Preparación para una cirugía hospitalaria o cirugía “con estancia nocturna”

This guide in English

girl using tablet in hospital bedLa preparación para una cirugía (un procedimiento quirúrgico o una operación) puede parecer abrumadora o terrorífica si no sabes qué esperar. Puede que tengas algunas preguntas sin contestar y preocupaciones que te hagan sentir de esta manera. Algunas veces las cirugías pueden ser inesperadas y no tendrás tiempo para prepararte. Otras veces las cirugías pueden ser planificadas de antemano para que tengas tiempo a que respondan todas tus preguntas y descubras qué pasará antes, durante y después de tu cirugía. Saber qué esperar te ayudará a sentirte menos nerviosa y más en control. La siguiente información responde las preguntas más frecuentes acerca de las cirugías. Deberías pedirle a tu médico o cirujano información más específica sobre la cirugía que tendrás.

¿Cuál es la diferencia entre una cirugía de día y una cirugía hospitalaria?

Se le llama cirugía de día (algunas veces se le llama cirugía ambulatoria) cuando una persona visita el hospital (usualmente en la mañana) para un procedimiento quirúrgico menor y se va el mismo día. La cirugía hospitalaria ocurre cuando pasas la noche en el hospital después de la cirugía. Algunas veces las personas hospitalizadas ingresan en el hospital el día anterior a su cirugía. Pero la mayoría de las veces, las personas hospitalizadas son admitidas en la mañana de su cirugía.

¿Qué debería hacer antes de mi cirugía?

Esto será diferente dependiendo del tipo de procedimiento quirúrgico, pero usualmente tu médico te preguntará si has comido o bebido algo luego de la medianoche la noche antes a tu operación. Esto significa que no puedes comer nada, ningún tipo de alimento, ni siquiera mentas, caramelos o goma de mascar. Un estómago vacío disminuye los riesgos de la anestesia. Es muy importante seguir esta regla. Puedes cepillar tus dientes en la mañana, pero no puedes tragar el agua. Si bebes o comes algo antes de tu cirugía por accidente, asegúrate de decirle a tu enfermera o médico de inmediato. Probablemente, tu cirugía necesite ser reprogramada.

Si tomas medicamentos con prescripción, pregúntale a tu enfermera o doctor si deberías tomar tu medicina con un pequeño sorbo de agua o esperar hasta el día siguiente a la operación.

¿Necesitaré realizarme una prueba COVID antes de mi operación?

Dependiendo de tu hospital, es probable que necesites someterte a una prueba COVID cerca de 24 y 48 horas antes de tu operación. Una prueba COVID se realiza recogiendo una muestra de la zona trasera de tu garganta o tu nariz con un hisopo (similar a una prueba para la influenza). La prueba es rápida e indolora, pero es un paso importante para asegurarse de que todos están seguros el día de tu cirugía. Una vez que hayas recibido tu prueba COVID te pedirán que te mantengas en cuarentena en tu casa hasta el día en que se haya programado tu operación.

¿Qué sucederá el día de mi procedimiento?

El orden de los eventos puede ser diferente dependiendo del hospital donde vayas a tener tu cirugía y algunos de nuestros consejos pueden no ser aplicables. La siguiente información es general y está destinada a ayudarte a tener una idea de qué puede suceder el día de tu cirugía.

