MRKH: Hablar con tu Pareja Sobre MRKH

This guide in English

MRKH butterfly in handsLa mayoría de las mujeres jóvenes con MRKH en algún momento afrontará la decisión de si, cuándo o cómo va a informar a su pareja romántica de su MRKH. La decisión de hablar a tu pareja de tu diagnóstico es completamente tu propia y no hay una serie de reglas que funcione para todas las mujeres, en todas las circunstancias. Compartir algo íntimo con una pareja debe basarse en la confianza, la comunicación, el cariño y la posibilidad de un futuro juntos, pero cada encuentro romántico y sexual no tiene todos estos componentes. Depende de ti usar tu buen juicio para determinar si esto es lo correcto y cuándo.

¿Decir o no decir?

Si informas a tu pareja o no dependerá de varios factores. Ante todo, es importante que confíes en tu pareja con información personal y que tu pareja haya demostrado que en general te apoya emocionalmente. Compartir esta información podría hacerte sentir vulnerable y querrás saber que tu pareja respetará tus sentimientos. Si estás saliendo con alguien con quien podrías pensar en criando a un hijo en el futuro, es posible que elijas tener una conversación más pronto que tarde sobre tu MRKH para hablar de tus opciones de fertilidad. Finalmente, si tú y tu pareja están pensando en una relación sexual y ya no has decidido crear una vagina (con dilatación o cirugía), será importante que tu pareja sea consciente de tu anatomía para que no cause dolor o incomodidad por accidente. Si has creado una vagina, recuerda que tu pareja no sentirá nada diferente, así que tendrás la elección de hablar de tu diagnóstico o no.

¿Cuándo es el tiempo correcto?

Aunque no hay un momento correcto o incorrecto para tener esta conversación, querrías considerar el nivel de confianza y intimidad que tú y tu pareja han desarrollado antes de decidir compartir tu diagnóstico. Algunas mujeres deciden compartir esta información al principio de una relación porque piensan que es demasiado difícil guardársela. Otras mujeres eligen esperar meses o incluso años antes de estar listas para compartir esta información muy personal. Solamente tú puedes decidir cuándo te sientes cómoda para hablar con tu pareja sobre tu MRKH y eres la mejor juez de cuándo tu pareja está lista para oírlo. Por mucho que tu MRKH te afecta, será importante reconocer que afectará a tu pareja también y es posible que necesite tiempo para amoldarse a lo que le has dicho. Podría tener muchas preguntas sobre lo que has compartido, entonces considere informarle cuandoquiera que estés lista para contestar las preguntas posibles.

¿Cómo lo hago?

Otra vez, la mejor manera de compartir esta información con tu pareja depende de ti y tu nivel de comodidad. Algunas mujeres eligen compartir todo de su MRKH inmediatamente, mientras otras eligen revelar gradualmente más información con el tiempo. Por ejemplo, si no has creado una vagina por dilatación o cirugía, es posible que desees decirle que naciste con una vagina incompleta temprano en la relación, pero luego esperes antes de hablar del impacto del diagnóstico en tu fertilidad futura. Alternativamente, algunas mujeres podrían sentirse más cómodas compartir que tienen un útero ausente, pero quieren esperar antes de decir que tienen una vagina incompleta a su pareja. Ten en cuenta que, si no has recibido tratamiento, es posible que una pareja sexual necesite saberlo para no causarte dolor involuntariamente. Si crees que sería útil, podría considerar imprimir está información sobre MRKH para tu pareja.

Finalmente, recuerda que no estás sola. Puede ayudarte mucho hablar con otras mujeres con MRKH para escuchar a cuándo y cómo han tenido conversaciones similares con sus parejas. Tu equipo de atención médica también es disponible para contestar cualquier pregunta que tengas o para hablar contigo sobre tu decisión. Últimamente, el aspecto más importante de esta decisión es que te sientes cómoda y segura de ti misma en tener esta conversación con tu pareja. Ten en cuenta que la sexualidad solamente es una parte de una relación completa y sana y compartir esta información con tu pareja puede resultar en una conexión más sincera, profunda y íntima donde ambos pueden ser abiertos a hablarse de sus sentimientos, deseos y necesidades. Es probable que tu pareja se sienta honrada de que tú confiaste bastante en él(/ella) para compartir esta información. Probablemente darás un suspiro de alivio por ya no sentir como es un secreto.

¿Qué pasa si no sale bien?

Aunque estas pautas pueden ayudar que el proceso de compartir tu diagnóstico con una pareja va sin problemas, puede ser difícil predecir como la conversación se desarrolla en realidad. Puede haber algunas situaciones donde, a pesar de tus mejores esfuerzos, la discusión no va como se planeó. Recuerda que la reacción inicial de tu pareja viene de un lugar de sorpresa o tal vez conmoción y puede que los sentimientos o pensamientos que expresa inmediatamente no sean los mismos que siente después de tener tiempo para comprender la información. Después de todo, tú has tenido tiempo para preparar exactamente lo que quieres decir a tu pareja, pero tu pareja no ha tenido no tiempo para preparar su respuesta. Entonces, es importante darle tiempo y espacio para absorber lo que has contado y organizar sus pensamientos al respecto. Requiere un cierto nivel de madurez para que un adulto comprenda y procese información médica. Desafortunadamente, es posible que te haya puesto en contacto con algunas personas que son críticas o que no han tenido experiencia manejar problemas médicos; puede que la reacción de estas personas no sea de apoyo o justa. Si encuentras que tu pareja te hace sentir mal o no puede apoyar a ti o tu MRKH, sabe que vales más que lo que tu pareja puede ofrecerte. Mereces estar con una pareja que te ama y que te acepta por quien eres en cada aspecto y VAS a encontrar a esta persona. Mientras tanto, tienes acceso a una comunidad de mujeres que comparten tu diagnóstico y que te apoyarán mientras proceses tus sentimientos sobre el MRKH en diferentes puntos de tu vida.