Una guía para utilizar tu primer tampón

This guide in English
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

tamponTalvez te sientes nerviosa acerca de la primera vez que vayas a utilizar un tampón. Es normal sentirte nerviosa, especialmente si tienes preguntas y ninguna respuesta sobre los tampones. Esperamos que esta guía ayude a contestar tus preguntas, dirijir tus preocupaciones, y hacer de tu primera experiencia con los tampones algo positivo!

¿Mito o hecho? Tomar una prueba del tampón

Hay muchos mitos sobre los tampones. ¡Prueba tu conocimiento para ver cuánto realmente sabes sobre ellos!

¿Qué son los tampones y cómo funcionan?

Los tampones, como las toallas sanitarias femeninas, son productos utilizados para absorber el flujo sanguíneo menstrual. Los tampones están hechos de algodón suave prensado junto para darles una forma cilíndrica, para que puedan ser fácilmente insertados en la entrada de tu vagina. Un tampón absorbe tu flujo menstrual, o sangre, antes de que tenga la oportunidad de salir de tu cuerpo. Los tampones tienen diferentes tamaños y absorbencias y pueden ser comprados en la mayoría de las tiendas de conveniencia o en los supermercados.

¿Cómo inserto un tampón?

Puedes estar preocupada y nerviosa acerca del uso por primera vez de un tampón. Habla con tu mamá o una amiga que haya usado tampones. Es importante que primero aprendas cómo utilizar un tampón y luego, ¡simplemente relájate! Entre más te relajes, más fácil será la inserción. Cuando estás nerviosa, tus músculos se tensan, y hacen la inserción más difícil. La primera vez que utilices un tampón, trata de que sea en un período que tengas flujo abundante, para que al insertarlo resbale más fácil. Escoge el tamaño más pequeño de tampón para tu primera vez. Siguiendo estas simples instrucciones, y aquellas que vienen en el paquete de tus tampones, tu primera experiencia con tampones debe ser fácil.

  1. Ponte en una posición cómoda, sentada o parada. Algunas mujeres prefieren colocar una pierna en el asiento del baño o la tina mientras que otras prefieren acostarse. Después de que encuentres la posición que es más cómoda para tí, sostén el tampón con los dedos con los que escribes. Sostén la mitad del tampón, en el punto donde el tubo interior pequeño se inserta en el tubo exterior largo. Asegúrate de que el hilo está visible y apuntando hacia afuera de tu cuerpo.
  2. Con tu otra mano, abre los labios (los pliegues de piel alrededor de la entrada de tu vagina) y coloca el tampón en la entrada de tu vagina. (Ver el cuadro 1 abajo).
  3. Gentilmente empuja el tampón hacia la entrada, como tratando de llegar a tu espalda. Para cuando tus dedos toquen tu cuerpo y el aplicador, o tubo exterior, esté completamente dentro de tu vagina. (Ver el cuadro 2 abajo).
  4. Una vez que el aplicador o tubo exterior está dentro de tí, utiliza tu dedo índice para empujar el tubo interior (el tubo al que está conectado el hilo para removerlo) a través del tubo exterior.
  5. Una vez que el tubo interior este todo adentro, utiliza tu pulgar para sacar el aplicador o tubo exterior. (Ver el cuadro 3 abajo). Asegúrate que el hilo cuelgue fuera de la entrada de tu vagina. Más tarde, para remover el tampón, solamente jala hacia abajo el hilo.

¿Qué sucede si aún no tengo éxito?

Si no tienes éxito después de varios intentos, visita a tu proveedor de servicios de salud. Es posible que hayas nacido con una apertura muy pequeña en tu himen y no puedas insertar tampones. Esto solamente sucede en el 2% de las adolescentes, pero podría ser un problema.

Un espejo usualmente es útil para que puedas ver dónde está tu entrada de la vagina. Algunas veces, utilizar una pequeña cantidad de lubricante vaginal (K-Y Jelly) en la punta del tampón podría ayudar a que resbale fácilmente.

¿Qué es TSS?

Probablemente hayas escuchado de esta enfermedad anteriormente, y cómo es que se relaciona con el uso de tampones. El TSS (Síndrome de Choque Tóxico) es una infección que es muy rara, pero potencialmente peligrosa. El TSS puede afectar a cualquiera, hombre o mujer. Sin embargo, ocurre más frecuentemente en mujeres jóvenes que utilizan tampones. Probablemente a tí nunca te dé TSS, pero es bueno que sepas cuáles son los síntomas y cómo evitar ponerte en este riesgo.

Los tampones por sí solos no causan TSS. El TSS es causado por una bacteria llamada staphylococcus aureus. Cuando el tampón es dejado dentro de tu vagina por un largo tiempo, crea un ambiente perfecto para que diferentes tipos de bacterias crezcan, incluyendo staphylococcus aureus. Para evitar desarrollar TSS, sigue estas instrucciones cuando utilices los tampones:

  • Cambia tus tampones frecuentemente al menos cada 4-8 horas o mas seguido si es necesario.
  • Escoge el tampón de absorbencia correcta. Utiliza tampones de tamaño pequeño cuando tu flujo sea ligero. El TSS ocurre más frecuentemente cuando son utilizados tampones super absorbentes. No utilices este tipo de tampones a menos que tu flujo menstrual ser muy abundante.
  • Utiliza toallas femeninas y tampones en forma alternada. Puedes utilizar toallas femeninas por la noche y tampones durante el día.
  • Lava tus manos antes de insertar o sacar tu tampón.
  • No utilices tampones para absorber otras cosas que no sea tu flujo sanguíneo menstrual. Solamente inserta un tampón una vez que ya está presente la sangre menstrual.
¡Si sientes los siguientes síntomas mientras estés usando el tampón, retira el tampón, y contacta a tu proveedor de servicios de salud inmediatamente! Estos síntomas pueden ser similares a aquellos que se sienten con una gripe. Si ocurren mientras estás menstruando y utilizando un tampón, pueden ser señal de TSS. En otro caso, pueden indicar otra infección. Sin embargo, es recomendado que visites a tu proveedor de servicios de salud.

Los síntomas de TSS incluyen:

  • Fiebre alta derepente
  • Un rash como quemadura solar
  • Diarrea
  • Mareos, desmayos o sensación de desmayarse
  • Vómitos
Con estas simples instrucciones, es probable que nunca tengas que preocuparte acerca de TSS. Sin embargo, es una buena idea que reconozcas los síntomas, por si acaso.