  • Hora de llegada: Recibirás una llamada del hospital uno o dos días antes de tu cirugía para hacerte saber a qué hora debes llegar. Usualmente es 1 o 2 horas antes de la operación para que tengas tiempo de sentirte cómoda. Tus padres o tutores legales y tú necesitan firmar los formularios de consentimiento (documentos que le brindan el permiso al doctor de realizar la cirugía y aplicar la anestesia, es decir, la medicina que te induce el sueño).
  • Brazalete de identificación: Cuando ingreses al hospital, te darán un brazalete de plástico que contendrá impreso tu nombre, día de nacimiento y el número de identificación del hospital.
  • Zona de cirugía ambulatoria: Después de haber ingresado en el departamento de admisión, tendrás que ir a la zona de cirugía ambulatoria, en donde se te asignará una enfermera que medirá tus signos vitales (temperatura, ritmo cardíaco y presión arterial) y hacerte preguntas (como si has comido o bebido algo ante de ir al hospital). Probablemente te harán algunas preguntas privadas acerca de tu estilo de vida, tal como si hay alguna probabilidad de que estés embarazada o si has usado drogas o alcohol. Deberías responder estas preguntas con sinceridad ya que los doctores, cirujanos, anestesiólogos y enfermeras necesitan saber si hay algo que deberían revisar que pueda complicar tu cirugía.
  • Examen de orina: La mayoría de los hospitales le solicitan a las adolescentes y mujeres que se realicen una prueba de embarazo. Esta prueba rutinaria y obligatoria se realiza en cualquiera que esté en edad fértil, incluso si no eres sexualmente activa. ¡Es muy importante que le hagas saber a tu doctor si hay alguna posibilidad de que estés embarazada!
  • Esmalte de uñas: Debes quitarte el esmalte de uñas antes de ir al hospital. Si llevas esmalte de uñas y aún no te lo has quitado, te darán un quitaesmalte para que lo hagas. Esto se realiza debido a que los doctores y las enfermeras necesitan ver tus uñas al natural para evaluar tu circulación. El esmalte de uñas también puede obstaculizar el oxímetro de pulso, el cual es un pequeño aparato que se sujeta suavemente a tu dedo para medir el pulso.
  • Uñas acrílicas: La mayoría de los hospitales exigen que te quites al menos 2 uñas acrílicas (una en cada mano) para poder usar el oxímetro de pulso.
  • Joyas y piercings: Debes quitarte todas las joyas y dejarlas en casa antes de ir al hospital. Al hacer esto con antelación, no te preocuparás por perderlas. Es necesario quitarte todo tipo de joyería antes de la cirugía, especialmente los aretes, o los piercings de nariz, labios u ombligo.
  • Maquillaje y productos para el cabello: No uses nada de maquillaje en el hospital. Las pequeñas partículas del maquillaje (especialmente del rímel), pueden entrar a tus ojos durante la cirugía y causarte daño. Esto es debido a que no tienes el reflejo de parpadeo mientras estás bajo los efectos de la anestesia. Además, el maquillaje, los productos para el cabello y el esmalte de uñas pueden ser inflamables y no deben ser usados cuando tengas una cirugía.
  • Ropa: Tu enfermera te pedirá que te quites la ropa y te dará una bata de hospital para que uses durante la operación y mientras te recuperas. Mientras seas un paciente en el hospital, tu ropa será colocada en una bolsa con tu nombre. Cuando estés lista para que te den de alta en el hospital, se te permitirá colocarte tu propia ropa.
  • Cabello: Si tienes el cabello largo, considera hacerte una trenza o una coleta o llevar una liga para el cabello para que puedas colocártela cuando llegues al hospital.
  • Lentes de contacto: Asegúrate de llevar anteojos al hospital o tu estuche para los lentes de contacto. Antes de la cirugía te pedirán que te quites los lentes de contacto, pero te los puedes volver a colocar después.
  • Tampones: Si tienes tu periodo el día de la cirugía, te pedirán que te quites el tampón. El hospital debería darte una toalla sanitaria para que la uses, pero puede ser una buena idea llevar una por si acaso.
  • Aparatos: Necesitarás quitarte todos los aparatos dentales (como retenedores o las bandas elásticas de tus frenos), si tienes alguno.

¿Por qué todos revisan constantemente mi brazalete de identidad? ¿No saben quién soy?

Tu nombre, fecha de nacimiento y la operación planeada la revisarán muchas veces contigo y tus padres o tutores legales mientras estés en la zona preoperatoria y de cirugía. El personal médico sabe quién eres, pero estos son revisiones de seguridad para asegurarse de que tu cirujano siempre realice la operación correcta en la persona correcta.

¿Qué es la “sala de espera preoperatoria” y qué sucede ahí?

La sala de espera “preoperatoria” es donde permaneces antes de ir a la sala de operaciones. Es probable que una enfermera comience a colocar una vía intravenosa mientras esperas entrar a la sala de operaciones.

¿Qué es una vía intravenosa?

