firmes una exención. Hace click aquí para chequear los requisitos de tu estado con respecto a la vacuna menigocócica. Asegúrete que guardas una copia de tu registro de inmunizaciones.

Seguro médico: necesitarás asegurarte de que tienes seguro médico mientras que estes en la universidad. Hable con tu(s) padre(s)/tutor(es) para ver si estás cubierto a través de tu plan de seguro, y aclara cualquier pregunta que tengas.

Debes enterarte de:

  • El tipo de tu plan de seguro (HMO, PPO, etc.)
  • Los servicios cubiertos por tu póliza – visitas al centro de servicios de salud pueden ser cubiertos por tu matricula.
  • Cómo llenar las formas de reclamación
  • Que hacer si ocurre una emergencia

Acuérdate de llevar contigo una copia de tu tarjeta de seguro. Siempre debes guardarla en tu cartera para mostrarla si necesitas asistencia medica. Hay que recordar que tu(s) padre(s)/tutor(es) pueda(n) ser notificado(s) cada vez que la compañía de seguros reciba un cargo si tú estás en su póliza. Si no estás cubierto por su seguro, probablemente puedes obtener seguro de salud a través de tu universidad.

Medicina recetada: Es importante que rellenes tus recetas antes de ir a la universidad. Si estudiarás lejos de tu casa, sería una buena idea preguntar a tu médico de cabecera si puedas obtener renovaciones extras para los medicamentos que tomas con regularidad, como un inhalador. También debes averiguar el nombre y numero de teléfono de una farmacia cerca a tu escuela, además de cómo obtener renovaciones cuando los necesitas. Si no puedes surtir tu receta en tu farmacia local, puedes usar un servicio de envío de medicamentos por correo. A menudo, estos servicios envía suministros de 3 meces a la vez. Si no, es posible que tu(s) padre(s)/tutor(es) deba(n) enviarte la receta ya surtida por correo. Si estás tratado por una alergia que puede causar una reacción anafilactica, es muy importante que te asegures que tu tienes tus Epi-pens para llevar contigo a la universidad. Debes tener dos: uno para guardar en tu dormitorio y el otro para llevar contigo en todo momento.

Botiquín de Primeros Auxilios

¿Qué debo llevar conmigo a la universidad en el caso de que me enferme o yo tenga un emergencia pequeña?

La mayoría de las universidades tienen un centro de servicios de salud para estudiantes donde tu puedes ir si te enfermes con un resfriado, gripe, necesitas prestar primeros auxilios, etc. Sin embargo, la mayoría de centros de servicios de salud para estudiantes no son abiertos todo el día y tal vez por el fin de semana tampoco. Por eso, sería buena idea comprar unos suministros y hacerse un botiquín casero de primeros auxilios para guardar en tu dormitorio. Lo mas probable es que no lo necesites — pero, si lo uses, te vas a sentir feliz que tienes los suministros a mano.

Tu botiquín debe incluir:

  • Termómetro digital
  • Banditas para cortadas pequeñas y raspones
  • Gasa y cinta adhesiva para el cuerpo
  • Crema antibacteriana/antiséptica (por ejemplo, Bacitracin®)
  • Tijeras
  • Pinzas
  • Un paquete de hielo o un cojinete frío químico
  • Acetaminofén o ibuprofeno para dolores y fiebre
  • Medicina para cólicos menstruales (ibuprofeno, naproxeno sódico (Naproxen sodium))
  • Medicina para alergias (especialmente si tú tienes ojos rojos y polen o polvo te hacen estornudar)
  • Medicina para la tos y el resfriado común
  • Medicinas para ardor de garganta
  • Loción de calamina

A pesar de que puedes tratar cortadas, raspones, y resfriados leves ti misma, es importante que visites el centro de servicios de salud para estudiantes o la sala de emergencia mas cercana si tienes una herida que es grave o no se mejora.

Mantener una buena salud

¿Qué puedo hacer para mantenerme sano?

Come alimentos nutritivos, hace ejercicio, y descanse mucho.

¿Qué debo saber sobre la nutrición y cómo comer bien?

Alimentándote bien va a mantener a tu cuerpo fuerte y ayudar a tu sistema inmunológico combatir gérmenes patógenos malos – los que causan resfriados y otros enfermedades comunes.

Aprenda como:

  • Comer una variedad de comida sana. Trata de comer 5-7 porciones de frutas y vegetales cada día
  • Escoger comidas que son horneados, cocinados al vapor o cocinados a la parrilla, en vez de frito.
  • Escoger alimentos frescos cómo vegetales al vapor, frutas frescas y pollo a la parrilla en vez de comida rápida o comida precocinada.
  • Limitar la cantidad de sal que comes. Chequee la etiqueta de alimentos para ver si la comida que escoges sería bajo en sodio.
  • Bajar el consumo de comida rápida (dulces, papas fritas, refrescos, etc).
  • Picar comida sana como palomitas de maíz, tiras de queso, frutas, y vegetales.
  • Beber 8-10 vasos de agua o fluidos sin cafeína cada día. Este consiente de que el jugo, a menudo, tiene la misma cantidad de azúcar que soda.
  • Recordar productos lácteos. Productos lácteos como la leche, el yogur y queso son alimentos ricos en calcio, que mantienen los huesos sanos. Come o beba 3 porciones de productos lácteos bajo o sin grasa cada día.
  • Tomar una multivitamina diaria que contiene hierro, 0.4 mg ácido fólico (“folic acid”), y 600 unidades de vitamina D cada día.
  • Si tú eres una vegetariana, consigue todos los nutrientes que necesitas.

