La salud en la universidad: Salud sexual

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
group of students

¿Qué necesito saber si soy sexualmente activo o si estoy planeando en iniciar mi vida sexual activa?

La gente joven toma muchas decisiones sobre su vida sexual durante el colegio, incluyendo la de abstenerse del sexo o de volverse o continuar siendo, sexualmente activo. Otras cosas sobre sexualidad que los adolescentes tienen que decidir es sobre el sexo de sus parejas, el tipo de anticonceptivo, y la intensidad de las relaciones. Nunca debes permitir que otros te presionen a tener sexo si tú no quieres. La decisión es solamente tuya, tanto para decidir cuándo tener sexo, la primera vez y todas las veces.

Antes de que decidas tener una relación sexual, habla con tu pareja acerca de si es la decisión correcta para tí. Pregúntale sobre su historia sexual, incluyendo si él o ella ha sido expuesto (a) a enfermedades de transmisión sexual (ETS). Discute con tu pareja si tú o él/ella se involucrarán sexualmente con otra gente. Recuerda, el riesgo de contagiarse de una enfermedad de transmisión sexual o un virus que pueda causar cáncer o SIDA se ve incrementando si tú o tu pareja tienen relaciones sexuales con otra gente. Entre más parejas sexuales, mayor es el riesgo. La única manera de prevenir definitivamente el no tener ninguna enfermedad sexual, es no tener sexo. Si tú decides tener sexo, la mejor manera de evitar contagiarte de cualquier tipo de enfermedad de transmisión sexual es tener sexo con una sola persona que nunca ha sido expuesta a enfermedades de transmisión sexual. Debes utilizar un condón de látex cada vez que tengas sexo, desde el inicio hasta el final.

Si tú estás en una relación heterosexual (estás saliendo con un hombre), habla acerca del control de la natalidad (condón de látex, píldoras anticonceptivas, hormonas inyectadas) y qué harán si no funcionan. Si sientes que no puedes hablar con tu pareja acerca de estos temas, entonces debes de volver a pensar si deberías estar teniendo relaciones sexuales con él. Platica con los Servicios de Salud para Estudiantes acerca de los métodos para el control de la natalidad que ellos ofrecen a estudiantes y qué tipo de asesoría y servicios son ofrecidos para mujeres jóvenes que tienen un embarazo planeado o no planeado. Asegúrate de que sabes cómo recibir servicios confidenciales que no juzguen.

Practica las siguientes preguntas:

  • ¿Qué pasa con los honorarios por las citas que tenga aquí o con un ginecólogo de la comunidad?
  • Si estoy bajo la cobertura del seguro de mis padres, ¿se pueden enterar ellos de los revisiones y pruebas que me son realizadas?
  • ¿Qué pasa si necesito control de la natalidad?
  • ¿Me puede informar que sucede con los resultados de mis pruebas de laboratorio? ¿A quién le llaman?
  • ¿Qué pasa si quiero hacerme pruebas para ETS o VIH?
  • ¿Qué pasa si averiguo que tengo una ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual)?
  • ¿Qué pasa si averiguo que estoy embarazada?
  • ¿Hay alguna información que estén obligados de informar a mis padres?
  • ¿Qué pasa si tengo un gran problema y necesito ayuda para decírselo a mis padres?

Si tu método para el control de la natalidad falla, tienes una opción llamada anticoncepción de emergencia, también conocida como “píldora de la mañana siguiente.” La anticoncepción de emergencia puede prevenir un embarazo después de tener sexo no protegido. Las píldoras de la anticoncepción de emergencia se toman en 2 dosis. La primera dosis debe tomarse dentro de las primeras 72 horas después del sexo no protegido, y la segunda dosis debe tomarse 12 horas después. Entre más pronto comiences la medicina después de tener sexo no protegido, el tratamiento es más efectivo. Usualmente puedes conseguir anticoncepción de emergencia de Planned Parenthood (ver teléfono de línea directa más abajo), otras clínicas de planeación familiar, o en el centro de Servicios de Salud para Estudiantes de tu colegio. Investiga si tus Servicios de Salud ofrecen anticoncepción de emergencia y si te la pueden dar por adelantado.

El colegio es también una época en que mucha gente joven está tratando de decidir su orientación sexual. Existen consejeros disponibles en tu centro de Servicios de Salud para Estudiantes si es que deseas hablar con alguien. Muchos colegios tienen incluso, grupos de apoyo para gays, lesbianas, bisexuales y estudiantes de sexo indefinido.