“Vía intravenosa” se puede abreviar como “IV”. Es un tubo de plástico que suministra ciertos medicamentes a tu cuerpo durante la cirugía. Se introduce con una aguja, pero luego se la aguja retira para que solo quede el tubo de plástico. Usualmente, la intravenosa se coloca en tu mano. Recibirás medicamentos a través de tu vía intravenosa para hacerte sentir relajada. Si el anestesiólogo te da a elegir en qué mano colocar la vía intravenosa, elige la mano con la que no escribes.

¿Qué sucede en la sala de operaciones?

Cuando te lleven a la sala de operaciones, se revisará nuevamente tu nombre y el tipo de operación (que tienes programada). Tu equipo quirúrgico te ayudará a acomodarte en el quirófano. Te colocarán un monitor en tu dedo, un brazalete de presión arterial y tres pequeños parches en tu pecho. Estos estarán conectados a un monitor cardíaco para que se pueda ver tu ritmo cardíaco en una pequeña pantalla. Si tienes una intravenosa, te darán más medicamentos a través de ella que harán que te sientas mucho sueño. Te quedarás dormida y permanecerás así durante tu cirugía. Cuando termine tu cirugía, tu anestesiólogo te dará medicamentos para que despiertes. Despertarás en la sala de recuperación y así terminará tu cirugía. Parecerá que estuvieras dormida solo unos minutos.

¿Qué es la anestesia?

La anestesia es la medicina que hace que te duermas durante tu cirugía. Hay dos tipos distintos de anestesia: “local” y “general”.

La anestesia local es una medicina anestésica que se aplica solo en el área del cuerpo en donde tendrás el procedimiento. Estarás despierta durante la operación. Es posible que algunas veces también tengas una intravenosa para darte medicamentos que te ayuden a relajarte. Con esta medicina, te sentirás somnolienta o incluso puede que caigas en un sueño “ligero”.

La anestesia general es cuando estás completamente dormida durante tu procedimiento. Este tipo de sueño es un sueño “profundo”. Duermes tan profundamente que tu anestesiólogo te ayuda a respirar. Con este tipo de anestesia, la mayoría de las personas se despiertan con sueño después que termina la cirugía.

Tomará un tiempo antes de que la anestesia termine su efecto. Mientras tanto, permanecerás en la sala de recuperación, en donde serás atendida hasta que estés completamente despierta y alerta.

Si tienes alguna preocupación acerca del tipo de anestesia que recibirás, pídele a tu médico o enfermera que respondan tus dudas. También es muy importante hacerle saber a tu cirujano y a tu anestesiólogo si alguno de tus familiares ha tenido problemas con la anestesia en el pasado, como un intenso dolor de cabeza, náuseas o un mucho sueño al que le toma demasiado tiempo desaparecer. A menos que requieras cirugía de emergencia, deberías saber de antemano qué tipo de anestesia vas a recibir.

¿Qué sucede después de la cirugía?

Después de la cirugía te llevarán a la sala de recuperación. Ahí, tu enfermera te examinará con frecuencia y medirá tu presión arterial, temperatura y pulso y te dará cualquier medicamento que tu doctor ordene. Es común sentir frío o escalofríos después de la cirugía., así que no seas tímida y pídele una manta caliente a tu enfermera. Si sientes sed y tu médico te ha dado el visto bueno para que tomes algo, tu enfermera te ofrecerá líquidos claros (como ginger ale, jugo de manzana o agua). En casos especiales, es posible que te coloquen un “catéter” temporal. Este es un tubo que drena la orina de tu vejiga. Tu doctor te dirá con anticipación si piensa que necesitarás un catéter después de la cirugía. Después de un rato, cuando estés completamente despierta y cómoda, tu enfermera te ayudará a prepararte para ir a una habitación de hospital normal.

¿Tendré una cicatriz?

La posibilidad de que tengas una cicatriz pequeña, mediana o grande dependerá de si tu doctor necesita hacer una incisión (un corte en la piel). Algunos procedimientos quirúrgicos pueden ser realizados sin hacer ninguna incisión. Otros tipos de cirugía requieren que tu cirujano corte la piel para remover algo. Por ejemplo, una apendicectomía necesita una pequeña incisión en tu estómago para retirar tu apéndice. Algunas veces, las incisiones y las suturas son realizados dentro de tu cuerpo, como durante una amigdalectomía (extirpación de las amígdalas).

