Molusco Contagioso

This guide in English
Molluscum Contagiosum

El molusco contagioso es una infección cutánea común causada por un virus. Es molesta, pero no es peligrosa. Cualquiera puede contraerla, pero es más común entre los niños de 1 a 10 años, las personas sexualmente activas y las que tienen problemas para combatir infecciones.

¿Cómo se transmite el molusco contagioso?

El molusco contagioso se transmite de una zona del cuerpo a otra por el rascado, de una persona a otra por el contacto directo de piel con piel con las protuberancias de una persona infectada o por el contacto con un objeto que tenga el virus. Es importante no rascarse las protuberancias para evitar la propagación y prevenir una infección bacteriana secundaria. El virus se contagia de las siguientes formas:

  • Durante cualquier tipo de contacto piel con piel, como la actividad sexual, los deportes de contacto u otra actividad que implique tocar las protuberancias de una persona infectada.
  • A través del contacto con una toalla, paño, sábanas, ropa o cualquier otra cosa que tenga el virus.
  • Al rascarse las protuberancias pueden aparecer más en otras partes del cuerpo de una persona infectada.

¿Cuáles son los síntomas del molusco contagioso?

El molusco contagioso aparece por primera vez en forma de protuberancias muy pequeñas (de aproximadamente 1/8 de pulgada), lisas, redondas y nacaradas. Las protuberancias son duras y tienen un hoyuelo en el centro. Son del color de la piel de la persona y, normalmente, no son más grandes que el tamaño de una goma de borrar. Pueden aparecer en el área púbica o alrededor de ella, en el estómago o en la parte interior de los muslos o en cualquier parte del cuerpo, excepto en las palmas de las manos o en la planta de los pies. Pueden aparecer una o dos protuberancias o de 10 a 20 o hasta más de 50. La mayoría de las personas tienen un pequeño grupo de protuberancias. Las protuberancias no suelen doler ni picar, pero pueden enrojecerse, hincharse, resultar incómodos e incluso picar si se infectan. Sin embargo, el enrojecimiento y el dolor también pueden indicar que se están curando de forma natural.

La mayoría de las veces las protuberancias desaparecen solas sin dejar cicatrices. Sin embargo, la complicación más común es la infección secundaria por bacterias. Estas infecciones secundarias pueden ser especialmente problemáticas para personas inmunodeprimidas, como las que tienen VIH/SIDA o cáncer.

¿Cuándo aparecen las protuberancias?

Los síntomas del molusco contagioso suelen presentarse entre dos a seis semanas después de entrar en contacto con el virus.

¿Cómo se diagnostica el molusco contagioso?

Las protuberancias o la erupción del molusco contagioso pueden parecerse a otras afecciones de la piel. Por lo tanto, si tienes síntomas, debes pedir un turno con el médico para que pueda examinar las protuberancias y hacer un diagnóstico.

¿Cómo se trata el molusco contagioso?

Las protuberancias del molusco contagioso suelen desaparecer por sí solas, pero pueden tardar varios meses. El tratamiento acorta el tiempo que se las tiene. Si tienes protuberancias en la zona genital o cerca de ella, como en la vagina, la vulva, los muslos internos, las nalgas o el ano, y eres sexualmente activa, es posible que desees recibir un tratamiento para evitar el contagio del virus a su(s) pareja(s) sexual(es). Los efectos secundarios del tratamiento pueden ser los siguientes: dolor, irritación y posibles cicatrices.

Las opciones de tratamiento son las siguientes:

  • Congelar las protuberancias (crioterapia) o terapia láser realizada por un médico.
  • Raspado de las protuberancias (legrado): un médico utiliza una pequeña herramienta llamada ‘cureta’ para raspar las protuberancias. Nunca lo hagas sola, ya que pueden quedarte cicatrices.
  • Usar una crema o líquido especial, recetado por el médico. La crema o el líquido se aplica directamente sobre las protuberancias.

¿Hay algo que pueda hacer para evitar que otras personas entren en contacto con las protuberancias en la piel?

Sí, es importante mantener las protuberancias limpias y cubiertas con un vendaje hermético o con ropa si sabes que vas a estar en contacto con otras personas (durante los deportes de contacto o compartiendo el equipo).  Esto reducirá la posibilidad de contagiar la infección por moluscos a otras personas. Recuerda lo siguiente: no compartas objetos personales como toallas y ropa, ten cuidado de no afeitarte cerca de las protuberancias, no te las escarbes o rasques y evita nadar en una piscina con otras personas mientras tengas protuberancias. Puedes descubrir el vendaje o los vendajes cuando no haya riesgo de contacto piel con piel con otras personas.

Si crees que tienes molusco contagioso, evita el contacto sexual hasta que acudas al médico. Con o sin tratamiento, las protuberancias pueden tardar un par de semanas o más en desaparecer. A veces, las protuberancias desaparecen solas en 6 o 12 meses, pero pueden tardar hasta 4 años. Cuando las protuberancias desaparecen, ya no se puede propagar el virus. Esto se debe a que el virus no permanece en tu cuerpo; ha desaparecido, pero puedes volver a infectarte. Asegúrate de lavarte bien las manos.