¿Qué debo saber acerca de asalto sexual y violación?

El asalto sexual y la violación pueden suceder en los colegios. Existen cosas que puedes hacer para protegerte. Si andas afuera por la noche, camina en áreas bien iluminadas con una amiga. Utiliza los equipos de seguridad disponibles en tu colegio. Si estás en una fiesta, asegúrate que tus amigos saben dónde andas.

Más de las mitad de todas las violaciónes son cometidas por alguien que la víctima conoce o que sale con ella en una cita. Así es que cuando estés conociendo una persona, sé cuidadosa de a dónde vas y en qué situaciones te pones tú misma. Seguramente habrás oído sobre las drogas utilizadas en las violaciónes en citas que se usan en los colegios. Estas son drogas que se ponen en las bebidas de las mujeres en los bares o en una fiesta cuando ella deja su bebida descuidada y se retira momentáneamente por algún motivo, o cuando está distraída. Para protegerte de estas drogas, no tomes nada que no hayas abierto tú misma, no compartas bebidas con nadie, no bebas de un tazón de ponche, y no dejes tu bebida en algún lugar y más tarde la recojas y bebas de ella nuevamente.

¿Cómo puedo saber si fuí violada o asaltada sexualmente?

La definición de violación es cualquier penetración dentro de tu vagina sin tu consentimiento, por un dedo, un pene, o cualquier objeto. También es ilegal, si sin tu consentimiento, alguien toca tu vagina con su boca o te penetra analmente de cualquier forma. Guardar silencio no es lo mismo que consentir. ¡Cualquiera de estas cosas que son hechas sin tu consentimiento son equivocadas e ilegales!

¿Qué debo hacer si soy asaltada sexualmente o violada?

Es importante obtener ayuda médica de inmediato. Si eres asaltada sexualmente o violada, debes acudir directo a tu centro de Servicios de Salud para Estudiantes o al hospital más cercano para que te revisen. Ellos te ayudarán a contactar tu colegio o a la policía local si tú todavía no los has llamado. Reportar un asalto sexual o una violación es importante para que la persona que te haya hecho eso sea atrapada y no se lo haga a nadie más. No debes bañarte ni cambiar tus ropas antes de ser examinada, para que la evidencia no sea destruida.

Muchas mujeres tienen dificultad para reportar una violación o un asalto sexual ya que se sienten avergonzadas, en negación de lo que sucedió, solamente quieren olvidar lo sucedido, o piensan que ellas lo causaron. Es muy importante hablar de todos estos sentimientos y por todo lo que pasaste con un consejero experimentado. Pregunta qué opciones tienes en tu centro de asesoría o de Servicios de Salud para Estudiantes. Si necesitas algo que tu colegio no ofrece, pregunta por algunos nombres de consejeros o grupos en la comunidad. Algunos colegios también ofrecen sesiones de grupo para víctimas de violación o asalto sexual. Además, decide quién en tu familia o amigos puede ser de apoyo.

¿Qué pasa si estoy involucrada en una relación abusiva o violenta?

El abuso en una relación puede ser tanto físico como mental. Tu pareja nunca debe amenazarte o lastimarte, y nunca debe amenazarte con herirte o herir cualquiera de tus posesiones o gente que son importantes para tí. Tu nunca debes sentir miedo de tu pareja o sentirte controlada por él o ella. Tu pareja nunca debe hacerte sentir menos o mal acerca de tí misma. Si tu pareja hace cualquiera de estas cosas, es tiempo de que busques ayuda y salgas de la relación. Si tu pareja abusa de tí, él o ella probablemente nunca pararán. ¡Estarás mucho mejor sin una pareja abusiva! Tú mereces ser tratada por tu pareja con amor y respeto.

Si estás en una relación abusiva, debes hablar con algún adulto en quien confíes, alguien en tu colegio del servicio de asesoría, o a alguna línea directa de abuso doméstico. Esta gente te puede ayudar a lidear con tus preocupaciones. Si alguna vez sientes que estás en peligro cuando estás con tu pareja o después de que has terminado con tu pareja, llama al 911 y explícales tu situación. Si terminas con tu pareja y temes que él/ella venga a buscarte, quédate en un sitio seguro donde no pueda contactarte y haz que alguien tome los mensajes de él. Puedes hablar con la policía sobre lo que legalmente puedes hacer para protegerte del abuso.