Si me hacen una incisión, ¿cuánto tiempo tardará en sanar?

La mayoría de las incisiones (en donde se corta la piel) se enrojecen luego de que se quitan o disuelven las suturas (las suturas absorbibles son asimiladas por el cuerpo y no necesitan ser retiradas, sino que desaparecen con el tiempo). La cicatriz de tu incisión debería ser mucho menos notoria cerca de 4 o 6 semanas después de la cirugía, pero le toma un año sanar completamente. Es muy importante mantener la zona donde tuviste la cirugía lejos del sol, ya que la luz solar directa puede agravar la cicatriz. Si no te es posible mantenerte fuera del sol, asegúrate de usar un protector solar con un alto FPS (30º o más) para prevenir que se queme la zona en donde sana la incisión. La mayoría de las incisiones sanan bien y la cicatriz apenas se notará. Algunas veces, las personas desarrollan un tipo de cicatriz más grueso que tiene tejido fibroso adicional. Esto tiene el nombre de “queloide”.

¿Qué puedo hacer para asegurarme de que mi incisión sane bien?

Si tienes una incisión, es muy importante recordar mantenerla limpia. Si tienes una incisión con suturas, recibirás instrucciones cuando te den de alta. Las instrucciones serán específicas al tipo de cirugía que tuviste.

En general, debes llamar a tu doctor si tienes:

  • Una temperatura de 101 ºF (38.3 ºC) o mayor
  • Sangre o secreciones saliendo de tu incisión después de 24 horas
  • Enrojecimiento en la zona de la incisión
  • Mal olor saliendo de la incisión
  • Dolor fuerte en la incisión o alrededor de ella

Se programará una cita de seguimiento con tu cirujano para que pueda revisar si estás sanado correctamente. ¡Es importante asistir a esta cita incluso si te sientes bien! Tu doctor querrá asegurarse de que estés bien y que estés sanando correctamente.

¿Qué puedo (o debería) llevar al hospital?

Si eres un paciente hospitalizado, puedes llevar tu propia almohada, un libro o una revista para leer y algo en lo que escribir, como un diario o una agenda, si quieres. Puede ser de gran consuelo tener un objeto personal de tu casa (como tu almohada o un peluche) mientras estás en el hospital. Si quieres llevar un aparato eléctrico como un secador de cabello o una laptop, es importante preguntarle a tu equipo médico si está bien hacerlo. Puede que necesites un adaptador especial para que tus dispositivos funcionen. Además, la mayoría de los hospitales le exigen a su departamento de seguridad que revisen todos los dispositivos pequeños antes de que puedas usarlos. Puede que no se acepten teléfonos celulares y localizadores en las habitaciones de los hospitales ya que pueden causar problemas con el sistema de comunicación del hospital.

¿Y si me aburro en el hospital?

Ya que pasarás la noche en el hospital, habrá momentos en los que te sientas aburrida. La mayoría de los hospitales tienen una pequeña televisión para la cama de cada paciente. Las tabletas (iPads) y los libros pueden ayudar a pasar el tiempo y la mayoría de hospitales pediátricos y adolescentes tienen salas de actividades con computadoras, juegos de mesa, rompecabezas y otras cosas que te ayudarán a distraerte.

¿Qué debería hacer con respecto a las tareas que perderé?

Consejos útiles:

