Audición y Música

This guide in English

Cuando estás escuchando música con audífonos o auriculares, ¿a veces personas a tu alrededor se quejan porque ellas también pueden oír tu música? Después de un concierto de pop o rock, ¿sales con un zumbido en los oídos que persiste durante horas? Disfrutar de la música es genial, pero escuchar música con el volumen al máximo puede ponerte en riesgo de la pérdida auditiva inducida por ruido.

¿Cómo se daña la audición?

Una parte del oído interno, la cóclea, tiene pequeñas células ciliadas/pilosas que convierten el sonido en una señal que se envía al cerebro. Las lesiones auditivas se producen cuando estas células ciliadas son destruidas por el ruido fuerte. Una vez que el daño está hecho, es permanente. No puede ser arreglado con cirugía ni medicamentos.

Hay dos maneras de que la pérdida auditiva a causa del ruido puede ocurrir:

  • Exposición a sólo un ruido muy fuerte, por ejemplo una explosión. El sonido es tan alto que puede causar daños de manera instantánea.
  • El estar expuesta constante y repetido a sonidos prolongados; por ejemplo: escuchar música en tu celular o iPod (u otro dispositivo portátil con auriculares y audífonos) a volumen máximo todos los días. Eso daña las diminutas células ciliadas del oído durante un período de tiempo; la pérdida auditiva se produce de manera gradual.

¿Puede dañar la audición mi dispositivo portátil de música?

Sí. Dispositivos como tu celular o iPod (con audífonos o auriculares) producen niveles de sonido que pueden causar la pérdida de la audición si se utilizan a volumen máximo y durante largos períodos de tiempo.

Aquí están algunas sugerencias sobre cómo puedes proteger tu audición y seguir escuchando música en tu dispositivo:

  • Ajusta el volumen a un nivel donde aún puedes mantener una conversación sin gritar.
  • En Configuraciones de tu celular, haga que el volumen máximo se limite a uno seguro y cómoda. No subas el volumen si sales fuera.
  • Nunca escuches música en tu dispositivo al máximo volumen.
  • Si planeas escuchar por más de una hora, debes bajar el volumen a un nivel menos de 60%.
  • Si personas en tu alrededor se pueden oír el sonido en tus audífonos, significa que el volumen es demasiado alto.

 Otras formas de proteger la audición:

  • Si tú no puedes bajar el ruido a tu alrededor, aléjate de ahí.
  • Usa audífonos u otros dispositivos de protección cuando participas en una actividad ruidosa.
  • Ser consciente del ruido peligroso en tu entorno.
  • Si crees que tienes una pérdida de audición, ve a que te revisen los oídos.

¿Cómo puedo minimizar la pérdida de la audición en los conciertos?

Para evitar el daño de un gran concierto, debes utilizar tapones para las orejas. Podrías pensar que sólo los necesitas cuando estés en un concierto de rock o cerca del escenario o altavoces, pero la verdad es que no importa el tipo de música — ni la distancia en que te encuentres del escenario (pero sí que estar más cerca a los altavoces puede hacer que estés expuesta a niveles más altos del ruido). Siéntate por lo menos 3.1 metros de distancia de los altavoces. Las investigaciones han confirmado que los niveles de presión del sonido son igualmente dañinos en todas las partes de la sala donde se realiza el concierto.

Tal vez utilizar tapones para los oídos no te parece de moda; ten en cuenta que algunos de los miembros de tu banda favorita los usan durante el concierto. Muchos músicos tocan todas las noches durante años — eso es mucho sonido que manejar. Muchos músicos inteligentes y asistentes a los conciertos saben que el ruido extremo puede causar tinnitus (“sensación de zumbido constante en los oídos”), y pérdida permanente de la audición.

¿Cómo puedo reconocer si el sonido es demasiado alto?

El sonido se mide en unidades denominadas decibelios (dB). Generalmente los sonidos que son más altos a 80 dB pueden dañar la audición.

Abajo se muestra una escala de sonido para ayudarte a comprender la diferencia entre el nivel normal, muy alto y sonidos peligrosamente altos.

Normal:

  • 20-30 dB: un susurro
  • 40-60 dB: una conversación normal
  • 85 dB: el ruido del tráfico denso

Sonidos a volumen máximo:

  • 95 dB: motocicléta en marcha
  • 105 dB: dispositivo portátil de música (volumen máximo) o un concierto bien ruidoso

 Sonidos peligrosos:

  • 120 dB: sirenas
  • 150 dB: fuegos artificiales a un metro de distancia

Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), cerca de 1 de cada 8 niños entre las edades de 6 y 19 ya tienen lesiones auditivas por ruidos fuertes. No te conviertas tú en una estatística — protégete cuando escuchas música.

Recuerda usar protección para los oídos durante otras actividades en las que puedes estar expuesta a sonidos peligrosamente altos (usando un cortacésped, un soplahojas, herramientas eléctricas, etc.). Si pierdes la audición de pronto o lentamente, acude a tu proveedor de salud de inmediato.