¿Qué necesito saber sobre el ejercicio?

Una otra manera importante de mantenerte sana, reducir el estrés, y controlar tu peso es hacer ejercicio. Trata de incluir ejercicio aeróbicos, entrenamiento de fuerza, y ejercicios de estiramiento en tu rutina diaria. Se recomienda que hagas ejercicio por aproximadamente 60 minutos cada día.

  • Ejercicios aeróbicos se incluyen andando en bicicleta, corriendo, caminando rápido, nadando, bailando, jugando fútbol, step aeróbic, etc. Puedes saber si tú estas haciendo ejercicio aeróbico porque to corazón va a apurarse y vas a respirar más rápido.
  • Ejercicios para fortalecer los músculos (como abdominales, lagartijas , o entrenamiento de fuerza) desarrollan tus músculos y mantienen los huesos sanos.
  • Ejercicios de estiramiento (como yoga) van a mejorar tu flexibilidad y diminuir la posibilidad de tener un esguince muscular.
  • También puedes realizar ejercicio por hacer cosas simples, como caminando o andando en bicicleta (claro, con un casco), en vez de manejar o tomar el autobús.

¿Qué tengo que saber sobre obtener suficiente descanso?

Después de llegar a la universidad, quizás te des cuenta que no obtienes la misma cantidad de descanso de que fuiste acostumbrado. Esto es típico para estudiantes universitarios; sin embargo, tu cuerpo necesita 7-9 horas de descanso cada noche para que seas al máximo.

Privado del sueño (no obtener suficiente descanso) te hace sentir:

  • Estresada, triste, o deprimida
  • Cansada, y quizás descubres que es difícil quedarte despierto en tus classes.
  • Desconcentrada, o tienes dificultades concentrándose
  • Enferma con muchos resfriados o enfermedades pequeño (porque tu cuerpo no puede defenderte lo mismo a los gérmenes patológicos)

Consejos de supervivencia

  1. ¡Sentirse seguro de ti misma! ¡Tener altos estándares! El primer año es el fundamento para tu éxito en la universidad.
  2. Compra tus libros tan pronto como sepas cuales son requeridos. Normalmente puedes conseguir una buena ganga para los libros usados si los compras al comienzo del semestre. Chequea a ver si los necesitas comprar en linea o en la librería de tu escuela. También puedes revisar estos sitios de web: amazon.com, ebay.com, y textbooks.com.
  3. Compra una agenda para mantener un registro de tus tareas y exámenes. Si tú tienes un celular con un calendario, puedes usar eso también. Además, puedes fijar unas fechas limites para ti misma y hacerte una recompensa cuando completes proyectos.
  4. Conoce a tu comunidad del campus. Aprender los sitios importantes y más cercos —como el supermercado, la farmacia, la clínica de salud y el banco— por el caso de que necesites algo.
  5. ¡La seguridad es lo principal! Está seguro que sabes en donde están los teléfonos de emergencia del campus y cómo contactar los oficiales de seguridad pública si necesitas ayuda o un acompañante a tu dormitorio o casa.
  6. Siempre dice adonde vas a alguien. Por ejemplo, usar una pisara o una nota post-it y dejarle saber a tu compañero de cuarto o amiga adonde vas y que hora crees que vas a regresar.
  7. Sigue la sistema de compañerismo – cuando sales por la noche, va con un amigo y nunca partes de una fiesta sola o con un extranjero. Cuando caminas por la noche, mira a tu ambiente en lugar de tu teléfono.
  8. Hace una norma con tu compañero de dormitorio que cierres con llave tu cuarto a todo tiempo. También, guarda o cierra con llave tus posesiones como tu joyería, efectivo extra, tarjetas de crédito, y laptop porque nunca sabes quien intentaría entrar a tu cuarto.
  9. Establece normas con tu compañero de cuarto. Platica sobre rutinas y comportamiento que les hacen sentir cómodas en su espacio compartido. Pueden hablar sobre pedir prestado de ropa, tener en casa un chica o chico, estancias largos de familiares o amigos, y horas de silencio para estudiar o dormir.
  10. Evita de irte a fiesta durante la semana. Si insistes a estar de fiesta, espera por lo menos hasta que termines tus clases por la semana.
  11. Surtirse de meriendas saludables. Nunca sabes cuando necesitarías llevar a desayuno o almuerzo porque estés tarde para tu clase.
  12. Hace caber al ejercicio cada día. Es una buena manera de aliviar el estrés. Prueba a un clase nueva de gimnasio en tu escuela o gimnasio local.
  13. Unirse a un club y ir a eventos sociales de tu escuela.
  14. Suele a ir a las horas de oficina de tu profesor. Es una buena idea conocerlos personalmente cada cierto tiempo para mostrar que tú tomes en serio el aprendizaje.
  15. Llama a tus padres al menos de una vez cada semana para mantenerse en contacto. Si no vives lejos de casa, considera un viajecito a tu casa en vez en cuando, para revitalizarte.