  • Si tu cirugía no es una emergencia y tu cirujano está disponible, intenta reprogramar tu operación a una semana de vacaciones escolares o al verano. De esa forma no te preocupará perder ninguna tarea.
  • Si tu cirugía necesita ser agendada durante tu calendario escolar y pasarás la noche, puede que quieras llevar un poco de tarea sencilla en caso de que sientas capaz de hacerlas más tarde.
  • Una vez que tu cirugía sea planificada, intenta tus profesores te asignen las tareas escolares con anticipación. Te estresarás menos si realizas toda la tarea posible antes de tu cirugía. Los profesores usualmente entenderán tu situación si te tomas el tiempo para explicarles que estarás en el hospital.
  • Si tu cirugía es una emergencia, pídele a tus padres, tutores legales o amigos que entreguen tu tarea por ti. Muchos profesores te darán tiempo extra para que te pongas al día con tus tareas. Estás en el hospital para mejorar, así que no te preocupes por tu tarea. Si profesor parece ser muy demandante, habla con tu consejero o director cuando regreses al colegio.
  • Si vas a estar en el hospital por un periodo de tiempo muy largo o si vas a estar en tu casa recuperándote de tu cirugía por más de dos semanas, solicita tener un profesor particular (alguien que te ayude con tu tarea).
  • Pídele un justificativo a tu médico o a alguien en su oficina que te excuse de tus ausencias durante la cirugía y tu recuperación.

¿Qué sucede si tengo mi periodo mientras estoy en el hospital?

No te preocupes, está bien si tienes tu periodo el día de la cirugía o mientras estás en el hospital. Esto no causará que tu cirugía sea movida para otra fecha.

Es probable que no se te permita usar un tampón durante la cirugía, especialmente si tienes algún tipo de operación que requiera que tu cirujano te realice un examen pélvico (revisión de la vagina, cérvix y ovarios). En su lugar, te darán una toalla sanitaria. La enfermera en la sala de operaciones cambiará tu toalla mientras duermes si es necesario. Si te vas a quedar en el hospital en la noche, es posible que puedas usar tampones en lugar de toallas sanitarios después de la cirugía. Pídele a tu doctor si puedes comenzar a usar tampones nuevamente y cuándo.

¿Cómo puedo bañarme?

Puede que necesites tomar baños de esponja (limpiarte con un cuenco de agua y jabón mientras estás en la cama), dependiendo de si tienes una vía intravenosa, una férula o si estás conectada a cualquier otro dispositivo, hasta que tu doctor diga que puedes ducharte. Ducharte en el hospital es un poco más difícil que en casa, especialmente si no te sientes bien. Cuando tu médico te dé autorización para ducharte, tu enfermera te ayudará hasta que puedas hacerlo por ti misma. Los baños de los hospitales y las duchas tienen luces especiales para llamar a las enfermeras (similares a las que hay junto a la cama del hospital) que puedes encender si necesitas ayuda o una enfermera lo más pronto posible.

¿Qué sucede si no me gusta la comida del hospital?

Usualmente te darán un menú que tienen diferentes opciones de comida para el día. Puede que te pidan que encierres en un círculo las comidas que te gustarían para el desayuno, almuerzo y cena. Este menú se le entregará al departamento de nutrición (donde preparan la comida para los pacientes) y las comidas que elegiste se te llevarán a tu habitación. El departamento de nutrición puede preparar comidas especiales si, por ejemplo, eres vegetariana o si solo comes comida kosher. Si no estás siguiendo una dieta especial por ninguna razón de salud y tu doctor te dice que puedes comer lo que sea, es posible que tus padres o tutores legales te puedan traer comida de casa, pero asegúrate de preguntar primero. El hospital puede tener ciertas normas con respecto a la comida externa y que tengas ciertas restricciones alimentarias.

¿Qué puedo hacer si sigo nerviosa el día de mi cirugía?

Es completamente normal sentirse un poco nerviosa, especialmente si es tu primera operación, pero saber qué esperar te hará sentir menos miedo. Intenta no preocuparte demasiado, tu equipo quirúrgico está ahí para responder cualquier pregunta que tengas, te cuidarán bien y te mantendrán cómoda mientras estás en el hospital. De ser posible, intenta hablar con otro adolescente que haya tenido la misma operación que tendrás. Puede ser un amigo, un conocido o una persona que tu doctor o enfermera te presenten.

Una vez que estés en casa recuperándote de tu cirugía es importante descansar, comer sano y cuidar tu incisión (si tienes una). Tu cuerpo es impresionante, pero todos necesitan tiempo para recuperarse de una cirugía. Pregúntale a tu doctor qué es lo que exactamente puedes o no puedes hacer para que tu recuperación sea rápida y sin complicaciones. Recuerda hablar con tu doctor para aprender más acerca de las instrucciones específicas para tu cirugía.